Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 05 de julio de 2020
  • Actualizado 12:47

A tres días de flexibilizar la cuarentena instituciones buscan plan para evitar "desastre" sanitario

La Alcaldía recién inició la demarcación de las casetas que pueden atender y las que no. La Gobernación informó que ultima detalles del plan post cuarentena. Los empresarios privados e instituciones piden ajustar detalles.
 
Así se veía ayer el mercado San Antonio, de la zona sur. DICO SOLÍS
Así se veía ayer el mercado San Antonio, de la zona sur. DICO SOLÍS
A tres días de flexibilizar la cuarentena instituciones buscan plan para evitar "desastre" sanitario

La Alcaldía Municipal recién marca las casetas de los mercados para que abran interdiario. La Federación de Entidades Empresariales de Cochabamba y otras instituciones piden a la Gobernación y al Ministro de Trabajo que se haga un plan para volver con seguridad a las calles y evitar un desastre sanitario.

A tres días de que comerciantes y transportistas volvieran a las calles aplicando flexibilización de la cuarentena, la Intendencia Municipal de Cochabamba recién empezó con la demarcación de casetas en mercados para hacer que solo la mitad atienda un día y el otro 50%, a la jornada siguiente.

Ayer el intendente municipal, Juan Aguayo, llegó a las calles Esteban Arce y Tarata para enumerar los puestos comerciales. El Decreto Municipal 160/2020 norma la actividad del comercio en Cochabamba y fue aprobado el pasado fin de semana. Desde el lunes 1 de junio, los mercados se abrieron sin que exista enumeración de los puestos de venta. Según la norma, un día deben abrir solo las casetas pares y al día siguiente las impares.

En su recorrido, Aguayo advirtió del caos en los mercados. “Se están dando cabeza con cabeza (los comerciantes) sin ver el peligro. Para algunos dirigentes les incomoda mi presencia. No estoy desesperado por estar con este cargo y lo puedo poner a disposición el rato que quiera. No están respetando nada. Hay puestos en media calle y los transportistas tienen que evadirlos”, dijo desde el mercado. 

INSTITUCIONES En tanto, la Federación de Entidades Empresariales de Cochabamba, FEPC, convocó a una reunión de instituciones y organizaciones para diseñar un plan conjunto y consensuado para una flexibilización de la cuarentena y así evitar el “desastre” sanitario, como sucedió en Beni, dijeron los presentes.

La primera reunión se realizó ayer en la mañana, pero fue suspendida ante la ausencia de la gobernadora Esther Soria y del delegado presidencial para Cochabamba, Óscar Mercado.

El presidente de la FEPC, Javier Bellott, anunció que el encuentro se postergó para hoy jueves a las 9 de la mañana en el campo ferial de la laguna Alalay. “¿Cómo vamos a resolver esta situación? Debemos estar preparados. Día que pasa, la economía se deteriora, la salud también y tenemos que hacer prevención y estar preparados”, advirtió que los primeros tres días de flexibilización de la cuarentena fueron caóticos y peligrosos.

Requirió con urgencia la participación del ministro de Trabajo, Óscar Mercado, quien fue invitado a asistir, pero no asistió.

Desde la unidad de Comunicación del Ministerio de Trabajo informaron a este medio que el ministro Mercado se trasladó a La Paz a una reunión con varios sectores laborales y con la dirigencia del empresariado del país con quienes se está buscando caminos de reactivación económica.

Se informó también que ayer enviaron una carta dirigida a Bellott anunciando la imposibilidad del Ministro de concurrir a la reunión debido a que ya tenía una agenda previamente aprobada. “El Ministro debe cumplir con varios compromisos en esa ciudad (La Paz) por lo que no será posible su asistencia”.

Más abajo señala: “Agradeciendo su gentileza y predisposición, solicito poder hacernos conocer los resultados de la reunión convocada”.

Se anunció que la autoridad nacional estará en Cochabamba recién en las próximas horas. Mercado se reunió en La Paz con miembros del Comité Ejecutivo de la Confederación de Entidades Privadas de Bolivia, CEPB, “para encontrar mecanismos que permitan reactivar la economía, y darle el oxígeno necesario para evitar que la crisis de salud, se convierta en una crisis económica”.

ASISTENCIA Asistieron a la reunión representantes de los médicos, de trabajadores en Salud, de comerciantes y de municipios. Estuvo presidente del Comité Cívico de Cochabamba, la Asociación de Radio Móviles de Cochabamba (Aramco), la guarnición militar de Cochabamba, dirigentes del mercado Fidel Araníbar, el Transporte Federado de Cochabamba, la Federación Sindical de Trabajadores de Salud Pública de Cochabamba, el Sindicato de Ramas Afines de la Salud Pública (Sirmes), el Control Social de Cochabamba, la Asociación de Distribuidores y Servicios de Telecomunicaciones y otros. 

El presidente del Comité Cívico de Cochabamba, Marcelo Piérola, recordó lo sucedido el lunes cuando en las calles se generó caos debido a que tanto comerciantes, transportistas como peatones ignoraron las medidas de seguridad en el primer día de flexibilización de la cuarentena. “No hemos venido a restregar la inacción de las autoridades en los últimos 70 días, queremos empezar de nuevo para que desde hoy en adelante tengamos un plan. No puede ser que tengamos el caos como el del lunes y las autoridades ¿Quieren que haya más muertos en Cochabamba?. Necesitamos acciones serias”.

El alcalde de Quillacollo, Héctor Montaño, dijo que lunes pasaron por un mal momento y que la respuesta de la gente fue irresponsable. “El lunes hemos caído en un desastre en Quillacollo. El Gobierno nos ha  pasado la responsabilidad del COVID-19 a los municipios y ahora que queremos coordinar con las autoridades, ellas están ausentes”.

La alcaldesa de Punata, Clary Mabel Montaño, pidió mayor coordinación entre las autoridades nacionales y departamentales para lograr la contención efectiva del COVID-19.

También representantes de comerciantes pidieron apoyo en la organización de mercados porque señalaron que fueron rebasados por las bases.

El presidente del Sindicato Médico y Ramas Anexas, Sirmes, Yury Lazarte, expresó también su preocupación por la falta de seguridad para los médicos, en tanto que el representante del Sindicato de Trabajadores en Salud, Adalid Gutiérrez incluso anticipó que su sector puede ordenar el repliegue porque no existe seguridad para el trabajo. 

GOBERNACIÓN Ayer en la tarde, la gobernadora Esther Soria informó que ultima detalles de un plan estratégico post cuarentena rígida, con la finalidad de reactivar la  economía en el departamento.

En tanto que, la Asociación de Municipios de Cochabamba (Amdeco) anunció iniciar huelga de hambre desde el lunes 08 de junio #por la falta de recursos económicos, producto de la reducción de transferencias desde el Gobierno Central, por conceptos de coparticipación tributaria y el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH)”.

A estos recortes se suma la imposibilidad de captar recursos propios por impuestos, iliquidez que derivó en retrasos para el pago de salarios de trabajadores municipales, atención de proyectos y se teme el despido de consultores en línea y personal de salud contratado por cada municipio para reforzar la atención en centros y hospitales, señaló un boletín de la Gobernación.

La primera autoridad departamental lamentó que desde el inicio de la cuarentena en el país se remitieron requerimientos tanto de la Gobernación como de las 5  regiones de Cochabamba solicitando la transferencia de recursos económicos e ítems sin obtener ninguna respuesta hasta la fecha.

“Tenemos una crisis financiera con el Plan Operativo Anual (POA) de la gestión 2020 de cada municipio, la transferencia de los recursos económicos de las diferentes fuentes de financiamiento están siendo recortadas, no está llegando lo comprometido y eso preocupa”, dijo.

Manifestó que en los municipios pequeños, donde cuentan con un presupuesto de 3 o 4 millones de bolivianos, tendrán dificultad en el pago de sueldos. Remarcó que el país no cuenta con un plan estratégico desde el nivel central para reactivar la economía por lo que el ente departamental trabaja en la elaboración de uno para el departamento, además de un plan sobre salud integral.