Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 16 de abril de 2024
  • Actualizado 19:55

Denuncian presunto daño económico en la adquisición del horno crematorio de Colcapirhua

El presidente del Concejo Municipal, Néstor Arellano, manifestó que el horno crematorio, comprado en más de un millón de bolivianos por la gestión anterior, presenta fallas siendo nuevo. Piden al Ejecutivo iniciar acciones legales en contra de los exfuncionarios responsables del manejo del equipo.
El presidente del Concejo Municipal, Néstor Arellano en Buena Noche de OPINIÓN. Captura
El presidente del Concejo Municipal, Néstor Arellano en Buena Noche de OPINIÓN. Captura
Denuncian presunto daño económico en la adquisición del horno crematorio de Colcapirhua

El presidente del Concejo Municipal de Colcapirhua, Néstor Arellano, en entrevista con Buena Noche de OPINIÓN, denunció que el horno crematorio adquirido (en la gestión del exalcalde Mario Severich del Movimiento Al Socialismo) presenta varias fallas siendo que fue puesto en funcionamiento a finales de abril de este año. Además, manifestó que se cometieron varias irregularidades en el proceso de la compra. Por ello, el Legislativo pidió al Ejecutivo que inicie las acciones legales contra los exfuncionarios responsables del equipo puesto que, en su criterio, encontraron indicios de daño económico.

Arellano explicó que el horno crematorio fue adquirido por más de un millón de bolivianos en noviembre de 2020. Sin embargo, observó que se haya hecho la prueba piloto en febrero de este año, cuando se había cancelado su costo unos tres meses antes. A finales de abril de este 2021, durante el ascenso de casos COVID, pusieron a funcionar el horno crematorio, pero los vecinos reclamaron por la contaminación y posibles daños a su salud. 

“En unas seis oportunidades el horno paró por uno o dos días. Luego, lo hizo por más de 14 días siendo un horno nuevo que recién habían puesto en funcionamiento”, dijo.

Recordó que las nuevas autoridades fueron posesionadas en mayo y, desde entonces, atendieron a la población. Arellano señaló que realizó, con otros concejales, unas tres o cuatro inspecciones para verificar el funcionamiento del horno crematorio.

Ante los reclamos de los vecinos, decidió ponerse todos los equipos de protección e ingresó al espacio donde se realizan las cremaciones y constató que había desfogue en las tres cámaras del horno, filtraciones, fallas de termostato, calibración de presión de gas, dilatación de plantas, la puerta del horno no podía abrirse, entre otras irregularidades. “Parecía que (los cuerpos) se cremaban a leña o llanta porque el humo salía y se sentía el olor en una zona urbana (…). Se trata de un horno nuevo que ya tenía seis reparaciones siendo que recién habían cancelado más de un millón de bolivianos”. 

Según el Presidente del Concejo, el horno tiene una capacidad de cremar a unos dos cuerpos por día. Ante esa situación, los concejales emitieron la resolución 34/2021 que exige al Ejecutivo iniciar las acciones legales contra los responsables de la compra y manejo del horno crematorio. “Incluso la empresa contratada para este fin ya no quería ni solucionar los defectos, a eso hemos llegado”.