Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 14 de junio de 2024
  • Actualizado 21:42

Cochabamba recuerda su peor enero

Hoy se cumplen 14 años del día en que murieron tres personas tras la confrontación entre cochabambinos de la ciudad y del campo, al calor del pedido de renuncia de Manfred Reyes Villa.
Momentos violentos registrados en 2007. ARCHIVO
Momentos violentos registrados en 2007. ARCHIVO
Cochabamba recuerda su peor enero

Zozobra, un grado de violencia profundo desatado en las calles, centenares de heridos y la muerte de tres cochabambinos marcaron el 11 de enero de 2007, conocido como el “enero negro” de la historia.

Hoy, el departamento y el país rememoran 14 años de la jornada en que citadinos y campesinos se pusieron de lados diferentes para exponer una crisis social que trascendió las fronteras.

Los cochabambinos provenientes del campo, con hondas y piedras, embanderaron la exigencia de que renunciara el entonces prefecto Manfred Reyes Villa, quien había mostrado abiertamente su apoyo a la autonomía de Santa Cruz y alentado la posibilidad de que el valle siguiera el mismo curso.

Los citadinos, por su parte, munidos de bates y escudos, en lo que fue un “enfrentamiento entre compatriotas”, de acuerdo con lo citado un año después del suceso, en 2008, por la Agencia de Noticias Fides (ANF), adjudicándole la frase al abogado Cayo Salinas.

A 14 años del denominado 11-E y en plena crisis sanitaria, el aniversario no ha generado mayor repercusión en las redes sociales ni por parte de los actores políticos de la palestra nacional, a diferencia de algunas organizaciones como Colectivas al Sur, que dedicaron una publicación, a pocas horas de cumplirse la fecha.

“Un pueblo sin memoria está condenado a repetir su historia. Ni perdón ni olvido ¡Justicia!”, citó la entidad, acusando como responsables de la violencia a Reyes Villa, el Comité Cívico y Arturo Murillo, entre otros. Un video fuerte, que reflejó la violencia física exhibiendo a personas con sangre en el rostro, acompañó el post.

Los días que abrieron enero de 2007, grupos cocaleros y movimientos sociales arribaron a Cercado, con la intención de mostrar su descontento hacia la figura de Reyes Villa, quien en diciembre de 2006 había apoyado la autonomía cruceña e impulsado la probabilidad de desconocer el resultado de la consulta de ese año, cuando la población le dijo “no” a la autonomía en el valle.

La Central Obrera Departamental (COD) desarrolló un cabildo y una marcha, medidas que entraron en cuarto intermedio en el estreno de 2007.  Luego, la entonces Prefectura celebró lo que iba a ser el comienzo de una campaña para consultar nuevamente si la sociedad aceptaría el referéndum autonómico.

Los ánimos se caldearon aún más con las declaraciones de Reyes Villa. La vigilia se transformó en bloqueos y enfrentamientos ante los que la Policía se vio superada en número.

El 11 de enero fallecieron el cocalero Juan Tica Colque (arma de fuego) y Christian Urresti, de 17 años (ahorcado de manera violenta). Poco después pereció Luciano Colque, de 50 años.