Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 21 de octubre de 2021
  • Actualizado 07:09

OBTENDRÁN LÍQUIDO PARA RIEGO

Cliza apunta a declararse “libre de aguas servidas” y con reúso

En días recientes inauguraron una planta de tratamiento en Ucureña, y hay otras en diferentes zonas de ese municipio. Aguatuya implementó otras en Punata y Tolata.

Los asistentes durante la inauguración.       AGUATUYA
Los asistentes durante la inauguración. AGUATUYA
Cliza apunta a declararse “libre de aguas servidas” y con reúso

La falta de agua es un conflicto latente en diferentes zonas de Cochabamba, tanto para el consumo humano como para el riego. La solución pasa, en muchos casos, por la construcción de represas. Sin embargo, en municipios como Cliza, en el Valle Alto del departamento, también optaron por la reutilización, en este caso, de aguas residuales para convertirlas en el líquido para riego de cultivos.

Además de otras construidas antes en diferentes lugares de este municipio, en días recientes se inauguró una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) en la zona de Ucureña, con lo que este municipio está a poco de declararse “libre de aguas servidas”, porque se lograría tratar el 100% del líquido que llega por el sistema de alcantarillado.

La construcción de estas plantas se realizó con el apoyo de la Fundación Aguatuya, con cooperación de la Embajada de Suecia y en coordinación gobiernos municipales. Las plantas de tratamiento que se instalan en la región el Valle Alto de Cochabamba, además de otras zonas del país, son parte de un programa iniciado en 2018 y con duración hasta 2022; incluye a los municipios de Cliza, Tolata y Punata.

La planta de tratamiento de aguas residuales inaugurada en días anteriores en Ucureña, Cliza.

MÁS RECIENTE En días anteriores, se inauguró la planta instalada en Ucureña. Estuvieron presentes las autoridades municipales, de la Embajada de Suecia, autoridades de otros departamentos, ejecutivos de Misicuni y los sindicatos agrarios de la zona. Durante el acto, hubo reconocimientos, declaraciones de huéspedes ilustres y ambiente de festejo, con descubrimiento de plaqueta y ch’alla.

El director ejecutivo Fundación Aguatuya, Renato Montoya, informó que la planta construida en Ucureña, que ocupa menos espacio que otras, tuvo una inversión de 3.4 millones de bolivianos; fue financiado en un 70% por la Embajada de Suecia y 30% por el Gobierno Municipal de Cliza. La planta es para 8 mil habitantes en su capacidad máxima y, en la actualidad, Ucureña tiene alrededor de 3 mil.

En la inauguración se hizo una visita guiada. Los asistentes conocieron los cárcamos de bombeo y las estaciones de la planta de tratamiento, para conocer cómo el agua contaminada, que llega desde baños y cocinas, se convierte en agua cada vez más clara en cada etapa del proceso.

El técnico Antonio Becerra explicó que el tratamiento combina la tecnología aerobia con la anaerobia y que es la primera de este tipo que se inaugura en Bolivia.

“Consiste en tanques que funcionan a base de oxigenación. Esto permite un tratamiento más eficiente y no se necesita espacios grandes para la instalación. Se va a garantizar que el tratamiento primario y secundario sea eficiente. El agua que sale es apta para cultivos de tallo alto como el maíz, cuya producción es común en el Valle Alto”, detalló.

Explicó que hay residuos sólidos que llegan por las alcantarillas. Los tanques de la planta de Ucureña tienen tamices en la parte superior; es ahí donde se queda la basura que cae a contenedores instalados a un lado.

El embajador de Suecia en Bolivia, Nicolas Weeks, enfatizó que la escasez de agua se puede combatir tratando el líquido y devolviéndola para el uso para el riego de cultivos.

Aclaró que, ahora, corresponde a los cliceños el financiamiento para el mantenimiento de la planta.

“Cliza ha llegado a ser el municipio pionero con este sistema para aguas residuales. Ojalá que Cliza sirva de ejemplo para el resto del país”, expresó Weeks.

