Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 19 de mayo de 2024
  • Actualizado 14:36

Delfín hembra y su cría están bien, evalúan acciones durante dos semanas

Los bufeos habrían subido hasta un arroyo del sindicato Capinota, en Villa Tunari, en busca de cardúmenes de peces, y quedaron “atrapados” por un puente provisional.
Imágenes de los bufeos compartidas en conferencia de prensa, este 22 de abril./ DICO SOLÍS
Imágenes de los bufeos compartidas en conferencia de prensa, este 22 de abril./ DICO SOLÍS
Delfín hembra y su cría están bien, evalúan acciones durante dos semanas

Un delfín rosado hembra y su cría están atrapados, debido a un puente provisional, en un arroyo de Villa Tunari. Pero, están bien, en buenas condiciones; el arroyo tiene más de 20 kilómetros, tienen alimento en la zona y están siendo monitoreados. Existen diferentes alternativas en caso de que no retornen solos a su hábitat en las próximas dos semanas.

El bufeo o delfín rosado habita en los ríos amazónicos de Bolivia. En días recientes, una hembra y su cría de siete meses aparecieron en un arroyo, río arriba, en el sindicato Capinota, central Sucre B, del municipio de Villa Tunari en el Trópico de Cochabamba, donde se construyó un puente provisional para el paso de vehículos.

El director técnico de Faunagua, Paul Van Damme, describió que el bufeo boliviano pertenece a la especie Inia boliviensis. Es una especie vulnerable a la extinción, según la categorización del Libro Rojo de Bolivia; también está protegida por la Ley 284.

Una comisión interinstitucional trabajó en el Trópico estos días. Participaron de estas labores representantes técnicos del Programa de Gestión de la Biodiversidad de la Gobernación, la Dirección general de Biodiversidad y Áreas Protegidas (DGBAP) del Ministerio de Medio Ambiente y Agua y el municipio de Villa Tunari, con el apoyo de Faunagua.

La secretaria departamental de Medio Ambiente y Recursos Hídricos de la Gobernación, Dora Claros, enfatizó que, habiendo verificado en el lugar, “no existe riesgo; en el momento, estas especies gozan de buena salud”.

Van Damme agregó que no hay ningún riesgo a corto plazo.

“En este momento los bufeos no están atrapados en un espacio pequeño. Están en un arroyo que tiene todavía 20 kilómetros arriba, que en este momento tiene suficiente agua”.

El director de Desarrollo Productivo de la Alcaldía de Villa Tunari, Mario Bustamante, remarcó que los delfines tienen condiciones óptimas y que el cauce del río, en la actualidad, tiene entre tres y cuatro metros de profundidad.

“El animal tiene también la alimentación, está ahí. Este animal se alimenta de peces pequeños”.

El Director Técnico de Faunagua explicó que estos delfines rosados subieron desde el río Isiboro, hace unos dos meses más o menos, en busca de cardúmenes de peces para comer, “porque es piscívoro”.

“Se quedaron arriba, en el arroyo; y en el mejor de los casos, ellos deberían bajar otra vez para completar su ciclo, porque es una especie que se mueve, es migratoria; debería estar con la posibilidad de moverse entre el río Ichilo, Mamoré, Isiboro y el arroyo del sindicato Capinota”.

RIESGO Y TIEMPO

Describió que le bufeo es sujeto de estrés hídrico y estrés por parte de seres humanos. Ponderó que los comunarios de la zona hayan expuesto predisposición de protegerlos.

El riesgo para estos animales es que el agua del arroyo comience a bajar, lo que podría ocurrir en junio.

Sin embargo, se realizan evaluaciones y se asumirán acciones dentro de dos semanas.

LAS OPCIONES

Por un lado, existe la opción de hacer que los delfines pasen libremente por el puente provisional.

Otra posibilidad es el traslado de los bufeos al arroyo Capinota, río abajo del puente, para que luego continúen hacia el río Isiboro.

“Tenemos experiencia. El bufeo puede sobrevivir fácilmente afuera del agua 20 a 30 minutos. Tenemos todo el tiempo para trasladarle, trabajamos con equipos, etcétera. Pero, no está decidido”.

Van Damme dijo que evaluaron estos aspectos con la comunidad local y la Municipalidad para asegurar que los delfines estén bien.

“Hemos decidido entre todos que se va a hacer una evaluación nueva técnica con más tiempo, evaluando todas las posibilidades que podemos hacer para asegurar que los bufeos puedan seguir en buen estado de salud. Por eso, vamos a hacer una evaluación en el Isiboro, en el arroyo. También vamos a evaluar todas las condiciones del puente provisional que ha sido construido en el arroyo y que impide que los bufeos migren abajo”.

NI ALIMENTAR NI NADAR

Algunas recomendaciones y acciones incluyen que en estos días el municipio de Villa Turari, en coordinación con los comunarios, instale un letrero explicando que no se puede alimentar a los delfines (porque sería un riesgo) ni nadar en el arroyo.

Durante esta semana, también se realizará capacitación a los comunarios para que tengan mayor información sobre el delfín rosado.

Bustamante aseguró que continuarán trabajando por el bienestar de los animales y que el sindicato Capinota se organizó en ese sentido.