Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 07 de mayo de 2021
  • Actualizado 16:03

Cementerio contratará 14 guardias para frenar cuatro tipos de robos

Hay un presupuesto de medio millón de bolivianos para ese servicio. Los antisociales hurtan, sobre todo, cuatro bienes: partes humanas, lápidas, adornos de cobre y floreros.

Dos personas usan una escalera para acomodar floreros del Cementerio General de Cochabamba. DICO SOLÍS
Dos personas usan una escalera para acomodar floreros del Cementerio General de Cochabamba. DICO SOLÍS
Cementerio contratará 14 guardias para frenar cuatro tipos de robos

El Cementerio General de Cochabamba se convirtió en presa fácil de “traficantes de huesos” e inhaladores de clefa. Estos antisociales penetran en el camposanto para hurtar al menos cuatro tipos de bienes: huesos humanos, lápidas, adornos de cobre y floreros.

“Existe una constante alerta de robo”, sentenció la Municipalidad de Cochabamba, en la sección de “antecedentes” de un Documento Base de Contratación (DBC).

Esta información fue colgada en el Sistema de Contrataciones Estatales (Sicoes), con el objetivo de convocar a empresas privadas de seguridad de Cochabamba a presentar sus propuestas para resguardar el camposanto. Hay medio millón de bolivianos para concretar la contratación de este servicio.

Si bien el cementerio tiene serenos, actualmente “son rebasados en número” por estos antisociales. La Municipalidad tiene identificados a los responsables de estas sustracciones: inhaladores de clefa y traficantes de huesos.

Los últimos son una amenaza mundial. En India, por ejemplo, esta es una industria “próspera”. Solo el año pasado 200 esqueletos humanos salieron de ese país hacia Nepal, Bangladés o China. “Algunos de ellos son utilizados en la producción de drogas afrodisíacas o rituales hindúes de magia negra”, de acuerdo con una publicación de El País.

En Camerún, los esqueletos humanos son vendidos en hasta 25 mil dólares.

En Cochabamba, se desconoce la finalidad o el movimiento económico que genera el tráfico de huesos, lo único concreto es que estos robos causan “enojo y malestar entre los familiares” que acuden a visitar a sus difuntos al cementerio.

DETALLES

Las autoridades locales quieren frenar esta situación con la contratación de 14 guardias de seguridad privados que reforzarán el trabajo de los actuales serenos.

El Gobierno Autónomo Municipal de Cochabamba prevé que el 25 de este mes se suscriba el contrato con este equipo.

Su trabajo será resguardar todo el Cementerio General de la ciudad de Cochabamba que tiene una superficie de más de 162.864 metros cuadrados.

Ese predio está dividido en 17 cuarteles (A, B, C, D, E, F, G, H, I, J, K, M,  N, Ñ, O, S, T) en los que están distribuidos los siguientes sectores: bloques de entierro y perpetuos, criptas, mausoleos, enterratorios individuales, sitios notables, lugares de indigentes, angelorio, neonatos y recién nacidos.

La Municipalidad requiere que el cuidado de ese espacio sea las 24 horas del día en dos turnos: de 7:30 a 18:00 y de 18:00 a 07:30 horas.

Tener una guardia privada es el principal objetivo que pretende concretar el camposanto este 2021. “La Administración del Cementerio General del Municipio, en afán de preservar y evitar que se profane a los difuntos, tiene dentro de sus principales prioridades, la contratación de los servicios (…)”.