Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 18 de mayo de 2022
  • Actualizado 22:23

EN DEPARTAMENTOS FRÍOS HAY MENOS REPORTES

Circula hepatitis viral en la Llajta, pero controlan casos en 5 días

El Pediátrico de Cochabamba atiende, en promedio, unos seis enfermos a la semana. Emiten recomendaciones para los padres de familia que tienen niños enfermos.
Una niña recibe una vacuna contra la hepatitis B.           25 HORAS
Una niña recibe una vacuna contra la hepatitis B. 25 HORAS
Circula hepatitis viral en la Llajta, pero controlan casos en 5 días

La hepatitis viral, de tipo A, circula en Cochabamba durante esta temporada, pero los casos son controlados hasta en cinco días.

El director del Pediátrico del departamento, Vladimir Rojas, explicó que esta enfermedad “tiene su ciclo de aparición en forma masiva, al igual que todos los virus”.

Ahora, por ejemplo, es temporada, pero, “luego desaparece y ya se acabó la epidemia de la hepatitis”.

La temperatura de cada departamento hace que varíe el comportamiento del virus. En el occidente boliviano, que es más frío, no hay muchos niños contagiados.

En el Pediátrico de Cochabamba registran hasta seis casos a la semana, pero todos los pacientes reciben atención extra hospitalaria, no requieren internación.

CUIDADOS Considerando que ahora este virus está en el medioambiente, en criterio de Rojas, hay la posibilidad de que los menores de edad lo cojan en la calle, por lo que no hay cuidados que sean suficientes.

Instó a no alarmarse, pues esta enfermedad viral se resuelve “espontáneamente”, como un resfriado. 

Remarcó que todos los niños responden bien al tratamiento, solo hay que hacerles un seguimiento.

CARACTERÍSTICAS La hepatitis es una inflamación del hígado. Su causa puede ser muy diversa: infecciosa (viral o bacteriana), inmunitaria (hepatitis autoinmune) o tóxica (alcohol, sustancias tóxicas o fármacos).

Este cuadro se puede confirmar a través de un examen de laboratorio de bilirrubina, amilasas y parcial de orina.

Además, Rojas dijo que hay al menos tres signos que alertan que un niño tiene esta enfermedad: orín oscuro, “como agua de té tinto”; las heces fecales se vuelven blancas, “como si fueran tiza”; y color amarillo en los ojos, entre otros.

TRATAMIENTO Recomendó a los padres que tienen niños con hepatitis que, mientras dure la enfermedad, eviten el consumo de alimentos con grasa, por ejemplo, yogur o huevo, e incrementen la ingesta de azúcar. “Hay que dejar que repose el hígado y no produzca bilis”.

Explicó que, si un niño come este tipo de alimentos, como no hay bilis para degradar las grasas, “comienza a vomitar”. Insistió en la dieta blanda y blanca, acompañada de líquido azucarado porque será la principal fuente de energía para el niño.

Aseguró que es mejor si el niño reposa y no asiste a su establecimiento educativo, no por evitar contagios, sino para que la recuperación sea más pronta.

Añadió que haciendo un buen tratamiento, que está centrado en la dieta e higiene, “en una semana a 10 días, el niño ya está bien”.

Si no cumplen con el tratamiento adecuado, pueden derivar en cirrosis hepática.

Una alerta mundial obliga a reforzar la vigilancia de este mal en Bolivia

Hay una alerta mundial por un tipo de hepatitis de origen desconocido que afecta a niños. Bolivia está reforzando la vigilancia epidemiológica.

Hasta hace poco, había cuatro menores de edad fallecidos con este mal y más de 230 infectados en el mundo.

De acuerdo con la BBC, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó algunas posibles teorías del origen de la enfermedad. Una de ellas es que podría tratarse de un adenovirus, del tipo 41, que ha sido detectado en gran parte de los casos.

Sin embargo, lo que desconcierta a los médicos es que este virus es responsable de afecciones respiratorias y no hepáticas, por lo que la OMS ha dejado claro que hasta ahora se trata solo de una hipótesis.

El organismo también recomendó a los países llevar a cabo una evaluación detallada de los contagiados para determinar el origen de esta dolencia.

SITUACIÓN El primer caso de esta enfermedad registrado en la región de América Latina ocurrió en Argentina.

De acuerdo con el comunicado entregado por la autoridad de sanidad de ese país, el paciente es un niño de ocho años que está internado en el Hospital de Niños de la ciudad de Rosario.