Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 04 de diciembre de 2021
  • Actualizado 01:31

DEPARTAMENTO DE COCHABAMBA

Cada día 5 personas son picadas por una víbora, araña o alacrán en Cochabamba

Los accidentes ponzoñosos y ofídicos en el país son frecuentes y pueden ser considerados como un problema de salud pública. En la ciudad, en la zona norte y Pacata ocurren la mayoría de las picaduras de escorpiones.
Cada día 5 personas son picadas por una víbora, araña o alacrán en Cochabamba

Todavía a medio despertar por la mañana, Ana María Mendoza se inclina sobre el lavamanos de su baño para lavarse con agua el rostro. Cuando está a punto de abrir la pila se da cuenta de la presencia de un escorpión que tiene la cola erguida presto para clavar su aguijón en caso de sentirse amenazado. Rápidamente, se aleja y evita la picadura.

Este tipo de situaciones no siempre llegan a este desenlace. En Cochabamba, los centros médicos de salud y el hospital Viedma reciben un promedio de cuatro casos de personas que sufrieron accidentes con animales ponzoñosos, siendo los más frecuentes los ocasionados por arañas y alacranes.

Cada semana el Servicio Departamental de Salud (SEDES) prepara un boletín de la semana epidemiológica correspondiente, en el que se registran los casos de varias enfermedades o problemas de salud pública que se atienden en los centros de salud de Cochabamba.

En el último reporte se tiene el dato consolidado que durante estos cinco meses hubo 213 casos de accidentes con animales ponzoñosos y 600 con ofidios venenosos.

Esto equivale a que, este año, un promedio de cinco personas cada día han sido picadas o mordidas por serpientes venenosas y animales ponzoñosos, especialmente, arañas (viuda negra y de jardín) y alacranes o escorpiones, y que han requerido una atención médica.

Este tipo de accidentes se refiere al conjunto de signos y síntomas resultantes de la inoculación accidental de sustancias venenosas en una persona, producto de la mordedura de una serpiente o un animal ponzoñoso, que puede causar daños a tejidos y órganos e incluso causa la muerte.

Ramiro Cadima Omonte, toxicólogo del hospital Viedma, quien tiene más de 20 años de experiencia en la atención de este tipo de accidentes, explica que estos animales tienen una ponzoña como mecanismo de defensa y que utilizan el veneno para atacar a sus enemigos.

La peligrosidad de los accidentes depende de la variedad del animal y de la cantidad de veneno que inocula a una persona. Por eso, es importante -explica el especialista- reconocer el tipo de serpiente, araña o escorpión que causó la picadura o mordedura

En el caso de los arácnidos, las especies Latrodectus mactans (viuda negra) y Latrodectus curacaviensis (viuda negra con mancha roja en la panza) son las causantes de la mayoría de las picaduras en Cochabamba, que provocan un dolor intenso debido a que su veneno tiene neurotoxinas.

La Loxosceles laeta (araña del rincón) es la causante de picaduras, especialmente en poblaciones del Valle Alto, como Mizque, Sacabamba y Punata, que requieren tratamiento médico.

“Este año he atendido varios casos de este tipo de picadura. Esta araña provoca sangrado y la herida tarda en cicatrizar. Pero no es letal”, sostiene Cadima, a tiempo de recordar a unos niños que tuvieron que estar internados tres días en el hospital Albina Patiño, con varios síntomas como sudoración excesiva, a consecuencia de la picadura de este arácnido.

Sobre las picaduras de los alacranes, explicó que la mayoría de estos accidentes ponzoñosos ocurre en la zona norte de la ciudad y en Pacata, dado que es un sector pedregoso y en altura.

El médico explicó que los escorpiones no pican si no se los molesta o se sienten atacados. “Con la urbanización de esos sectores, los humanos se han apoderado del hábitat de estos animales y ellos han aprendido a convivir con nosotros”, añade.

Por eso, las personas que viven por esos barrios deben tener cuidado y revisar al interior de su domicilio para no pisar o tocar a un posible alacrán que esté oculto.

ACCIDENTES OFÍDICOS

Los accidentes ofídicos ocurren principalmente en el Trópico y el Cono Sur de Cochabamba, algunos con complicaciones de gravedad. Según el boletín del SEDES, en estos cinco meses, se registraron 213 casos de mordeduras de serpientes.

Cadima cuenta que las mordeduras más comunes en el trópico son de las especies Bothrops y Crótalos. Mientras que, en el Cono Sur, hay mayor incidencia de picaduras de Lachesis (cascabel).

“Dependiendo el tipo de reacción y de la mordedura reconozco qué especie es la causante y aplicó los sueros antiofídicos que son elaborados por el Instituto Nacional de Laboratorios (Inlasa) para neutralizar el veneno en el cuerpo de la persona”, añade.

Cuando una persona es mordida por una serpiente se debe tomar comenzar el tratamiento antes de las seis horas de la picadura para evitar complicaciones más severas y secuelas, concluyó

Cómo prevenir picaduras de arañas y alacranes

·         No caminar descalzo.

·         Sacudir la ropa antes de vestirse y revisar los zapatos antes de ponérselos.

·         Evitar que la ropa de cama entre en contacto con el piso.

·         Separar las camas de la pared.

Observar el piso del baño antes de bañarse.

Utilizar tapones en los desagües de la cocina, baños y lavanderías de ropa.

No introducir las manos en lugares donde no se pueda ver que hay dentro o detrás.

Mantener limpio y ordenado el interior de tu hogar.

Reparar las fisuras de las paredes, revisar los zócalos de madera.

Usar guantes para mover piedras, macetas y otros elementos durante una limpieza en el jardín.

Primeros auxilios en caso de picadura de serpiente

·         Mantener en reposo a la persona mordida y darle abundante líquido.

·         Registrar la hora del accidente.

·         Lavar la herida con agua y jabón.

·         En el caso de picadura por arañas y/o escorpiones colocar hielo.

·         No aplicar torniquetes, ni cortar la herida, menos succiones con la boca.

·         Inmovilizar la parte afectada con un entabillado u otros métodos.

·         Mantener al accidentado tranquilo y transportarlo al centro de salud o al hospital más cercano.