Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 30 de septiembre de 2022
  • Actualizado 22:52

EN FAVOR DE SECTORES VULNERABLES

Campaña “Pañuelos Blancos” continúa hoy y mañana

Durante el primer día se recolectó bolsas con alimentos que fueron trasladados en tres camionetas y un vehículo

 

Campaña “Pañuelos Blancos” continúa hoy y mañana

Un grupo de ciudadanos de Cochabamba impulsa la campaña denominada "Pañuelos Blancos" para recolectar alimentos en favor de sectores vulnerables, durante la cuarentena por el coronavirus, según comentó Fabiola Ponce, quien junto a su hermano Sergio y un grupo de amigos, asumieron este reto.

"Esta iniciativa nació en Santa Cruz y nosotros, en Cochabamba, tomamos la posta con la finalidad de colaborar a familias de escasos recursos que la están pasando mal en estos momentos", explicó.

La campaña tiene una duración de tres días. La primera jornada se recolectó, con ayuda de la Policía, FFAA y Migración, los voluntarios se desplazaron a lo largo de la avenida América, para recolectar alimentos, víveres y otros insumos que se distribuirán a los grupos vulnerables.

“Estamos muy contentos. En el primer día, las personas han respondido bien. Los alimentos que hemos recogido llenaron la carrocería de tres camionetas y el interior de un vehículo”, contó Sergio Ponce.

Una vez que concluya la campaña, todo lo recolectado será entregado al Banco de Alimentos, para su desinfección, clasificación y entrega a los más necesitados.

SÁBADO Y DOMINGO

Hoy, a las 14:30, el recorrido comenzará en la intersección de las avenidas Ayacucho y Heroínas, continuará por la primera hasta llegar a la Plaza de las Banderas, retornará por el Prado hasta la plazuela Colón para dirigirse hasta las avenidas Libertador Bolívar y Simón López, para concluir en el Cruce Taquiña.

El domingo también comenzará a las 14:30 en el condominio El Bosque, se dirigirá a lo largo de la avenida Circunvalación hasta la Melchor Urquidi, para culminar en las Lomas de Aranjuez.

Todas las personas que deseen ayudar pueden dejar una bolsa de víveres en la puerta de sus domicilios amarrado con un pañuelo blanco, para facilitar la recolección por parte de los encargados.