Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 18 de septiembre de 2020
  • Actualizado 03:08

Casi la mitad de cochabambinos vive en alquiler y cada día 15 denuncian desalojo

La ley de alquileres está en el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP). Si no entra en vigencia, los inquilinos advirtieron con replegarse a casas de sus familiares o conocidos porque no pueden asumir sus deudas.

 

Panorama de las propiedades de la ciudad de Cochabamba. Archivo OPINIÓN
Panorama de las propiedades de la ciudad de Cochabamba. Archivo OPINIÓN
Casi la mitad de cochabambinos vive en alquiler y cada día 15 denuncian desalojo

Enfermos y en la calle. Una familia cochabambina contrajo COVID-19, entre ellos un bebé, a pesar de que estaban confinados en su habitación, el dueño de la casa en la que vivían en alquiler los echó.

El presidente de la Organización de Inquilinos de Cochabamba (Oinco), Aniceto Hinojosa, dijo que intervino e intentó frenar el desalojo denunciando a la Defensoría del Pueblo la situación que atraviesa esa familia. Ese caso es solo uno entre 15 que se conocen a diario en el departamento.

Hinojosa dijo que hay 180 mil familias que pagan alquiler en Cochabamba y todas están aguardando la promulgación de la Ley Excepcional de Arrendamiento, que ya fue sancionada por la Asamblea Legislativa hace más de un mes, el 30 de junio.

Explicó que, actualmente, esa normativa está estancada en el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) porque la Asociación de Propietarios de Bienes Inmuebles observó que su contenido vulnera los derechos humanos y “es discriminatoria”.

Si en los próximos días esa ley no es promulgada por la presidenta de Bolivia, Janine Áñez, Hinojosa advirtió que instruirán a todos los inquilinos que se replieguen a las viviendas de familiares o conocidos, debido a que la situación es insostenible. “El 47% de las personas cochabambinas está en déficit habitacional. Es un sector amplio”.

DENUNCIAS

Oinco informó que casi ningún propietario comprende la situación de los inquilinos y se dan modos para presionarlos. Últimamente, lo que hacen es cortarles los servicios básicos, el agua y la electricidad, para obligarlos a cumplir con la totalidad de la renta. Otros recurren al desalojo.

Para frenar el régimen de amenazas bajo el que viven, muchos optaron por vender los artículos que lograron hacerse con el tiempo, como sus electrodomésticos.

Oinco dijo que el accionar de algunos inquilinos es excesiva, considerando que el 90% de ellos está cometiendo defraudación fiscal, es decir, no emite facturas ni contratos, pero los inquilinos jamás denunciaron esa situación.

EJEMPLOS

Las redes sociales son usadas en esta cuarentena para compartir experiencias de acuerdos a los que se puede llegar entre los inquilinos y los dueños de casa.

Algunos usuarios que pagan alquiler indicaron que solo les están obligando a pagar los servicios básicos y les esperarán hasta que tengan ingresos para que cancelen la renta adeudada.

Hay casos en los que se acordó el pago de solo el 50%, sin esperar a que la ley entre en vigencia.

Otros arrendadores disminuyeron la cuota, pero en porcentaje menor y aseguraron que la mantendrán mientras dure la cuarentena.

Pero, abundan más los casos en los que se exige el pago total. Llamaron al diálogo entre las partes involucradas y, en lo posible, optar por alguna de las tres experiencias que ya se están dando en Cochabamba.