Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 15 de junio de 2021
  • Actualizado 02:00

Desorden, caos y filas interminables marcan el comienzo de la segunda dosis de la vacunación

Se registran casi 10 cuadras de filas en la Facultad de Medicina, donde el SEDES reanudó la inoculación. La ciudadanía espera su turno, pero hay quejas por presunta desinformación.
Las personas que necesitan recibir la segunda dosis de Sinopharm. Dico Solís
Las personas que necesitan recibir la segunda dosis de Sinopharm. Dico Solís
Desorden, caos y filas interminables marcan el comienzo de la segunda dosis de la vacunación

Luego de cuatro jornadas de cuarentena estricta, la ciudadanía acude hoy, desde muy temprano, a los puntos indicados para recibir la inoculación contra el coronavirus nuevo en Cochabamba. No obstante, la primera parte del día se caracteriza por quejas de personas que asisten a la Facultad de Medicina para acceder a la segunda dosis de la Sinopharm asiática.

"Hay mucha gente" y "Señor, haga fila" son algunos de los reclamos por parte de los cochabambinos que se encuentran en la Facultad, donde, además, la desinformación abunda deriva en el caos.

Una mujer, preocupada, cuenta que su padre, recientemente operado, está haciendo fila desde las 6:00 y no cuenta con la posibilidad de tomar asiento. "Nos han mandado a hacer fila a la puerta donde es para personas con discapacidad. Mi papi está operado y no se puede ni sentar. Ahora nos mandan de allí y nos dicen que no es el lugar. Nuevamente nos envían acá y el Director del SEDES (Servicio Departamental de Salud) nos dice: 'no hagan problemas'. No es la forma".

Los ciudadanos que necesitan recibir la vacuna Sinopharm en su segunda dosis se han concentrado en la Facultad de Medicina de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) y también en la Escuela Técnica de Salud, puntos en los que la atención comenzó a las 8:00 y terminará a las 17:00.

El hospital del Norte y del Sur (entre las 8:00 y las 14:00) también han sido habilitados. La ciudadanía tiene que llevar su carnet de identidad, una fotocopia y el carnet de vacunación.

La Facultad de Medicina se ha convertido en un punto de absoluto afluencia de personas porque allí también colocan el inyectable de Pfizer a los rezagados.

Este medio intentó conocer la versión del SEDES respecto a la situación y las estrategias asumidas para evitar la confusión entre las personas, en la jornada de reanudación de la inoculación, pero no obtuvo respuesta.