Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 23 de febrero de 2024
  • Actualizado 00:40

Micros y radiotaxis dispuestos a trabajar con la mitad de pasajeros y sin subir tarifa

Dirigentes de la Federación del Autotransporte de Cochabamba y de la Asociación de Radiomóviles coincidieron en la necesidad de retornar al servicio de transporte.

Una mujer sentada en un bus, en Cochabamba.
Una mujer sentada en un bus, en Cochabamba. DICO SOLÍS
Micros y radiotaxis dispuestos a trabajar con la mitad de pasajeros y sin subir tarifa

Los representantes de la Federación del Autotransporte de Cochabamba y de la Asociación de Radio Móviles de Cochabamba (Aramco) coincidieron en la urgencia de que el autotransporte público retorne a dar servicio a la población desde el 11 de mayo.

José Orellana, ejecutivo de la Federación del Autotransporte, aseguró estar consciente de que a partir de ahora nada será igual y que el transporte masivo se debe adecuar al nuevo escenario de emergencia colocado por la pandemia. Aceptarán que los micros trabajen con la mitad de su capacidad de pasajeros, implementan alcohol en gel, no permitirán el ingreso de personas sin barbijos y otras medidas de seguridad.

El  presidente de la Asociación de Radiomóviles, Mauricio Leoni, también aseguró que quieren volver a trabajar. Plantean la siguiente propuesta: cada radiotaxi recogerá a un solo pasajero que deberá llevar barbijo y guantes; habrá una división entre el conductor y el usuario para evitar contagios.

Ambos están de acuerdo en no incrementar el precio de los pasajes, al menos, no de inicio y que ese tema estará sujeto a los resultados de esta medida.

Orellana explicó que el sector está atravesando por un duro momento. “Los transportistas están mordiendo el hambre”.

Dijo que pidieron al ministro de Trabajo y delegado presidencial en Cochabamba, Óscar Mercado, que transmita a la presidenta Jeanine Áñez que modifique algunas medidas dictadas desde el Gobierno, entre ellas la categorización y los servicios y actividades que se reactivarían en cada una.

En Bolivia se mantiene la cuarentena desde el 22 de marzo con varias ampliaciones de tiempo. El 29 de abril extendió nuevamente hasta el 10 de abril y anunció que a partir del 11 de mayo se podría flexibilizar para algunas regiones.

Desde el 11 de mayo se tendrá una nueva forma de cuarentena denominada dinámica con departamentos y ciudades que se mantendrán las restricciones sanitarias, y otros que pasarán a tener una medida menos rígida y que volverán a trabajar cumpliendo normas estrictas de seguridad para todos sus trabajadores.

Las medidas de flexibilización se llevarán a cabo después de una evaluación realizada por las autoridades de salud, que calificarán el nivel de riesgo en un determinado departamento o ciudad.

Para este fin, el Gobierno estableció tres niveles de riesgo: "moderado", "medio" y "alto". En función de cada caso, las actividades laborales, la circulación y los servicios volverán a estar permitidos.

Cochabamba apunta a calificar a riesgo medio, es decir con el retorno paulatino a fuentes de trabajo, sin educación y sin transporte masivo. En esta categoría sí permitirían las bicicletas y motocicletas.

Respecto a este tema, el dirigente del transporte José Orellana agregó que, según los cálculos, hasta ahora Cochabamba calificaría al riesgo medio. Pero no está de acuerdo que solo bicicletas y motos circulen, dejando de lado al transporte masivo.

Teme que si se permitiera la actividad de motocicletas esta se organice y cree una forma de transporte alternativo dejando de lado al masivo. “Es fácil pensar que algunas organizaciones tomen esa figura y conformen asociaciones de motos, como ha sucedido en la zona sur, alimentados por personas interesadas. Nosotros no nos haríamos ningún problema, podríamos comprar mil motos vendiendo nuestros vehículos, pero no es el hecho. Se abriría las puertas para otros sistemas de transporte alternativo y a la postre los gobiernos departamentales ni nacionales no lo podrán parar”.

Dijo que amerita volver desde el 11 de mayo junto con varios sectores productivos. “El transporte debería empezar a trabajar con 10, 30 o 50  unidades. No hacerlo es permitir que el sector se nos muera dando paso a otros sistemas de transporte. Nosotros servimos a la gente más humilde”.

Señaló también que están conscientes de que habrá regulación como el distanciamiento de los pasajeros, contar con desinfectantes de la manera que estén protegidos tanto el conductor como el pasajero.  

Calculó que en Cochabamba, entre transportistas federados y libres deben alcanzar a unas 50.000 familias.

RADIOTAXIS En tanto, Leoni explicó que retornarían con su servicio solo para “encargos” o transporte de un solo pasajero por taxi. “A los dueños representará una inversión también porque colocaremos alcohol en gel en los vehículos, uso de barbijos, colocado de separación entre el usuario y el conductor. No podemos seguir permaneciendo en casa porque la situación es insostenible y los transportistas deben llevar a casa el sustento diario”.

Ambos dirigentes del transporte dijeron que ya hicieron conocer su predisposición al alcalde de Cochabamba, José María Leyes, en las reuniones del Comité de Emergencia Municipal de Cochabamba.