Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 20 de octubre de 2021
  • Actualizado 00:14

Conforman comisión para investigar planta de urea y otras industrias

Andrónico Rodríguez apunta a exdirector, exgerente, expresidente de YPFB y exministro de Hidrocarburos de la época del Gobierno de transición.
La planta de urea y amoniaco situada en Bulo Bulo, municipio de Entre Ríos en el Trópico de Cochabamba.
La planta de urea y amoniaco situada en Bulo Bulo, municipio de Entre Ríos en el Trópico de Cochabamba.
Conforman comisión para investigar planta de urea y otras industrias

El senador cochabambino y presidente de la Cámara Alta, Andrónico Rodríguez, informó este lunes que la próxima semana se conformará una comisión entre diputados y senadores para investigar la situación de la planta de urea y amoniaco situada en Cochabamba, además de otras industrias en distintas zonas del país.

Hace unos días hubo una visita a la planta de urea situada en Bulo Bulo (Entre Ríos), en la región del Trópico de Cochabamba. Ahí asistieron el director Ejecutivo de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), Germán Jiménez; el ministro de Hidrocarburos, Franklin Molina; el presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Wilson Zelaya; y el presidente del Senado.

El Director Ejecutivo de la ANH informó que existen grandes avances para reactivar la planta. Sin embargo, cuestionó que la paralización del complejo industrial de petroquímica haya generado un daño económico al país de más de 250 millones de dólares.

Este lunes, Rodríguez enfatizó que se identificaron daños graves en los controladores de las turbinas y apuntó como responsables a quienes se hicieron cargo durante el período del Gobierno de transición de Jeanine Áñez. Cuestionó que se haya perjudicado el funcionamiento de esta industria, y aseguró que incluso ya había clientes.

“Ya estaba canalizado con los clientes de la hidrovía Puerto Villarroel y la vía férrea para el traslado del producto sólido, que es urea hacia Brasil. También estaba lográndose cubrir al mercado interno”, sostuvo.

La planta fue inaugurada en septiembre de 2017. Rodríguez informó que los equipos se paralizaron más de 11 meses, y que eso derivó en el daño económico.

“Vamos a pedir que los técnicos, a la cabeza del ministro de ese entonces, tienen que explicar al país por que paralizaron y generaron esos daños. Vamos a conformar la próxima semana una comisión mixta de investigación entre diputados y senadores, para investigar”, dijo y mencionó la planta de urea y amoniaco en Cochabamba, la de cloruro de potasio en Potosí, la planta termoeléctrica de Entre Ríos, otra termoeléctrica de Yacuiba en Tarija, las plantas hidroeléctricas, plantas solares, eólicas y proyectos camineros para los que ya existía financiamiento.

Añadió el tema de la doble vía en El Sillar, vía Cochabamba – Santa Cruz, que ya debía estar en su última fase, pero también tiene demoras.

“Queremos saber cuánto daño se ha causado en 11 meses al Estado paralizando plantas industriales y grandes proyectos con financiamiento”, insistió el senador.

Anunció que, con la comisión, llegarán hasta los distintos proyectos, iniciados durante el Gobierno de Evo Morales.

En el caso de la planta de urea, se prevé que a finales de mayo se puedan “encender” varios equipos, y entre junio y julio se espera que esté funcionando en un 90%. “Ojalá a fin de año estemos al 100%”.

El Presidente del Senado manifestó que al tratarse de repuestos que deben llegar de Corea y diferentes países de Europa, demanda tiempo.

Además, hizo referencia a que quienes deben responder por este tema con quienes ocuparon cargos ejecutivos en esta industria, además del Ministro de Hidrocarburos de esa época.

“Incluso ellos dijeron que es una planta obsoleta, que no genera ingresos, y después dijeron que hay que trasladarla a Santa Cruz, luego la paralizan, queman equipos, dañan”, cuestionó.

La inspección realizada el fin de semana fue la según da luego de diciembre de 2020, y las autoridades aseguraron que hay avances.

Cuando esta obra fue inaugurada, hace más de tres años, las autoridades informaron que generaría ingresos de al menos 233 millones de dólares al año por la venta de fertilizante, tanto al mercado interno como externo.

La planta fue construida en una superficie de 624 hectáreas por la empresa surcoreana Samsung en un tiempo de cinco años y con una inversión estatal de 953 millones de dólares, producto de los ingresos captados por el país por la nacionalización petrolera. Tiene una capacidad diaria de producción de 2.100 toneladas métricas de urea y 1.200 toneladas de amoniaco.