Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 28 de septiembre de 2020
  • Actualizado 06:03

Coronavirus: guía básica con 9 acciones para cuidar pacientes leves en casa

La decisión debe tomarse bajo estricto criterio médico y luego de evaluar las condiciones domésticas del enfermo, recomendó el salubrista y epidemiólogo, Fernando Rocabado.

Coronavirus: guía básica con 9 acciones para cuidar pacientes leves en casa

Ante la saturación de los hospitales con casos de coronavirus, los pacientes con síntomas leves pueden optar por el aislamiento domiciliario. La Organización Mundial de la Salud (OMS) elaboró una guía de recomendaciones para darles atención. La decisión debe tomarse bajo criterio médico y luego de evaluar las condiciones domésticas del enfermo, recomendó el salubrista y epidemiólogo, Fernando Rocabado.

La recomendación de la OMS señala que puede atenderse en el domicilio aquellos pacientes que tengan síntomas leves y no padezcan enfermedades crónicas como cardiopatías o neumopatías, insuficiencia renal o trastornos asociados a problemas inmunitarios que acentúen el riesgo de complicaciones.

El protocolo establece que se debe instalar al enfermo en una habitación individual que tenga buena ventilación.

Deben reducirse al mínimo sus movimientos en espacios compartidos como la cocina o el baño, garantizando en todo caso que estén bien ventilados.

Los demás habitantes de la casa deben ocupar una habitación distinta. Para evaluar las condiciones del entorno, hay que cerciorarse de que hay una distancia mínima de dos metros con el enfermo.

Es preciso limitar el número de cuidadores. Si es posible, el enfermo debe estar atendido por una persona que goce de buena salud y que no presente enfermedades crónicas o que afecten a su respuesta inmunitaria.

Las visitas deben prohibirse hasta la recuperación completa. El criterio médico señala que una persona recuperada puede continuar transmitiendo el virus hasta 21 días después de haberse contagiado.

Después de cualquier contacto con el enfermo o con su entorno inmediato, es preciso lavar las manos. También hay que hacerlo antes y después de preparar alimentos, antes de comer, después de usar el baño y siempre que se advierta suciedad.

Cuando esté en la habitación del paciente, la persona a cargo de su cuidado debe utilizar un barbijo bien ajustado que cubra boca y nariz. No debe tocarse ni manipularse durante su uso. Rocabado recomienda un barbijo N95.

Si el barbijo se moja o mancha con secreciones del enfermo, deberá sustituirse inmediatamente por otra nueva. Para quitarla, se debe evitar tocar la parte frontal. Inmediatamente después de retirarla, hay que desecharla en una bolsa para ese fin y lavarse las manos. Para cualquier maniobra en la boca o las vías respiratorias del paciente y para manipular las heces, la orina y otros desechos se deben utilizar guantes desechables y mascarilla. Antes y después de quitarse los guantes y la mascarilla se aplicarán medidas de higiene de manos. No se deben reutilizar las mascarillas ni los guantes.

El paciente debe tener sábanas, toallas, platos y cubiertos propios. No es necesario desecharlos, pero deben ser lavados con agua caliente y jabón después de su uso.

La habitación del paciente debe ser limpiada y desinfectada diariamente, sobre todo las superficies de uso cotidiano con las que haya contacto frecuente (como la mesa de noche, la estructura de la cama y otros muebles). La ropa sucia debe llevarse a lavar dentro de una bolsa cerrada y la basura también debe estar dentro de una bolsa y un basurero con tapa.

Además, se recomienda que el enfermo tenga un teléfono de uso exclusivo.

Rocabado también recomendó que los pacientes en aislamiento tomen sol y que salgan al aire libre, siempre que el resto pueda mantener una distancia de uno a cuatro metros.

Al aislarse en casa, también se evita la contaminación cruzada, es decir la que surge del contacto con otros pacientes y se evita más riesgo para el personal de salud.

Si el paciente empieza a sentir dificultad para respirar o siente dolor en la parte baja de los pulmones, es un indicio de que la enfermedad puede complicarse y es mejor buscar ayuda médica o acudir a un centro de aislamiento donde haya supervisión especializada, añadió.