Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 25 de enero de 2022
  • Actualizado 09:07

Carretilleros afrontan la crisis llevando a bordo gente

Detrás de este trabajo “pesado” hay, incluso, personas de la tercera edad. Tienen tarifas desde cinco bolivianos.
Un hombre lleva a una comerciante y sus bolsas a bordo de su carretilla. DICO SOLÍS
Un hombre lleva a una comerciante y sus bolsas a bordo de su carretilla. DICO SOLÍS
Carretilleros afrontan la crisis llevando a bordo gente

La crisis económica que provocó la pandemia le pesa al sector carretillero. A cambio de unos pesos, estos trabajadores aceptan llevar cualquier carga, incluso personas.

Los meses más crudos de la pandemia, cuando regían cuarentenas estrictas, los mercados se vaciaron de clientes que dan empleo a los carretilleros.

Las personas que están detrás de este oficio, la mayoría provenientes de áreas rurales de Cochabamba, quedaron sin ingresos económicos.

Esta gestión, en la que la sociedad intenta retornar a una “nueva normalidad”, los carretilleros salieron otra vez a los centros de abasto de Cochabamba, aunque el movimiento económico “ya no es como antes”, “ya casi nadie te pide ayuda que se lo lleves sus bultos”.

Don Pedro, un hombre que bordea la tercera edad, y trabaja como carretillero hace “muchos años”, contó que en algunas ocasiones se ve obligado a llevar en su carretilla no solo mercadería o bolsas con compras de mercado, sino a gente, si es que se lo piden.

Supuestamente, esta oferta impulsa a que sus servicios sean contratados, sobre todo, por personas de la tercera edad que ya están “cansaditas” para recorrer La Cancha.

Los comerciantes comentaron que cada vez es más recurrente ver a los carretilleros llevando a personas.

La ventaja de este servicio, respecto a un taxi, por ejemplo, es que, gracias a la destreza de los cargadores que sortean el tráfico vehicular, el comercio ambulante y toda la “trancadera” que caracteriza a La Cancha, los clientes –con bolsas y todo- pueden llegar a su destino en tiempo récord.

COTIZACIÓN

Los carretilleros cobran entre 5 y 15 bolivianos por el transporte de bultos y personas, todo depende de la distancia y el peso.

La secretaria ejecutiva de la Federación Departamental de Gremiales, Artesanos, Comerciantes Minoristas, Vivanderos y Ramas Anexas de Cochabamba, Jenny Aquino, comentó a OPINIÓN que antes los carretilleros estaban aglutinados en una gran federación, pero ahora están divididos.

Hay algunas asociaciones de estos cargadores que tienen más de dos décadas de antigüedad, como la Asociación de Carretilleros de Cochabamba, cuya fundación data de marzo de 1998.