Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 23 de abril de 2024
  • Actualizado 03:42

AGUA

Declaran de prioridad a la Fase III; apuntan a que esté lista en 2030

La Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba realizó este miércoles una inspección a la represa de Misicuni.
El embalse de la represa Misicuni, este 3 de abril./ DICO SOLÍS
El embalse de la represa Misicuni, este 3 de abril. /DICO SOLÍS
Declaran de prioridad a la Fase III; apuntan a que esté lista en 2030

La Fase III de Misicuni prevé la captación de aguas de los ríos Vizcachas y Putucuni. La Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba (FEPC) declaró como prioridad esta etapa.

Tanto el sector privado como la Empresa Misicuni apuntan a que las obras se concluyan hasta 2030, para garantizar en adelante los tres componentes: agua potable, riego y energía eléctrica.

Este miércoles, se hizo un recorrido por la cámara de válvulas, el vertedero de excedencias y la represa.

La Fase I de Misicuni contempla el túnel de trasvase que fue construido entre 1997 y 2005. La Fase II incluye la presa y obras anexas, obras ejecutadas entre 2009 y 2016, aunque el vertedero se concluyó en 2020.

El presidente de la FEPC, Luis Laredo, expresó que se declara como prioridad la ejecución de la Fase III.

“Como Federación nos sumamos al apoyo que debe existir como departamento (…). Es un tema prioritario porque, definitivamente, si no tenemos esto, manteniendo como está la presa Misicuni, tenemos hasta el 2029 garantizada el agua; después, vamos a tener que reducir, y no estamos para eso”.

El presidente de la Empresa Misicuni, Oscar Zelada, detalló que en la actualidad la represa cuenta con 156 millones de metros cúbicos, lo que representa un 87% de la capacidad total. Se trata de 12 millones de metros cúbicos más que en 2023.

Zelada sostuvo que la Fase III es prioritaria, considerando que, aunque los caudales actuales son garantía de agua por los siguientes años, incluso hasta 2030, cuando la Fase III debiera estar concluida. De no ser así, comenzarían los problemas con racionamiento en la dotación de agua potable y agua para riego.

La inversión para esta etapa es de 171 millones de dólares. Resta la actualización del proyecto elaborado en los años 80; trabajan en el tema desde el Ministerio de Medio Ambiente y Agua.

Zelada reconoció que el aspecto que mayor dificultad demanda es la parte social. En ese sentido, pidió cooperación de la Gobernación.

“De no liberar la gestión social, aunque el Gobierno haga todos los esfuerzos en la gestión de financiamiento y actualización del proyecto, no vamos a poder avanzar”.

Remarcó la importancia de impulsar Vizcachas – Putucuni. Dijo que la ejecución del túnel demanda cinco años.

Se trata de un túnel que captará el líquido, a través de tomas de alrededor de 17 metros, donde choca el agua que escurre en tiempo de lluvia y se iría transportando a través del túnel que conduciría el líquido para almacenarlo em la represa.

“Con Vizcachas – Putucuni vamos a duplicar la capacidad de embalse”, dijo, lo que garantizaría el agua potable para más de 3 millones de habitantes y el riego de 6 mil hectáreas.

ADUCCIONES En la actualidad, en el componente de agua potable, según explicó Zelada, tiene dos tanques en Colcapirhua a cargo de Misicuni; en la zona sur de Cochabamba hay siete tanques, de esos cinco están a cargo de Misiucni y dos bajo tuición de Semapa; en Quillacollo hay cinco tanques, todos a cargo de Misicuni.

Describió que la Aducción 1 debiera llegar a medio millón de habitantes. La oferta es de 945 litros de agua por segundo, pero “la demanda es cero”.

La Aducción 2 llega a 120 mil habitantes. La oferta de caudal es de 777 litros por segundo; pero, la demanda es de solo 102 litros por segundo.

La falta de demanda responde a la carencia de redes internas.

La comisión durante el recorrido por la cámara de válvulas, este 3 de abril.  DICO SOLÍS
La comisión durante el recorrido por la cámara de válvulas, este 3 de abril. DICO SOLÍS

VECINOS INVIERTEN SUS PROPIOS RECURSOS

Existen lugares donde los vecinos destinan recursos propios para sus redes, donde no llegaron las obras a cargo de instancias municipales.

En la zona de K’ara K’ara ya reciben agua de Misicuni. El Presidente de la Empresa manifestó que 10 comités beneficiados.

“Han hecho inversiones propias. Con aportes de los propios vecinos se ha podido instalar esta red”.

En la zona norte de Quillacollo, donde ya hay tanques de Misicuni, bajo la misma iniciativa, los vecinos invierten dinero propio para que las redes lleguen a 10 mil habitantes.

“Esto por la necesidad y desesperación de acceder al agua de Misicuni. Los pozos han bajado los niveles, ya quieren descartar el tema de los cisternas. Entonces, teniendo tanques de Misicuni, es importante construir las redes. Cada dirigente ya se está organizando para esta acción”.

Anunció que la próxima semana se firmará otro convenio.

En el caso de Tiquipaya, podrán llegar a alrededor de 50 mil habitantes.