Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 04 de julio de 2020
  • Actualizado 06:03

Dirigente transportista pide ayuda a la Policía y el Ejército para controlar a sus afiliados

El ejecutivo de la Federación del Autotransporte de Cochabamba, José Orellana, anunció sanciones para los conductores que incumplan las medidas de seguridad prometidas.

Un grupo de personas intenta abordar un trufi que ya está lleno, en Cochabamba. DICO SOLÍS
Un grupo de personas intenta abordar un trufi que ya está lleno, en Cochabamba. DICO SOLÍS
Dirigente transportista pide ayuda a la Policía y el Ejército para controlar a sus afiliados

Ante la ola de críticas por el incumplimiento de medidas de seguridad en el primer día de flexibilización de la cuarentena de parte de los conductores del transporte público, el dirigente de la Federación del Autotransporte de Cochabamba, José Orellana, anunció sanciones para sus afiliados y pidió que la Policía Boliviana y el Ejército ayuden a controlar a los transportistas.

Orellana señaló que todo aquel conductor o afiliado que ignore las recomendaciones de seguridad será retirado del servicio y “por un tiempo perentorio no saldrá a cumplir con el trabajo hasta que se comprometa a escuchar y aplique medidas de bioseguridad”. 

Admitió que el compromiso de los conductores es utilizar todo el tiempo barbijos, desinfectar el vehículo en las paradas de origen y destino, tener a disposición el alcohol en gel, hacer que los pasajeros también cumplan con las recomendaciones, pero que los transportistas no estaban ejerciendo ese control. 

Señaló que un desfase en las calles es que hay menos vehículos que gente. “Se ha visto que hay menor cantidad de vehículos y eso estaba previsto porque al sector les restringen la salida por placas, en cambio la gente no tiene ningún impedimento. En los mercados han salido todos, habrá que adoptar algunos ajustes a las normas que están en vigencia con la movilidad de la gente y con el transporte público para que no haya problemas de aglomeración de gente”.

Señaló que tampoco se está respetando el distanciamiento personal y que los vendedores están saliendo desde las 4 de la mañana.

“Vamos a ir corrigiendo porque eso es imperdonable que algún conductor esté manejando sin el barbijo correspondiente”, dijo. 

Pidió apoyo de la Policía Boliviana y del Ejército en el control de las calles. “Los trabajadores, los médicos, las enfermeras, el Ejército y la Policía han estado en primera fila (para frenar el virus) pero también hay que ver que mucha gente como nosotros han estado cumpliendo la cuarentena sufriendo hambre sin tener la posibilidad de poder generar un peso, en ese sentido esta pandemia nos obliga a sacrificarnos. Por lo tanto también las autoridades policiales, municipales y del Ejército tienen que continuar el control. No puede ser que todo el mundo haga lo que le venga en gana”, dijo en una entrevista con la red televisiva Unitel.

Observó que en Cochabamba existe falta de coordinación entre autoridades. “Quiero pedirles por Dios, por todos los cochabambinos que tratemos de coordinar, aunar criterios entre autoridades nacionales .departamentales y autoridades competentes que tienen que ver con la regulación para que se controlen las normas”.