Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 04 de febrero de 2023
  • Actualizado 00:00

Censo de aves acuáticas registra 75 especies en últimos 3 años

En Cochabamba, los lugares de observación son las lagunas de Coña Coña, Alalay, Quenamari o Albarrancho y Cotapachi, todas en el Eje Metropolitano.

Flamencos en la laguna Alalay, en la ciudad de Cochabamba. ASBOR
Flamencos en la laguna Alalay, en la ciudad de Cochabamba. ASBOR
Censo de aves acuáticas registra 75 especies en últimos 3 años

Flamenco austral, suirirí piquirrojo, migrante boreal – playera pata amarilla, cigüeñuela, pato maicero, pato picazo, cerceta aliazul, correlimos de Baird, jabirú son solo parte de las 75 especies de aves acuáticas registradas entre 2018 y 2021 en Bolivia.

Esta cifra corresponde a los registros del programa del Censo Neotropical de Aves Acuáticas (CNAA), que se realiza dos veces cada año. Neotropical es el término que se utiliza para describir a la región que comprende desde México hasta la parte sur de Suramérica. Este 2021, en Bolivia visitaron 25 sitios en siete departamentos.

En el departamento de Cochabamba, los humedales de observación están en el Eje Metropolitano y son las lagunas de Coña Coña, Alalay, Quenamari o Albarrancho y Cotapachi.

El directivo de la Asociación Boliviana de Ornitología (ASBOR), Dennis Camacho, explicó que este censo es un programa de monitoreo de aves acuáticas a largo plazo. Se realiza anualmente en los meses de febrero y julio, que son los picos de época seca y época de lluvias, cuando hay mayor actividad migratoria de estas aves.

Bolivia participa de este programa desde 1995, pero su participación no fue continua; tampoco había censos en todos los departamentos. Desde 2018 ya existe presencia nacional.

“Tomamos datos de los hábitats y también de las especies, en particular, enfocadas en las especies de aves acuáticas o que dependen mucho del agua”.

Los registros permiten el detalle del estado de conservación de los hábitats o si tienen algún tipo de problemática, por ejemplo, con asentamientos ilegales, la basura o pérdidas desde el mismo hábitat.

Este año, la pandemia del coronavirus, COVID-19, la pandemia influyó en el desplazamiento, debido a las restricciones de movilidad en el país. Sin embargo, en Cochabamba, lograron la observación en cuatro humedales, los más accesibles en la región Metropolitana.

FLAMENCOS

Una de las especies más vistosas e identificables en zonas como la laguna Alalay, en la ciudad de Cochabamba, es el flamenco. Su vistoso plumaje rosado se distingue en la zona.

Los flamencos se alimentan a través de un filtro que tienen en el pico, de insectos, semillas y varios tipos de algas que se encuentran en el agua.

“Siempre están en la laguna Alalay. Estos flamencos son especies migratorias. En esta época de sequía, que corresponden al invierno austral es que se ven en mayor número. Estas aves vienen de lugares alejados como Chile”, describió Camacho.

Solo en este cuerpo de agua identificaron, en la actualidad, alrededor de 80 especies que tienen algún tipo de desplazamiento. Son migratorias, altitudinales, boreales (que dejan sus sitios de nidificación y recorren miles de kilómetros al sur durante el invierno boreal) y otras.

BIOINDICADORES

Aves como las gallaretas dependen enteramente de estos cuerpos de agua. Por tanto, estas especies funcionan también como bioindicadores del estado de salud de los humedales.

“Por ejemplo, hemos notado en estos últimos años que, como en el caso de los cormoranes, lamentablemente han ido mermando en número debido a la mortalidad de peces que se dio el año 2014; ya no se los puede encontrar en la laguna Alalay, han ido decreciendo las abundancias, al igual que las gallaretas”.

El ornitólogo Camacho explicó que esto es un indicador de que “algo malo está pasando” con los hábitats urbanos.

LO IDEAL

Las condiciones ideales para las aves acuáticas son las que tienen un término medio, equilibrado, de eutrofización, que hace referencia a la cantidad de nutrientes en el agua.

La eutrofización es un fenómeno de degradación.

En partes altas, como la cordillera, las aguas son más claras, debido a una menor cantidad de nutrientes.

Camacho expresó que la laguna Alalay está “en un estado hipereutrófico”. Ingresó tanta cantidad de nutrientes, que algunos organismos como plantas acuáticas y algas abundan e impiden el crecimiento de otros organismos, como los microinvertebrados.

Esta laguna requiere atención.

Este viernes, la Alcaldía de Cochabamba presentó una prueba piloto de biorremediación. El objetivo de esta prueba fue eliminar las cianobacterias que ocasionaron que se vaya la vida en la laguna y recomponer el oxígeno disuelto dentro del agua que actualmente es de 5 miligramos por litro, lo que impide la vida dentro de este espejo de agua.

Este proyecto inició hace tres meses con la recolección de dos muestras de la misma temporada por parte de la empresa Blue Planet. Una se obtuvo del lugar donde se hace la prueba piloto, uno de los puntos más complicados por el proceso de eutrofización; y la otra a 100 metros de esta.

Después de un periodo de estudio y trabajo, en la primera muestra se logró encontrar vida con la presencia de un par de insectos; y en la otra se evidenció la presencia de productos químicos. Además, se logró subir a 11.5 miligramos por litro de oxígeno disuelto, lo que permite la vida de peces.

AMENAZADAS La ASBOR

registró, en Bolivia, entre las especies amenazadas e importantes para conservación al zambullidor del Titicaca (Rollandia microptera); flamenco andino o parina grande (Phoenicoparrus andinus); flamenco de James, parina chica o chururu (Phoenicoparrus jamesi); gallareta gigante (Fulica gigantea); focha cornuda (Fulica cornuta); correlimos canelo (Calidris subruficollis) y correlimos batitú (Bartramia longicauda).

XI CONGRESO

Entre el 23 y el 27 de agosto se desarrollará el XI Congreso Nacional de Ornitología. Este año, debido a la situación de la pandemia, se realizará de manera virtual.

En el evento se tratarán temas relacionados con la conservación de aves y el aviturismo. Participarán expositores especialistas en diferentes temáticas.

Para mayores detalles del congreso o para conocer otras actividades de la ASBOR es posible seguirlos en sus cuentas de Facebook e Instagram, donde están como Asociación Boliviana de Ornitología.

En la actualidad, también realizan talleres referidos a la observación de aves y uso de aplicaciones como Merlín y eBird.

Entre los ornitólogos que hay en Cochabamba, se identifican profesionales biólogos y los amateurs, personas aficionadas a la observación de aves. Esta actividad, destacó Camacho, contribuye a la ciencia sin la necesidad de que sean expertos.

Existe un creciente interés en el turismo de naturaleza y también por apreciar lo natural.