Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 31 de julio de 2021
  • Actualizado 09:06

Inmunólogo: "La vitamina D ayuda a evitar casos graves, no da inmunidad frente a la COVID-19"

El inmunólogo indicó que la efectividad está conectada con la carencia. "Si no necesitas vitaminas, no te hará gran diferencia que te alimentes en exceso de las mismas. El 90% de la vitamina D llega gracias al sol", explicó entre otras cosas.
El especialista Leonardo Iranzo responde las consultas en la entrevista con Buena Noche. OPINIÓN
El especialista Leonardo Iranzo responde las consultas en la entrevista con Buena Noche. OPINIÓN
Inmunólogo: "La vitamina D ayuda a evitar casos graves, no da inmunidad frente a la COVID-19"

El especialista Leonardo Iranzo indicó que el consumo de vitamina D reduce el riesgo de afrontar una sintomatología crítica por coronavirus, aunque, remarcó que la misma no genera inmunidad ante la patología.

"El consumo de vitaminas, no solo la D, sino también muchas otras que se encuentran en infinidad de frutas, ayuda a reducir el riesgo de muerte o que el paciente sufra demasiadas secuelas en cuanto se recupere, sin embargo, es importante remarcar que el consumo de la misma no genera inmunidad", dijo el especialista en una entrevista con Buena Noche de OPINIÓN.

Iranzo acotó que las vitaminas, C, D, el zinc y Omega 3 permiten potenciar las defensas, pero su solo consumo no marca una diferencia sustancial si es que no se lleva adelante una dieta balanceada. "El COVID-19 es el mismo virus que provoca la muerte en algunos y que no le genera complicaciones a otros. Esto tiene que ver con el sistema inmunológico de cada uno. No tiene mucho sentido tomar hartas pastillas de vitaminas y luego comer pollo frito con papas y gaseosa". 

Asimismo, el especialista indicó que un 80% de la población tiene carencia de la vitamina D y el zinc. Por eso, el consumo de las mismas en ese margen tiene la garantía de potenciar su sistema inmune. "Por otro lado la deficiencia de vitamina C es escasa. Pocas personas verían la diferencia. En la mayoría de los casos, eso ya está cumplido. Consumir demasiado esta vitamina no es algo tan determinante".

En cambio con la vitamina D, el zinc y los ácidos grasos Omega 3; sí, es posible marcar una diferencia y tener "protección ante el riesgo del virus". Iranzo señaló que las vitaminas deben ir acompañadas "de una alimentación balanceada y saludable. La mala calidad de la alimentación no se puede compensar con el consumo excesivo de pastillas". 

El especialista indicó que la manera de alimentación de la sociedad está ligada con la carencia de zinc. "Por otro lado, el 90% de la vitamina D se produce por la acción del sol. La alimentación también está ligada para el consumo de Omega 3, que está presente en fuentes vegetales. Tomen nota. La linaza y la chía tienen capacidades anti inflamatorias. Las fuentes animales son los peces azules, los salmones que son difíciles de conseguir. Muy pocos consumen estos nutrientes en grandes cantidades. Si yo comiese quinua, amaranto; ensaladas con alcachofas, distintas clases de carne, más pescado; esto ayudaría a tener un sistema inmune más robusto. En todo esto, hay más posibilidades de potenciar el sistema inmunológico, que con el consumo de pastillas".