Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 02 de julio de 2022
  • Actualizado 22:04

HAY UN PLAN PARA LA PRESERVACIÓN DEL AVE

Tres comunidades de Omereque administran reserva de la paraba frente roja

La mayoría de los visitantes son de Estados Unidos, Reino Unido, Australia y otros países de Europa y Asía.
Parabas frente roja. AGROFLORI
Parabas frente roja. AGROFLORI
Tres comunidades de Omereque administran reserva de la paraba frente roja

A unas cinco horas de la ciudad de Cochabamba, en el municipio de Omereque, se encuentra la reserva comunitaria Paraba Frente Roja, que es administrada por las comunidades de Amaya, Perereta y San Carlos, según informó la Gobernación.

La paraba frente roja, una especie endémica de Bolivia que habita en los valles secos de Cochabamba, Potosí, Chuquisaca y Santa Cruz, es catalogada en peligro crítico de extinción, según informó la Gobernación de Cochabamba, instancia que inicia un plan para la preservación de esta especie. De acuerdo con datos estadísticos reportados en el censo de 2021, se registran 1.160 individuos, de los cuales 159 parejas se encuentran activas para las reproducciones.

Las comunidades de Amaya, Perereta y San Carlos, con el apoyo de la Asociación Armonía, lograron consolidar la estrategia para promocionar el turismo comunitario a nivel internacional, denominado Aviturismo.

La reserva fue abierta en 2011, el público al que apunta es a turistas con un poder adquisitivo alto para que puedan pagar por un buen servicio. La mayoría de los visitantes son de Estados Unidos, Reino Unido, Australia y otros países de Europa y Asía.

El paquete turístico incluye que los viajeros accedan a un lugar estratégico para poder apreciar a la paraba frente roja en su habitad natural. En ese espacio, se pueden observar, tomar fotografías, filmar.

Los recursos captados son divididos en cuatro partes, cada una está destinada a una comunidad y una para el mantenimiento del albergue.

Los comunarios invierten sus ganancias como contrapartes para la ejecución de proyectos inscritos en el Programa Operativo Anual (POA) de su municipio.

De acuerdo con información emitida por la asociación Armonía, hasta 2019 registraron entre 25 y 30 grupos de visitantes, cada grupo está conformado por dos a 14 personas. Sin embargo, estas cifras se redujeron a cero en 2020 y 2021 debido a la pandemia del coronavirus, COVID-19.

Pero, este 2022 se preparan para recibir a nuevos avituristas.

La experiencia del aviturismo fue tomada en cuenta por la Gobernación de Cochabamba en las estrategias del plan de acción para preservar a la paraba frente roja. El documento será presentado el miércoles 22 de junio. El evento contará con la participación de autoridades de las gobernaciones de Chuquisaca, Santa Cruz y Potosí; además de veterinarios, biólogos y otros especialistas.

El tráfico de estas aves, para su comercialización ilegal, representa una amenaza permanente en la disminución de la población.

Otro aspecto que pone las pone en riesgo de extinción es que los agricultores la consideran como una plaga porque destruye las plantaciones de maíz y maní.

Diferentes instituciones que estudian y protegen la especie, aunaron esfuerzos para crear estrategias que tengan como objetivos principales la sobrevivencia de esta especie a partir de su protección de los traficantes nacionales e internacionales y optimizar la conservación de su habitad y sitios de anidación.