Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 06 de diciembre de 2021
  • Actualizado 07:08

Caso Mochilas I cumplirá casi cuatro años sin instalación del juicio oral

El abogado del empresario procesado en este caso lamentó que las apelaciones, una decena presentada por la exautoridad, demoren la resolución del proceso.
José María leyes ingresando a una audiencia anterior, en el Tribunal de Justicia de Cochabamba. NOÉ PORTUGAL
José María Leyes ingresando a una audiencia anterior, en el Tribunal de Justicia de Cochabamba. NOÉ PORTUGAL
Caso Mochilas I cumplirá casi cuatro años sin instalación del juicio oral

El caso denominado Mochilas I, en el que el principal implicado es el exalcalde de Cochabamba José María Leyes, comenzó en abril de 2018 y el inicio de juicio está previsto recién para marzo de 2022, casi cuatro años después y con dudas debido a una decena de incidentes no resueltos.

Mochilas I fue denunciado en abril de 2018 por la entonces concejala del Movimiento Al Socialismo (MAS) Rocío Molina, por supuestas irregularidades en la adquisición de material escolar, y se constituyeron en querellantes la Alcaldía de Cochabamba y el Viceministerio de Transparencia. El empresario implicado en este proceso, Juan de Dios M., fue denunciado junto a su esposa, por presuntamente haberse favorecido con información privilegiada para la adjudicación de las 90 mil mochilas chinas antes de que se lance la licitación. El caso implicó a más de una decena de personas.

Desde la denuncia, solo Leyes presentó cerca de una veintena de incidentes, lo que causó que el proceso sea más lento.

Para el 16 de noviembre reciente se había fijado el inicio de juicio oral; pero, se suspendió para el 17 de marzo de 2022 a las 08:30 horas, según informó Henry Pinto, el abogado del empresario implicado en el caso.

Pinto manifestó que antes del juicio, Leyes presentó un memorial pidiendo que el Juzgado le certifique qué incidentes tiene pendientes.

De acuerdo con un informe del 5 de noviembre de este 2021 del Sistema de Registro Judicial (SIREJ), “existen 10 incidentes que fueron apelados”.

Se trata de un auto de Incidente de actividad procesal defectuosa del 10 de mayo de 2018, un auto de nulidad de notificación de imputación del 23 de julio de 2018, un auto de exclusión probatoria por defecto absoluto del 27 de julio de 2018 y un auto de exclusión probatoria del 22 de octubre del mismo año.

Además, corresponden a 2019 un auto de exclusión probatoria por defecto absoluto presentado el 18 de enero, otro del 22 de marzo, un auto de recusación del 3 de mayo, un auto de control jurisdiccional del 19 de junio, otro del 26 de junio y uno más del 27 de julio.

“Habiéndose interpuesto recurso de apelación incidental contra los 10 referidos autos (…), se ordena la remisión de los actuados pertinentes ante el Tribunal de Alzada”, expresa el documento.

El abogado Pinto cuestionó que estos temas continúen dilatando el juicio por Mochilas I.

“Si seguimos con la línea de que no hay juicio mientras no se sustancien esos incidentes, no va a haber juicio ni en dos años”.

Expresó que estos temas están en manos de los vocales. Acotó que en tanto no se hubiesen resuelto estos aspectos, no debía haberse fijado fecha para el inicio del juicio.

“Mientras no esté saneado todo lo que es la etapa preparatoria, no debería ni siquiera haber radicado antecedentes en el Tribunal”, afirmó.

Agregó que “son temas poco sustanciales, poco importantes”, pero que influyen en el avance del proceso.

Entretanto, la situación afecta, entre otros, a su defendido, el empresario.

“A nosotros nos interesa que se apure. Él (Juan de Dios M) sigue en el limbo, esperando que se ejecute el contrato; no se paga el contrato, no le dan nada. Sigue cautelado y demás”, expresó, y recordó que entre las medias impuestas contra su cliente está el arraigo, es decir que no puede salir del país; además existe una fianza y tienea obligación de presentarse ante la Fiscalía cada cierto tiempo.

Dijo que este no es el único caso que demora por apelaciones. El abogado lamentó que se haya convertido en una regla que dilata los juicios. Cuestionó que no se prioricen los casos de corrupción, como este.

Además, dijo que la fecha para el inicio de juicio en marzo no podrá cumplirse.

“La juez ha establecido que mientras no se resuelvan las apelaciones, no va a instalar el juicio. Solo nominalmente sería en marzo”.

Mientras, el exalcalde tiene otros procesos más por diferentes casos.