Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 28 de enero de 2023
  • Actualizado 13:38

EL RIESGO SIGUE LATENTE EN TIQUIPAYA

Estabilizar la cuenca Taquiña requiere al menos cuatro años

No existen planes de manejo integral en Bolivia desde 2008. El Alcalde de Tiquipaya prevé la elaboración de una nueva ley para determinar las franjas de seguridad para el río.
Los asistentes al seminario sobre la cuenca Taquiña, en la Sociedad de Ingenieros de Bolivia.   NOÉ PORTUGAL
Los asistentes al seminario sobre la cuenca Taquiña, en la Sociedad de Ingenieros de Bolivia. NOÉ PORTUGAL
Estabilizar la cuenca Taquiña requiere al menos cuatro años

Estabilizar la cuenca Taquiña, en Tiquipaya, requiere de al menos cuatro años, según el experto en el tema y actual director de Recursos Naturales y Medio Ambiente de la Gobernación, Omar Vargas.

La autoridad dijo, además, que esa intervención debe estar a cargo del personal adecuado para el área de cuencas.

Expertos, autoridades y vecinos participaron ayer del Seminario Aluviones en la cuenca Taquiña Diagnóstico y Acciones Futuras. El tema volvió a la agenda de las instituciones luego del aluvión del 21 de febrero que afectó a más de 300 viviendas y dejó una persona muerta, luego de haberse dado un fenómeno gua en febrero de 2018.

Vargas enfatizó que el riesgo en la zona de deslizamiento está vigente. “La posibilidad de que se vengan nuevos aluviones en 2021 va a continuar mientras no se tenga este año un plan de manejo integrado”.

Explicó que la intervención, a cargo de expertos, demanda entre cuatro y cinco años. “El primer año ya se van a hacer obras; va a venir algún problema, pero menos (que ahora). El segundo año, menos; el tercero mucho menos y el cuarto año, estable”, aseguró, y acotó que luego sería necesario hacer mantenimiento.

Detalló que, en lo urgente, se debe elaborar un plan de manejo integral de cuencas que requiere unos cinco meses, además de un diagnósticos de movimiento de masas, que no debiera durar más de un mes”, para hacer obras de mitigación.

“Es posible mitigar los movimientos en masa. Eso lo hizo en su momento el Promic (Programa de Manejo Integral de Cuencas), pero tiene que ser con gente que conozca”.

A estas acciones se suma la necesidad de continuar con el dragado, “por lo menos dos años más”.

En la actualidad, el Servicio Departamental de Cuencas tiene dos proyectos a punto de licitarse, que contemplan nueve obras.

Vargas recordó que desde el año 2008, no existe ni un solo plan de manejo integral de cuencas en Bolivia, sino solo proyectos de construcción hidráulica y otros.

LAS FRANJAS El Centro de Operaciones de Emergencias (COE) departamental elabora un informe técnico en el que se incluirán recomendaciones para las franjas de seguridad del río Taquiña, que se deben respetar sin avasallar con construcciones.

El alcalde de Tiquipaya, Juan Carlos Angulo, manifestó que aguardan las recomendaciones para analizarlas “en el lugar”.

Prevé una nueva ley municipal para fijar las franjas de seguridad.

Por su lado, Vargas dijo que la Gobernación apoyará en el tema. “Vamos a hacer un intento como Gobernación de definir una nueva franja para la cuenca Taquiña, bajo el contexto actual”.

Luego del aluvión de hace dos semanas, la presidenta Jeanine Áñez anunció que se debe consolidar la autoridad de cuencas. Vargas dijo que existe predisposición de la gobernadora Esther Soria.

“Responsables”

El Director de Recursos Naturales de la Gobernación responsabilizó a los exgobernadores Rafael Puente, Edmundo Novillo e Iván Canelas por los sucesivos aluviones que afectaron a los vecinos de Tiquipaya, según ABI.

“Hay responsabilidades de los anteriores gobernadores. Con una visión muy equivocada la nueva coyuntura de la Gobernación la han diseñado Puente, Novillo, Canelas".

Promic

El Programa de Manejo Integral de Cuencas (Promic) dejó de funcionar en 2012.

El Promic operó con cooperación sueca y realizó trabajos de prevención, preservación y reparación de ríos y corrientes de agua.

Alcalde

Con el objetivo de evitar más conflictos, el alcalde de tiquipaya, Juan Carlos Angulo, confía en, una vez contando con el informe con recomendaciones respecto a la franja de seguridad, llegar a una solución con los vecinos. “En esta etapa tenemos que analizar qué es lo más costoso, la infraestructura o la vida humana; y seguramente toso vamos a ir por la vida humana”.