Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 02 de diciembre de 2020
  • Actualizado 12:25

Denuncian que personal de salud peregrina semanas por pruebas y resultados COVID-19

Muchos médicos y enfermeras dieron positivo porque entraron en contacto con pacientes infectados. El Sirmes estima que al menos 200 miembros del personal de salud tienen coronavirus.

Una enfermera con coronavirus deambuló buscando donde aislarse. CAPTURA VIDEO L. BERAMENDI
Una enfermera con coronavirus deambuló buscando donde aislarse. CAPTURA VIDEO L. BERAMENDI
Denuncian que personal de salud peregrina semanas por pruebas y resultados COVID-19

Un médico con síntomas de COVID-19 que estuvo en primera línea atendiendo a pacientes por coronavirus no recibe el resultado de su prueba hace 12 días y está aislado, pero en su casa por lo que teme contagiar a su familia; otra doctora que dio positivo quiso acogerse a su seguro médico en la Caja Bancaria Estatal, pero no la atendieron en las dos clínicas privadas con las que ese seguro tiene convenio y tuvo que pagar por su internación en otro centro privado y otros sintomáticos que deben seguir yendo a trabajar porque no les dan baja médica, con los riesgos que eso implica, son algunos de los casos denunciados bajo condición de anonimato para mostrar el abandono en el que se encuentran los profesionales y trabajadores en salud.

Las denuncias fueron respaldadas por el secretario general del Sindicato de Ramas Médicas de Salud Pública (Sirmes) Cochabamba, Yuri Lazarte, y por el coordinador departamental del Programa de Salud Familiar Comunitaria e Intercultural (SAFCI), Iver López. Ambos aseguran que enviaron cartas de reclamo y hasta memoriales, pero no reciben ninguna respuesta.

El hospital Viedma fue cerrado la semana pasada por la elevada exposición del personal ante un caso de COVID-19.  ARCHIVO

El hospital Viedma fue cerrado la semana pasada por la elevada exposición del personal ante un caso de COVID-19.  ARCHIVO

SEGURO SIN INFRAESTRUCTURA El médico que aguarda sus resultados dice que si bien el Ministerio de Salud cumple con los aportes patronales, el problema radica en la Caja Bancaria Estatal.

“Creo que no tiene la capacidad de cubrir la atención de los asegurados. La CNS (Caja Nacional de Salud) da cobertura de seguro incluso en provincias, pero la Caja Bancaria Estatal no tiene presencia en el área rural ni para darles baja a los contagiados. Tiene un problema de infraestructura, para Cochabamba compran servicios a una clínica privada, pero casi siempre uno termina pagando porque no nos cubren varias cosas. Renuncia mucho el personal, es muy inestable”.

Lazarte afirmó que ya envió dos memoriales al jefe regional de la CNS, Jaime Benítez, en los que pidió que se habiliten consultorios, toma de muestras e internación para los profesionales en primera línea del sector público de salud.

El pedido fue hecho luego de inspecciones, organizadas entre el Sirmes, la Federación de Trabajadores en Salud y la asambleísta departamental Lizeth Beramendi, a los centros de la avenida Ayacucho y del kilómetro 5 a Quillacollo. En el primer policlínico encontraron que había más de 60 pacientes haciendo fila por 48 a 72 horas en espera de consultas y toma de muestras y en el segundo hallaron que se repartían, por ejemplo, 35 fichas para consulta y hasta las 13:30 habían atendido apenas a cuatro personas.

PEREGRINAJE “Cuando mandamos el memorial, le pedimos un consultorio específico y que las muestras se procesen rápido para que los médicos vuelvan a trabajar porque no pueden estar aislados por tres semanas o un mes. En muchos casos, el médico o el trabajador en salud es el que ha llevado el contagio (por no recibir resultados para poder aislarse).

Contó que en muchos casos, los profesionales y los trabajadores en salud peregrinan por el resultado de sus muestras dos o tres semanas. Una vez que las obtienen, si dan positivo, no les dan la baja médica inmediata debido a la sobrecarga de pacientes y sin ese requisito pueden ser destituidos si faltan al trabajo, entonces se ven obligados a pedir vacación o pagar un reemplazo.

La demora en las pruebas se explica, dijo, porque el laboratorio de referencia del Servicio Departamental de Salud (SEDES) recibe las muestras del sistema de salud público, privado y de la seguridad social.

“El jueves, en la CNS, nos informaron que son 3.000 las pruebas retrasadas”.

Y, más grave aún, les dijeron que esta saturación hizo que incluso se pierdan test con el correr de los días.

Otra muestra de la gravedad de la situación es lo ocurrido la semana pasada en el Hospital Viedma, donde 130 personas tuvieron contacto con un paciente positivo a COVID-19, algunos tenían síntomas y otros eran asintomáticos.

“Hubo una reunión entre el SEDES, la CNS y el director del Viedma donde les indicaron que solo se iba a procesar 10 muestras por día. Eso significa que van a tardar 13 días (para analizar a todos), en ese tiempo una persona puede morir”.

Lazarte dijo que es preciso tener en cuenta que el sector público de salud atiende al 75% de la población y la seguridad social solo al 25 o 30%.

SIN AISLAMIENTO El Colegio Médico de Cochabamba implementó esta semana un centro de aislamiento para el sector con capacidad para albergar a 25 personas. Lazarte dijo que la medida fue planteada por el Sirmes en la reunión del Centro de Operaciones de Emergencia (COE) municipal, pero fue el Colegio Médico el que cerró los acuerdos, aunque fueron gestiones de la Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba (FEPC) con el Arzobispado.

Sin embargo, son pocas camas y no abastecen para más de 200 contagiados, que es la cifra que estima el Sirmes. Lazarte dijo que exigieron una zona de aislamiento porque los médicos están por las calles y son una fuente de contagio, en el trabajo y para el resto de la población.

“Entonces, cualquier responsabilidad también es de ellos. ¿Quién va a solucionar? La CNS debe priorizar a profesionales y trabajadores en salud”.

QUEJAS SIN RESPUESTA El coordinador regional del Programa SAFCI, Iver López, dijo que envió al menos tres notas de reclamo en un mes a la Autoridad de Supervisión de la Seguridad Social (Asuss), pero sin respuesta. Tuvo conocimiento que la responsable regional de la Caja Bancaria Estatal renunció y que esa institución recibe quejas de todo el país.

“No ha hecho convenios con los hospitales públicos. En el Trópico tenemos personal sospechoso de COVID-19 que necesita atención ¿quién paga sus muestras? No hay convenios con hospitales del Chapare ni del Cono Sur”.

Lazarte también lamentó que la única respuesta sea el silencio.

Luis Bazán, director regional de laAsuss, aseguró que no recibió ninguna nota de denuncia y por eso no puede asumir ninguna acción, ya que no actúa de oficio.

Dijo que en la evaluación hecha por la Asuss, se evidenció problemas en la Caja Estatal Bancaria, que estuvo sin administrador regional durante mucho tiempo. Tiene conocimiento que la semana pasada se designó a un responsable regional y la normativa dice que estas acciones deben ser comunicadas a su autoridad, algo que no sucedió.

“Hemos convocado a su administrador nacional para que arreglen sus problemas”.