PARA EL RIEGO Montoya explicó que el agua que se obtenga luego del tratamiento en la planta será complementaria para el riego en época seca, considerado que en estas zonas el riego depende de las lluvias.

“Queremos que Cliza se convierta en modelo nacional”, dijo Montoya.

El jefe de la Cooperación de la Embajada de Suecia, Fredrik Uggla, resaltó que la reutilización de aguas residuales contribuye en la agricultura y mejorar el rendimiento por hectárea cultivada.

“Tenemos un doble festejo, no solo por la planta con tecnología innovadora, también porque hemos dado un paso adelante para que Cliza se convierta en el primer municipio que tiene casi el 100% de aguas residuales de su sistema de alcantarillado tratado. Ojalá que se repita la experiencia del municipio en el resto del país”.

El Director Ejecutivo de Aguatuya agregó que trabajan en la sostenibilidad de la planta con la participación en las comunidades, “porque se tiene que pagar una tarifa”.

“Con esta planta estamos cumpliendo uno de nuestros objetivos del programa, que tengamos un municipio modelo que trate el 100% de sus aguas residuales”.

El presidente del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado Sanitario de Ucureña, Eliodoro Lima, celebró el inicio la inauguración de esta planta. Recordó que en su zona el agua potable y el alcantarillado llegaron el año 2001.

El alcalde de Cliza, Juan Limbert Andia, resaltó que es una planta de última generación.

“Estamos cerca de que Cliza sea declarado libre de aguas servidas”, expresó.

La de Ucureña es la planta más reciente; existen otras anteriores. Entre todas permiten la atención al 100% de las aguas del sistema de aguas servidas.

SIN CONTAMINAR Montoya informó que el 64% (seis de cada 10) de la población de Cliza tiene conexión de alcantarillado, que produce aguas residuales y que, en la actualidad, ya no afectan a los ríos Cliza y Sulti, que “tarde o temprano” llegan hasta la represa de La Angostura.

La planta de tratamiento tiene reservorios en los que se puede almacenar el agua y, con el uso de bombas, se puede regar los campos. Pero, si los productores no requieren el agua, en época de lluvia, incluso se puede desviar el agua reservada a los ríos, porque estará “debidamente tratada”.

El objetivo de la implementación de estas plantas es el reúso de agua y la recuperación de nutrientes. El agua tratada es rica en nitrógeno, fósforo y potasio, “que son muy aptos para la agricultura, para el crecimiento de las plantas”.

En Cliza, hay plantas de tratamiento también en las zonas de Vila el Carmen, Surumi, Huasa Calle y San Isidro.

En algunos lugares ya se realizaba tratamiento primario, y los tanques fueron readecuados y se aumentaron procesos.

En otros municipios del Valle Alto funcionan plantas de tratamiento de aguas servidas desde hace años.

En Tolata opera desde 2016 y beneficia al 100% del centro urbano; tiene capacidad 3.500 personas habitantes.

En el municipio de Punata, la planta funciona desde 2018. Beneficia a todo el centro urbano, que corresponde a la mitad de la población punateña.

PLANTA DE LODOS En Cliza, en hogares donde no existe alcantarillado, se instalan cámaras sépticas. Para un correcto adecuado de este sistema, se requiere un servicio de recojo y evacuación adecuados. En esta planta también se puede generar fertilizantes.

Aguatuya coadyuvó con una planta piloto de lodos en Cliza, situada en la zona de Villa El Carmen.

El técnico Becerra explicó que también los lodos que se generan de la planta de tratamiento de aguas residuales se trasladarán luego a la planta de lodos.

Montoya dijo que lo que falta es transporte. Gestionan la compra de un carro cisterna.

“Esa planta está funcionando. Estamos llevando lodos de las plantas de tratamiento, pero con un cisterna alquilado. Estamos haciendo las primeras pruebas”, manifestó y acotó que coordinan con Proinpa, organización especialista es temas de fertilizantes.

Aguatuya trabaja además con proyectos de este tipo en Tarija, La Paz y Tarija.