Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 15 de abril de 2021
  • Actualizado 03:10

Burdeles ampliarán horarios tras disposiciones de COED

Estos espacios operan con normalidad desde diciembre de 2020. Las trabajadoras sexuales presentan pruebas COVID negativas cada mes.

Una trabajadora sexual ingresa a un burdel que está al sur de la ciudad. DICO SOLÍS
Una trabajadora sexual ingresa a un burdel que está al sur de la ciudad. DICO SOLÍS
Burdeles ampliarán horarios tras disposiciones de COED

La flexibilización de la cuarentena motivó a que los burdeles de Cochabamba analicen ampliar sus horarios de atención.

“Hace tiempo los lenocinios están funcionando en el departamento”, de acuerdo con información proporcionada por Verónica Lino, la presidenta de la Organización Warmi, que aglutina a trabajadoras sexuales de Cochabamba.

Lino explicó que la apertura de burdeles fue un logro obtenido en diciembre de 2020, cuando el sector realizó una protesta en las calles de la ciudad, exigiendo el derecho al trabajo. “El 4 de diciembre empezó a atender el centro de salud con su médico a las chicas y el 10 de diciembre abrieron (los prostíbulos), especialmente, en la zona sur”.

Desde que reactivaron los controles sanitarios, acudieron trabajadoras sexuales del norte y sur de la ciudad.

Contó que en la actualidad las meretrices tienen sus chequeos sanitarios al día y “sus cartones sellados”, por lo que su trabajo durante estos últimos meses de pandemia no puede considerarse clandestino.

El único problema que enfrentan las trabajadoras sexuales es el horario que, según dijeron, posiblemente se amplíe gracias a que las autoridades sanitarias autorizaron la circulación de lunes a domingo, de 05:00 a 24:00 horas. 

El objetivo, tras esta flexibilización, es retornar a la agenda “habitual”, de 19:00 a 24:00 horas.

Actualmente, los lenocinios de Cochabamba están abriendo a las 15:00 hasta las 20:00, sin embargo, los clientes “no pueden llegar”.

Lino explicó que los hombres trabajan en el día y cuando llegan al burdel, las chicas ya están alistándose para irse.

Por las tardes, están vacíos, la presencia de clientes se redujo en más del 50%.

PROTOCOLO

Contó que las trabajadoras sexuales aplican un estricto protocolo para evitar contagios con coronavirus. El más importante es que las trabajadoras sexuales tienen que presentar cada mes una prueba negativa de coronavirus.

Al margen de esto, los clientes ingresan por turnos de a 10, para evitar las aglomeraciones.

Además, las mujeres y hombres están obligados a usar barbijos y portar alcohol en gel.