Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 28 de octubre de 2021
  • Actualizado 13:30

Casi la mitad de municipios del eje aún no da desayuno escolar

Colcapirhua, Sipe Sipe, Sacaba y Vinto concretaron este beneficio. Tres alcaldías prevén la distribución de raciones alimenticias entre abril y mayo. En Cercado los padres bloquean. 
Un estudiante de Quillacollo con los víveres que le entregaron en compensación a que en 2020 no recibió desayuno escolar. DICO SOLÍS
Un estudiante de Quillacollo con los víveres que le entregaron en compensación a que en 2020 no recibió desayuno escolar. DICO SOLÍS
Casi la mitad de municipios del eje aún no da desayuno escolar

Casi la mitad de municipios que conforman el Eje Metropolitano de Cochabamba aún no consolida la dotación del desayuno escolar. Hay más de 236 mil estudiantes afectados en Cercado, Quillacollo y Tiquipaya

Los tres municipios continúan en diligencias y proyectaron que la repartición de los alimentos será entre abril y mayo. Las labores educativas empezaron hace casi dos meses.

La población escolar más perjudicada es la de Cercado, porque allá, en promedio, se entregaban hasta 175 mil raciones diarias. Mientras que en Quillacollo hay más de 45 mil estudiantes que no reciben la alimentación complementaria y en Tiquipaya más de 16 mil.

CERCADO

Hay 175 mil estudiantes que van a clases y no meriendan. Los padres de familia de Cercado II determinaron bloquear el ingreso al botadero de K’ara K’ara exigiendo que las autoridades concreten este servicio.

El máximo representante de los padres de familia de la zona sur, Edson Claure, informó ayer que continuarán con esta medida de presión que con hoy ingresa al quinto día.

TIQUIPAYA

Este es otro municipio que aún no distribuye estos alimentos. Hay 16.262 estudiantes del valle y la cordillera de esa región que están pasando clases semipresenciales o virtuales sin recibir merienda.

El director de Igualdad de Oportunidades de esa Municipalidad, Sergio Muñoz, explicó que repartirán desde el segundo trimestre de esta gestión, es decir mayo de 2021.

Esta demora se debe a la “incertidumbre en el comportamiento de la pandemia”, explicó. No obstante, mencionó que consensuaron con los padres de familia de Tiquipaya para que acepten la dotación a partir de esa fecha.

Actualmente, esa Alcaldía está realizando las gestiones administrativas correspondientes para cumplir con ese beneficio desde el primer día hábil de mayo.

Invertirán más de 3.2 millones de bolivianos en la contratación de ese servicio, de acuerdo con una puntualización de Muñoz.

QUILLACOLLO

En este municipio aún no se concreta este beneficio. El director de Educación de la Alcaldía de Quillacollo, Eduardo Antezana, informó que actualmente están en proceso de adjudicación de las empresas que se encargarán de dotar las raciones a los escolares.

Proyectó que en la segunda semana de abril “podría iniciar” la repartición, considerando que las entidades interesadas en ofrecer este servicio ya están presentando documentación.

Aún no se definió si se compensará de alguna manera a los más de 45 mil escolares quillacolleños por los más de dos meses que no recibieron desayuno.

La autoridad justificó que esta demora se debió a la pandemia. Añadió que en ese municipio no hay manifestaciones por las raciones, como ocurre en Cercado, porque la Alcaldía trabaja de manera coordinada con los padres de familia, por ejemplo, los involucran en la definición del menú y otras actividades vinculadas.

CON DESAYUNO

A diferencia de esas tres alcaldías, hay cuatro de la metrópoli cochabambina que otorgan las raciones alimenticias a los escolares, aunque dos presentaron cierta demora en la repartición: Vinto y Sipe Sipe.

La alcaldesa de Sipe Sipe, María Heredia, informó que no entregaron la alimentación complementaria escolar desde el primer día de labores educativas de 2021. Reconoció que hubo una demora de algunas semanas.

La alcaldesa de Vinto, Julieta Alcócer, explicó que distribuyeron el desayuno una semana después del inicio de la gestión escolar 2021. Ese municipio invirtió más de seis millones de bolivianos.

Hay otros dos municipios que entregaron merienda “desde el primer día de clases”, el 3 de febrero de 2021: Sacaba y Colcapirhua.

SACABA

El secretario de Desarrollo Humano Integral de la Alcaldía de Sacaba, Ramiro Claros, informó que esto es resultado de una gestión realizada desde el año 2020.

Explicó que 43.500 estudiantes de esa región reciben estos alimentos y se invirtió más de 20 millones de bolivianos para garantizar el abastecimiento a lo largo de esta gestión.

Si bien los escolares están con la modalidad de clases virtual, semipresencial y presencial, contó que las autoridades municipales coordinaron con la Dirección Distrital y los padres de familia cómo sería la hermenéutica de repartición del desayuno.

En el caso de los estudiantes que no están yendo a los establecimientos educativos, fijaron ciertos días de la semana para que los padres de familia vayan a recoger las raciones. En los otros dos casos –presencial y semipresencial- la entrega es directa a los menores de edad.

COLCAPIRHUA

  Este municipio que está a 9 kilómetros de la ciudad de Cochabamba también reparte desayuno escolar desde el 3 de febrero.

El encargado de la Unidad de Educación de la Alcaldía, Germán Ríos, informó ayer que 12.350 estudiantes se benefician con raciones diarias.

Esa Municipalidad destinó cinco millones de bolivianos para consolidar este servicio este año, según Ríos.

Considerando que las clases son irregulares por el brote de coronavirus, la repartición es cada quincena.

Ríos explicó que elaboran un cronograma por cursos “para evitar aglomeraciones”. Además, los productos salen “debidamente fumigados” y bajo un protocolo estricto de bioseguridad, con el objetivo de evitar contagios.

Colcapirhua logró dotar las raciones desde el primer día de clases gracias a que la Unidad de Educación realizó las gestiones necesarias hasta con cuatro meses de anticipación al comienzo de clases. Ríos contó que realizaron una feria del desayuno y seleccionaron el menú con la comunidad educativa (profesores, estudiantes y padres de familia). 

Este trabajo antelado se realizó por la demora que a veces representan “los procedimientos que exigen las normas y cronogramas del Documento Base de Contratación (DBC) elevado al Sistema de Contratación Estatal (Sicoes)”.