Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 20 de abril de 2021
  • Actualizado 19:03

CEMENTERIO GENERAL

Espiritistas acuden a otros “muertitos” por restricción

Para evitar la exposición al virus, se limitó el acceso a ese sector donde antes se practicaba magia “negra y blanca”.
Una imagen religiosa desechada en el sector de Almas Olvidadas del Cementerio General.   DiCo Solís
Una imagen religiosa desechada en el sector de Almas Olvidadas del Cementerio General. Dico Solís
Espiritistas acuden a otros “muertitos” por restricción

El sector de Almas Olvidadas del Cementerio General de Cochabamba está restringido para evitar la propagación de coronavirus en medio del rebrote. Para dar continuidad a los trabajos de magia negra y blanca, los espiritistas buscaron “otros muertitos”.

La gerente propietaria de Armonía Espiritual, Sandra Huayta, contó que, si bien hubo un tiempo en el que el camposanto de la ciudad permaneció cerrado, se optó por otros lugares para hacer los trabajos “buenos y malos”.

Una alternativa fue la gruta de Gunnar Mamani, que está por inmediaciones del puente Huayna Kápac. El joven falleció el 6 de junio de 2010, a causa de un accidente, y es considerado milagroso.

Otra opción fue El Minerito del cerro San Pedro. Ahí está la apacheta de Juan Pablo Inofuentes, un minero oriundo de Potosí al que asesinaron porque se resistió a que le roben su dinero.

Entre tanto, el sector de Almas Olvidadas del cementerio de la ciudad de Cochabamba, está casi en el abandono. Antes de la pandemia, ahí encendían velas, dejaban flores e incluso, algunos acudían solo para hacer plegarias. Ahora, cerca de ese lugar se queman cajones retirados

de los nichos y figuras de santos que adornaban las grutas. También se ven zapatos, prendas de vestir y otras pertenencias de los difuntos.

PEDIDOS Si bien al principio del brote del virus muchas actividades quedaron paralizadas en la sociedad, la demanda de los servicios espiritistas no. Redujeron en al menos 50%, pero “no faltaron”, dijo Huayta.

Los pedidos fueron “para hacer cosas buenas y malas”. Hubo gente que acudió a espiritistas para pedir protección o bonanza en su negocio.

Pero, otras personas acudieron para “poner tranca” a otros y que no les vaya bien en su fuente laboral.

Inclusive, según Huayta, hubo gente que recurrió a este servicio “para que sus parejas se arrastren”.

PRECIOS Los precios de estos servicios oscilan entre 400 y 7.000 bolivianos.

Lo último, según Huayta, es el costo de rituales más densos, que incluyen ataúdes y otros elementos de por medio.

La mayoría de estas alternativas de magia negra y blanca se encuentran en el mercado La Pampa, por el sector de q’oas.

Armonía Espiritual, por ejemplo, está en las casetas, 1, 2, 3, 4 y 33 de ese centro de abasto. Además, tiene otra sede cerca de la Caja Nacional de Salud, en el kilómetro cinco de la avenida Blanco Galindo.

El número de referencia es el 76935274.