Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 01 de junio de 2020
  • Actualizado 12:38

Delivery más asentado lleva hasta patos a casa

La pandemia cambia el modelo de negocioS. Ahora los vendedores buscan a los clientes. Crece el comercio en las calles y se hacen entregas hasta en la madrugada. 
La moto es una de las únicas formas de transporte en Cochabamba. DICO SOLÍS
La moto es una de las únicas formas de transporte en Cochabamba. DICO SOLÍS
Delivery más asentado lleva hasta patos a casa

Ahora los vendedores buscan a los clientes en sus casas no como una opción, sino como una necesidad. Para evitar controles, incluso hacen entregas de madrugada. Surgieron nuevas actividades como cuidar bicicletas y los carritos de tres ruedas hacen de transporte público.

Una bicicleta de tres ruedas lleva a dos pasajeras abriéndose paso entre los puntos de bloqueo en la avenida Petrolera, donde pobladores de K’ara K’ara sembraron piedras y tierra para evitar que ingresen los carros basureros. Al término del trayecto, el conductor pide un pago voluntario por el servicio. Otra adulta mayor es conducida por un vehículo similar. Lleva muchas bolsas con las compras de la semana y el servicio es también hasta el domicilio.

El tránsito vehicular está restringido desde el pasado 26 de marzo en Bolivia a consecuencia de la cuarentena dictada por la explosión de la pandemia del coronavirus. Las actividades comerciales y formales fueron suspendidas, igual que las públicas y privadas para evitar un contagio masivo del virus.

2A F1-SOLISS-VENTA ARTICULOS DE PROTECCION

En casi dos meses de restricciones, la gente empezó a crear formas de llevar el sustento a su casa.

Por ejemplo, en puertas de los supermercados se instalan familias que vocean el servicio del cuidado de bicicletas, mientras los ciudadanos realizan sus compras en el día que le corresponde salir a la calle. 

Los puestos de venta de repostería crecieron. Abundan los pasteles, empanadas y rollos de queso.

DELIVERY En tiempos del coronavirus, el negocio a través del delivery se ha asentado. El servicio de reparto que ofrece un comercio para entregar sus productos en el domicilio del comprador se ha diversificado. Hoy no solo se puede comprar medicamentos, comida preparada o una torta, sino incluso zapatos o patos pelados para cocinar.

Los anuncios están en Facebook. La gente abre páginas o simplemente coloca un aviso en el muro: “Vendo pato pelado, entrega a domicilio sin recargo. Si es uno solo, 65 bolivianos; si es arriba de dos, a 60 la unidad” sigue número de celular y el contacto: “Vale”.

También en el Facebook se ofertan sandalias brasileñas. El contacto aclara que la entrega la harán en la noche y a domicilio. El pedido llega a las 2 de la madrugada. “Es para evitar los controles policiales. En el día hay vigilancia y piden cédula de identidad”, comenta una pareja en moto.

NEGOCIOS EN REDES Otra forma de reactivación ahora son los diseños de páginas web y cursos online. Muchos webinar son pagados. Cuestan entre 100 y 200 bolivianos por dos horas.

MERCADOS MÓVILES Otra forma de hacer negocio informal son los mercados móviles habilitados primero por las alcaldías de Cercado, Quillacollo y Sacaba. Pero luego de las primeras experiencias, los comerciantes tomaron la rienda de la actividad y hoy se movilizan solos.

El exintendente municipal Juan Berzaín señaló que esta iniciativa tuvo resultados positivos y que en lo posible se debe tratar de mantener postcuarentena como forma de desconcentración de los mercados.

2A F3-SOLIS-CUIDADO DE BICIS EN BANCOS

NECESIDAD Y RIESGO Bruno Rojas, investigador del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA), señala que la institución no hizo ningún estudio aún sobre los nuevos negocios que genera la pandemia, pero está seguro de que profundizará el ya deteriorado y afectado mercado laboral informal. “Las familias salen a las calles a vender lo que pueden, ofertan vía Internet, vía contactos, en redes sociales. Ofrecen algún servicio o producto “.

“La pandemia y la crisis económica y social van a provocar que el sector informal crezca porque las empresas legalmente establecidas atravesarán por momentos muy difíciles y muchas anuncian despido de los trabajadores a corto o mediano plazo.

 “La pregunta es: ¿Dónde van a ir esos trabajadores en caso de que el desempleo empeore? El único colchón social será el sector informal”, dijo.