Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 18 de septiembre de 2020
  • Actualizado 13:30

Se duplica la oferta de locales en alquiler y opciones abundan en tres sectores de Cochabamba

Solo en el Casco Viejo, Organización de Inquilinos de Cochabamba advirte cerca de 200 espacios en arrendamiento. La Cámara de Bienes y Raíces señala que hay cuatro causas de este fenómeno desencadenado por la pandemia.

Un comercio cerrado y en alquiler sobre la avenida General Achá de Cochabamba. CRÉDITO- Dico Solís
Un comercio cerrado y en alquiler sobre la avenida General Achá de Cochabamba. CRÉDITO- Dico Solís
Se duplica la oferta de locales en alquiler y opciones abundan en tres sectores de Cochabamba

“Local en alquiler”, “alquilo local”, “se alquila”, esos son los anuncios que abundan en la ciudad, son sucesivos, casi uno al lado del otro, pegados en las fachadas de los espacios comerciales. La oferta de arrendamientos se duplicó en Cochabamba durante la pandemia, con incidencia en tres sectores.

El centro de Cochabamba muestra un paisaje de negocios cerrados donde antes bullía la actividad comercial, reflejo de una crisis económica en el país.

La Cámara de Bienes y Raíces de Cochabamba (Cebirac) y la Organización de Inquilinos de Cochabamba (Oinco) coincidieron en que hay una sobreoferta de locales comerciales en alquiler, especialmente, en tres sectores: el centro de la ciudad y las avenidas Pando y América.

El presidente de Cebirac, Alfonso Ferrufino, aseveró que “había (oferta de alquiler) antes (de la pandemia), pero no tanto”. Desde que se decretó cuarentena en Bolivia, hace más de cinco meses, por el brote de coronavirus, la gente se confinó para no contagiarse y, entre otras cosas, evitó los sitios concurridos, como los centros comerciales, lo que provocó que ese rubro perdiera impulso o, en el peor de los casos, paralice.

Ferrufino dijo que, ahora, hay muchos locales en arrendamiento por cuatro circunstancias. Una de ellas es que los comerciantes devolvieron los locales a los dueños, quizá porque no generaban los suficientes ingresos económicos para cubrir la renta. Otros dejaron los espacios grandes y optaron por sitios más pequeños, “se achicaron”. Unos cuantos decidieron unirse para dividirse el pago del alquiler. Un cuarto grupo optó por cerrar y trabajar desde casa.

"Es complicado cubrir los gastos, por el centro los costos de alquiler son elevaditos", confesó a Efe Ronald Málaga, que lleva uno de los pocos negocios abiertos en una céntrica calle de esta ciudad.

"No se llega a cubrir siquiera para pagar el alquiler", lamentó este comerciante ante la puerta de su peluquería sin clientes en ese momento.

Málaga sentenció que "obviamente tienes que cerrar, uno no puede endeudarse", como pasó a muchos de los comerciantes de la misma calle, en la que apenas se ve gente y son pocos los vehículos que pasan.

El presidente de Oinco, Aniceto Hinojosa, indicó que realizaron un estudio preliminar de la situación de los alquileres en el centro de la ciudad y, solo en las avenidas Aroma y San Martín, advirtieron más de un centenar de locales en arrendamiento.

SECTOR INMOBILIARIO

Para los asesores inmobiliarios esta situación es complicada. “Pregúnteme si nos llaman (los clientes) para preguntar por alquileres”, dijo el presidente de ese sector. 

Ferrufino añadió que la sobreoferta es tan elevada que, si una persona quiere arrendar, en esta época, puede darse el lujo de seleccionar la mejor opción e, incluso, negociar rebajas con los dueños. “Si yo quisiera una oficina de contabilidad, por ejemplo, ahora es el momento en el que puedo escoger e, incluso, conseguir que me rebajen”.