Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 19 de octubre de 2020
  • Actualizado 22:37

Cochabamba registra el mayor índice de muertos e infectados en trabajadores de aseo urbano

Los contagios se han incrementado y los trabajadores del país declaran estado de emergencia.

Un trabajador se predispone a recoger la basura de Cochabamba. DICO SOLÍS
Un trabajador se predispone a recoger la basura de Cochabamba. DICO SOLÍS
Cochabamba registra el mayor índice de muertos e infectados en trabajadores de aseo urbano

Los casos de contagios y muertes en trabajadores dedicados a la recolección de basura en las ciudades se incrementaron. Cochabamba es el departamento con más de decesos e infectados.

El dirigente de trabajadores de la Empresa Municipal de Aseo, EMSA, Rubén Aramayo Cossío explicó que mientras en Cochabamba se registraron cuatro muertos, 40, 40 contagiados son síntomas y 38 asintomáticos, en La Paz hay 1 muerto y cuatro contagiados, en Trinidad un trabajador falleció y varios están infectados, igual que Tarija.

En Pando tres trabajadores se enfermaron con el coronavirus, Oruro y Potosí no registran ningún caso y en Sucre falleció una persona y hay varios contagiados.

La situación de los trabajadores causó preocupación en la Federación de Trabajadores en Aseo de Bolivia que declaró estado de emergencia ante los “ultrajes más viles de las autoridades del Gobierno central y municipales” los cuales, dijeron en carta abierta a la presidenta Jeanine Áñez, incumplen con el deber de proteger a este sector considerable vulnerable en lo sanitario.

En la carta abierta expresan que se reservan el derecho de tomar acciones y medidas que necesiten.

Los trabajadores de aseo urbano de barrido, recolección, trasporte y disposición final en el país son responsables de mantener limpios los centros urbanos, más en estos momentos de emergencia sanitaria.

Sin embargo, denuncian en el documento que las autoridades tratan de desprestigiarlos. “Somos tratados como basura sin darse cuenta que las entidades de recojo de basura son la instituciones fundamentales y estratégicas en la lucha contra esta pandemia. Somos los trabajadores que recogemos la basura generada tanto en hospitales, laboratorios y centros COVID-19, arriesgando nuestra salud y la salud de nuestra familias todo esto con el fin de cuidar y precautelar la salud de la población en esta lucha contra este virus”.

Denuncian que quedaron en el desamparo y desprotección. “Las autoridades solo nos exprimen y piden que no paremos de trabajar. Nos amenazan con sanciones y despidos si lo hacemos, sin importarles que no tenemos protección, herramientas ni maquinaria para dar un buen servicio a la población”.

Señalan que la noticia de casos de trabajadores fallecidos e infectados no causó ningún efecto. “No se apiadan de los trabajadores de limpieza que deberían estar protegidos de pies a cabeza porque ellos son los que cuidan la salud de la población al barrer, fumigar, recoger la basura ya sea está infectada por coronavirus o no siendo remunerados con unos miserables sueldos haciendo que los trabajadores en aseo son los peores pagados en nuestro país”.

La Federación, que aglutina a 18 empresas de recojo de basura en los nueve departamentos, ve que los cambios de alcaldes o alcaldesas es un perjuicio porque dejan de asumir sus responsabilidades.   

Piden una ley que les garantice jubilación con el 100% de sus sueldos, un seguro de vida por el alto riesgo al que se exponen, ser parte de la Ley General del Trabajo. 

Los trabajadores del país reclamaron por la inacción de las autoridades que dejaron que “gente inescrupulosa destruya movilidades en el relleno de K’ara K’ara, en Cochabamba poniendo en riesgo a los compañeros de trabajo y más aún cuando estamos mendigando por equipos de transporte para cumplir con nuestro trabajo”.

Además requieren la compra de reactivos para que la totalidad de los trabajadores del país tengan las pruebas contra COVID, además de vacunas antivirales. Solicitaron la intervención del Defensor del Pueblo.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad