Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 16 de mayo de 2022
  • Actualizado 04:48

Tras conocer denuncia contra “teniente” que vendió auto robado, Policía pide a víctima coadyuvar en investigación

El denunciante reveló que un funcionario policial y su hermano le vendieron un vehículo sustraído en Brasil. La Policía pide más datos para corroborar si se trata de un efectivo. 
Una persona denuncia la compra de un vehículo robado a un Teniente.
Una persona denuncia la compra de un vehículo robado a un Teniente.
Tras conocer denuncia contra “teniente” que vendió auto robado, Policía pide a víctima coadyuvar en investigación

Después de que una persona, que prefirió mantener su identidad en reserva, denunció que fue víctima de un “teniente y su hermano” en la venta de un vehículo que fue robado supuestamente en Brasil, la Policía Boliviana pidió al demandante contactarse con el Comando General para que brinde información que permita corroborar si se trata de un funcionario policial y, de confirmarse esa situación, asumirán las acciones pertinentes por ese hecho.

“Analizado el contenido (de la publicación) no se pudo establecer la identidad del sindicado. Por lo cual, invitamos al denunciante a contactarse con el Comando General de la Policía vía inbox o por WhatsApp al +591 71227697 para recibir datos a fin de verificar si se trata de un servidor policial o no e iniciar las acciones investigativas que ameriten. Se guardará absoluta reserva sobre su identidad”, dice el comunicado publicado este sábado en la página de Facebook de la Policía Boliviana.

El denunciante en entrevista con el programa Buena Noche de OPINIÓN hizo conocer de una transacción irregular porque el vehículo no solo no tenía papeles, sino que era robado, pero le había prometido todos los documentos para que pueda circular en el país.

“Atraído por los precios, los últimos modelos que se ofertaban en Facebook, decidí comprar uno. Adquirí un Jeep 2021, una vagoneta pequeña, súper cómoda, una belleza de auto. Había varias publicaciones. Decidido me contacté con la persona del anuncio. Sin embargo, por la susceptibilidad de la persona no logramos hacer la visita y ver el vehículo. Quizá pensaron que era policía o de Inteligencia”, explicó. 

La víctima contó que los vendedores le hablaron en códigos porque presuntamente sospechaban que era efectivo o un señuelo para develar la identidad de los falsos vendedores.
“Después de eso decidimos y quedamos en un precio de 6.500 dólares, era barato. Me ofreció 7.000 y luego rebajó a 6.500. Le dije que quería la placa y los papeles, pero ellos dijeron que costaría 200 dólares más. Me ofrecieron placas, SOAT, B-Sisa y RUAT. El dinero no le di en efectivo, quería saber quién era la persona, entramos en confianza. Uno de ellos era policía (teniente) y el que me estaba vendiendo era su hermano, quien se encarga de promocionar y publicar la venta del vehículo”.

Después de la entrega del vehículo todo parecía funcionar bien ya que la víctima, por ejemplo, podía cargar combustible con regularidad. Sin embargo, un día la Dirección de Prevención de Robo de Vehículos (Diprove) lo detuvo y le hizo conocer que el motorizado era robado.

La víctima intentó infructuosamente devolver el auto e inclusive el vendedor le ofreció 5.000 dólares por el vehículo que le había vendido.