Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 21 de octubre de 2020
  • Actualizado 00:42

Don Luis y Osito viven juntos en cuarto prestado y piden ayuda

El señor decidió no ser ingresado a un centro para personas con discapacidad porque no quiso abandonar a su perro. Su carnet caducó, no tiene familiares que velen por su integridad y precisa de una rampa en el ingreso a su habitación.
Don Luis, junto a su perro compañero Osito. Voluntarios de Angelitos.
Don Luis, junto a su perro compañero Osito. Voluntarios de Angelitos.
Don Luis y Osito viven juntos en cuarto prestado y piden ayuda

Don Luis y Osito se tienen el uno al otro. La amistad entre el hombre, que se maneja en silla de ruedas, y el perro, que lo sigue sin condiciones, se afianzó de tal manera que el primero resignó más comodidades y atención con tal de no abandonar al can.

Luis, que no pasa de los 50 años, habita un cuarto cercano a la avenida Beijing y el parque Ulises Hermosa, mismo que le facilitó una Iglesia por tiempo determinado.

En las pasadas horas, las redes sociales dieron cuenta de la situación adversa que atraviesan tanto él como su perro Oso. Ante las limitaciones de la cuarentena en Cochabamba, don Luis no ha logrado comercializar con regularidad las manillas por la vía pública, razón que le ha impedido reunir algunos bolivianos para subsistir. No tardaron mucho en actuar los miembros de Voluntarios de Angelitos, una asociación dedicada a velar por los derechos de los animales y asistir a aquellos que se encuentran en situación de calle. Un grupo de vecinos también sumó su cuota.

Alejandra Butrón, una de las caras visibles de Voluntarios de Angelitos, le confirmó a OPINIÓN que don Luis ya cuenta con algunos elementos como vasos, cubiertos, una radio, una cama y alimentos, entre otras cosas. "Hace tres semanas acuchillaron a Osito. El perro está bien, pero tiene un tumor. Vamos a ir al veterinario para ver cómo proceder. Hay cinco vecinas que le cocinan a Luis. Por la cuarentena, no cuentan con ingresos suficientes para estar siempre pendientes".

Y aunque la ayuda es muy útil, las carencias continúan. Otra de las necesidades de Luis es una rampa en el ingreso al cuarto. Cemento, arena y mano de obra son los requerimientos, según Alejandra.

Tampoco cuenta con carnet actualizado. Solo tiene uno caducado. "Estuvo con el Bono Familia. Quinientos bolivianos para tres meses es poquito", reflexionó la activista.

Los que quieran seguir ayudando a don Luis y a Osito, pueden contactarse con Alejandra (70778712). También es posible visitarlos. Las muestras de cariño les hacen bien.
 

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad