Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 01 de diciembre de 2020
  • Actualizado 23:46

El diálogo no avanza y la violencia vuelve a Cochabamba

El Gobierno comunicó a organismos de la comunidad internacional que en los últimos cuatro días “la situación ha empeorado drásticamente hasta niveles insostenibles”.
Miembros de la Resistencia Juvenil Cochala después de un enfrentamiento con bloqueadores en la avenida Blanco Galindo. Dico Solís
Miembros de la Resistencia Juvenil Cochala después de un enfrentamiento con bloqueadores en la avenida Blanco Galindo. Dico Solís
El diálogo no avanza y la violencia vuelve a Cochabamba

El conflicto político en Bolivia se sale de control. Después de que el Movimiento Al Socialismo (MAS) se retiró del diálogo porque no se aceptó su propuesta de una fecha de elecciones, las organizaciones de ese partido reforzaron los bloqueos y lanzaron amenazas.

Se calcula qué hay en Cochabamba más de 20 puntos de bloqueo. 

La situación se agravó también en Cochabamba con la salida a las calles del grupo Resistencia Juvenil Cochala (RJC), cuyos miembros se enfrentaron con manifestantes del MAS para desbloquear la avenida Blanco Galindo en Cochabamba.

En cabildos realizados en los puntos de bloqueo, los militantes del partido de Evo Morales cambiaron sus demandas. Ya no piden solo elecciones sino la renuncia de la presidenta Jeanine Áñez. En K'ara K'ara, un dirigente de la zona amenazó con tomar la planta de YPFB en Valle Hermoso.

El Gobierno afirmó que persiste el riesgo de que falte oxígeno en los hospitales de al menos cinco departamentos. La Caja Nacional de Salud (CNS) y la Caja Petrolera lanzaron alertas de emergencia porque se les vuelve a acabar el oxígeno para atender a pacientes con COVID-19 y otros.

Aunque hay reportes de que en algunos puntos de bloqueo dejan pasar los camiones que llevan los insumos médicos, en otros amenazan a los conductores.

Ayer la presidenta Jeanine Áñez, en un encuentro de diálogo al que convocó el sábado, no logró soluciones, pero sí varias críticas a su candidatura.

El candidato a la presidencia por Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, exigió ayer a Evo Morales y Luis Arce Catacora no "esconderse" detrás de los movimientos sociales e instruir levantar los bloqueos de caminos.

El candidato presidencial por Libre 21 Jorge Tuto Quiroga afirmó que la orden de Evo Morales y Luis Arce de bloquear el suministro de oxígeno a los enfermos "es una cabronada canallesca" y demandó vehementemente que "el gobierno que gobierne".

Entretanto, el exlíder cívico cruceño Luis Fernando Camacho anunció que a partir de las cinco de la mañana de este lunes, comenzará a intervenir los puntos de bloqueos sobre la carretera Hardeman-Colonia Piraí en el tramo San Ignacio de Velasco-Santa Rosa en el departamento de Santa Cruz.  

Por su parte, el exlíder cívico y candidato a la vicepresidencia de Creemos, Marco Pumari, pidió a la presidenta Jeanine Áñez, la declaratoria de un Estado de Sitio en Bolivia, ante el anuncio de organizaciones sociales, afines, al Movimiento Al Socialismo (MAS) de intensificar las medidas de presión. 

" Que esta esperando (Presidenta) para declarar Estado de Sitio en el país, que está esperando para que el Ministerio de Justicia, el Ministerio de Gobierno y la Presidencia, meta y ponga tras las rejas a los corruptos y aquellos que atentan contra la vida de nuestras familias", indicó Pumari en un video que compartió en sus redes sociales. 

COMUNIDAD INTERNACIONAL

La canciller Karen Longaric comunicó a organismos de la comunidad internacional que en los últimos cuatro días “la situación ha empeorado drásticamente hasta niveles insostenibles” y que en caso de ser necesario el gobierno tomará todas las medidas legales y proporcionales de contención para evitar más muertes y garantizar que los derechos de la población se respeten plenamente.

En una segunda carta difundida la noche de este este domingo, Longaric le dice a la ONU, ACNUDH, ACNUR, OEA, CIDH, UNIÓN EUROPEA Y Parlamento Europeo, que los peligros advertidos en su carta del 5 de agosto, han comenzado a materializarse con funestas consecuencias como las muertes de personas en distintas ciudades país por falta de oxígeno.

Relata que las cajas de salud han emitido comunicados alertando sobre la emergencia por falta oxígeno para atender a los pacientes. Admite que el traslado vía aérea no ha sido suficiente para garantizar que insumos esenciales lleguen de manera oportuna a todos los puntos de país, muchos de ellos inaccesibles.

Señala que grupos del MAS están cometiendo graves delitos como el secuestro de personas indefensas, inflingiéndoles tratos inhumanos y degradantes como mecanismo de presión ejercido contra el gobierno.

Relata que las iniciativas de diálogo del gobierno “no han dado frutos” y pese a los esfuerzos realizados ninguna de las conversaciones han logrado hasta el momento su fin más importante que es levantar el bloqueo de caminos.

Asegura sin embargo que las puertas al diálogo continúan abiertas pero aclaran que la salud de la población “no puede esperar la voluntad egoísta” de actores políticos que buscan la confrontación.

Longaric afirma ante los organismos internacionales que el gobierno boliviano no permitirá que estos actos hostiles continúan ocurriendo en su territorio porque la labor del gobierno es velar por los derechos humanos, por la salud y la vida de la población.

La Cancillería reiteró su pedido que la comunidad internacional censure los actos que impiden el traslado de oxígeno y de otros insumos médicos a distintos hospitales, tal como recientemente lo hicieron la Secretaría General y el Consejo Permanente de la OEA que han condenado las medidas de presión y el bloqueo de caminos.