Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 28 de septiembre de 2021
  • Actualizado 16:36

FLORES EXTRAVAGANTES

Un coleccionista de la Llajta tiene casi medio millar de orquídeas

Algunas de sus plantas se cotizan en más de 300 dólares y provienen de otros continentes del mundo. Es líder de un club especializado en el departamento.
Diego Quiroga junto a una de sus orquídeas de colección.    Noé Portugal
Diego Quiroga junto a una de sus orquídeas de colección. Noé Portugal
Un coleccionista de la Llajta tiene casi medio millar de orquídeas

Diego Quiroga ha pasado más de dos décadas de su vida coleccionado orquídeas. Hoy también es cultivador y su "antología de estas plantas" es una de las más importantes de Cochabamba, no solo porque tiene cerca de medio millar, también porque entre ellas hay algunas especies en peligro de extinción y otras procedentes de otros continentes del mundo.

Si bien el “mundo botánico es inmenso”, Diego fijó su mirada en las orquídeas por su exquisita floración, “que se asemeja a insectos, que tienen colores extraños”.

Él rompió el mito de que esas plantas son difíciles de cultivar y, una vez que tuvo una, ya no pudo parar más. “Al principio es difícil, pero luego le agarras la maña”.

Ahora tiene 400 orquídeas, entre nativas e importadas de otros países. 

Su colección está centrada en los géneros Phragmipedium y Paphiopedilum, unas originarias de América y las otras de Asia Tropical, de acuerdo con un portal de plantas español. Estas orquídeas son muy atractivas por sus colores “deslumbrantes”. 

En su vergel hay especies “muy complicadas de adquirir, que no son muy comunes”. Recorrer ese espacio “es como venir a un viaje por el mundo. Tengo orquídeas de los cinco continentes, algunas de Asia, de Australia, de Centroamérica, de Sudamérica, de Estados Unidos”.

Si bien algunas valen tres dólares (menos de 20 bolivianos), hay otras que superan los 300 dólares (más de 2 mil bolivianos).

ORGANIZACIÓN Cómo exponente importante de orquídeas en Cochabamba, Diego también es presidente de un club vinculado a estas plantas.

Hace dos años, sintió la falta de un círculo especializado en orquídeas. "No había un espacio para intercambiar ideas".

Tomó la iniciativa de conformar un grupo que al principio era pequeño y ahora ya sumaron a más de 170 apasionados por las orquídeas en el departamento.

Tienen reuniones de intercambio de experiencias y, tras una pausa por la pandemia, hace poco organizaron una exhibición en la Casona Santiváñez a la que acudió Iván Portilla, “uno de los productores de orquídeas más grande de Latinoamérica”.

Portilla viajó hasta Cochabamba para ver la exquisita colección de Diego y aprovechó para ser parte del evento.

Lo más destacable del club es que busca la preservación de esta planta que está en peligro de extinción por chaqueos y tráfico de especies.

Para ser parte de ese grupo solo es necesario tener ganas de cultivar orquídeas. Remarcó que no tiene ningún costo, solo se debe mandar un mensaje al celular 69415595 para ser agregado a un grupo en el que envían constantemente un cronograma de actividades.