Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 31 de octubre de 2020
  • Actualizado 07:12

Dulceros, entre el ingenio y la incertidumbre

La producción mermó, pero la creatividad, no. Hay novedosos muñecos en honor a los médicos.

Un dulce caracterizado de médico. Dico Solís
Un dulce caracterizado de médico. Dico Solís
Dulceros, entre el ingenio y la incertidumbre

Los dulceros cochabambinos, los encargados de elaborar muñecos en honor a la memoria de los espíritus que visitan a las familias en la fiesta de Todos Santos, le ponen el pecho a la crisis, a la incertidumbre y al temor con el arma más poderosa: la creatividad.

Este año, la producción se vio diezmada considerablemente debido al contexto coyuntural, el coronavirus y la crisis postelectoral, que empañaron y condicionaron al sector. Sin embargo, el ingenio siempre se mantiene como bandera. Es así que es posible encontrarnos con figuras tales como médicos o trabajadores de talleres mecánicos. Esto, en claro homenaje a los fallecidos que se vinculan con estas áreas.

Rosario Torrico, socia de la Fábrica de Dulces Artesanales Josefina y Rosario, relata que todos los productos ahora se comercializan cerrados, bien empaquetados. La nueva “normalidad” ha hecho que los comerciantes los ofrezcan bajo medidas de extrema seguridad.

Las costumbres no pueden romperse. “Nuestra tradición no podemos dejar. Uno tiene que ver la manera para recibir a nuestros seres queridos”, dice, y completa que este año representa, sin dudas, el más duro. “Nuestros familiares son del mismo rubro y no han hecho. Esto no se puede guardar. Sé que las almitas nos ayudan. Hay que tener fe”.

Aleida Pinto, quien también se dedica a la elaboración de dulces, confiesa que la producción bajó mucho y el personal dependiente se encuentra en vilo. “Trabajábamos unos tres meses y ahora, tres semanas, si es que todo sale bien con las elecciones. Si se produce convulsión, se parará el trabajo. Están todos con el Jesús en la boca”.

Cuenta que los pedidos responden a distintas temáticas. Recientemente, una familia encargó una señora que en vida vendía comida. Entonces, en su memoria, sus seres queridos la recordaron con un dulce en forma de mujer con cocina.

Los hay de todas formas y colores. Una de las novedades entre los dulces son los médicos o allegados al área sanitaria que luchan contra el coronavirus. La intención es honrar a los extintos con ingenio y optimismo.