Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 15 de agosto de 2020
  • Actualizado 04:15

Brigadistas que buscan casos COVID-19 reciben desde agradecimiento hasta golpes con palos

Los 60 grupos ejecutan en plan de rastrillaje en la ciudad. Muchas casas no son abiertas y la gente cree que los voluntarios llevan el virus a las zonas.

Dos brigadistas toman la temperatura a una persona en una casa de la avenida 6 de Agosto, en Cochabamba. DICO SOLÍS
Dos brigadistas toman la temperatura a una persona en una casa de la avenida 6 de Agosto, en Cochabamba. DICO SOLÍS
Brigadistas que buscan casos COVID-19 reciben desde agradecimiento hasta golpes con palos

Sofi Rocha y su compañera fueron rodeadas por un grupo de comunarios de K’ara K’ara, de la zona sur de Cochabamba, con tono de advertencia. No entendieron que la intención de las jóvenes brigadistas era detectar casos de coronavirus para que estos empiecen a ser tratados y aliviados.

Del grupo sobresalieron personas adultas mayores, casi ancianas, quienes empezaron a golpearlas con palos y amenazar con piedras. La tensión subió y ambas tuvieron que salir del grupo corriendo porque sintieron que corrían peligro.

“Nos sorprendió que personas mayores, adultas mayores, nos golpearan con palos y amenazaran con piedras. Un comunario nos protegió y salimos corriendo hasta el auto que habíamos dejado a dos cuadras y media”.

Sofi y su compañera son parte de las 60 brigadas de voluntarios que recorren las calles desde hace tres días en busca de casos de COVID-19. Cada brigada está compuesta por dos personas y son parte de los 120 brigadistas médicos, enfermeras, universitarios y estudiantes que realizan rastrillaje.

Sofi dijo que el miércoles llegaron hasta la zona de K’ara K’ara aproximadamente a las 18.30 y se encontraron que se desarrollaba en la zona una asamblea. “Al principio nos trataron bien. Nos acercamos a los dirigentes quienes incluso me dieron un megáfono para explicarles. Pero a nuestro alrededor se fue haciendo como una miniasamblea y aparentemente no les gustó a los líderes del grupo. “Un dirigente se molestó y ahí empieza la agresión física y verbal”.

En K’ara K’ara, desde hace cinco días realizan un bloqueo en el ingreso al botadero de basura por distintas demandas.

La voluntaria dijo que en los tres días que recorrieron las calles de la ciudad encontraron reacciones diversas de la gente. Hubo personas agradecidas y otras que no les abrieron ni las puertas.

“Este viernes por ejemplo, de 30 casas que una brigada debía visitar 20 no abrieron sus puertas. Creen que les estamos llevando el virus a sus casas. Ignoran que nosotros nos desinfectamos al salir, durante el recorrido y al terminar”.

Pero también resalta a las personas que con mucha educación les esperan en la puerta y ayudan con la información.

Sofi es además representante de los voluntarios y explicó que están organizados alrededor de un centro de salud del que dependen y a donde entregan las cartillas de salud que llenan con la información de la gente. Los datos ya alertan si hay síntomas o casos positivos.

CIERRAN PUERTAS La situación de la brigadista Fernanda Mérida no es diferente. En sus recurridos encontraron dificultad sobre todo con dirigentes vecinales que ponen obstáculos. “La gente no entiende lo riesgoso de la enfermedad. Hemos encontrado zonas donde están haciendo vida normal. Pasean sin barbijo y luego recién buscan ayuda cuando ya es tarde y los médicos no puede hacer nada porque no tienen insumos”.

En su recorrido encontró a toda una familia contagiada y que ya se había practicado una prueba rápida. “La madre, el padre, el sobrino y un hijo deben ser aislados”.

También le impactó una mujer que tras abrir la puerta y verlas les dio un portazo señalando que eran quienes llevaban el virus a las casas.

Advirtió que las personas, presumiblemente por desinformación o temor a ser marginados por los vecinos, ocultan a sus enfermos.

DATOS En la zona de Sarcobamba, los voluntarios visitaron 295 hogares, encontraron 42 casos sospechosos, 11 casos COVID-19 positivos.

En la Chimba recorrieron 385 hogares, hallaron 17 casos sospechosos, dos casos COVID-19 positivo; en Pacata el rastrillaje se hizo en 363 hogares aproximadamente; 33 casos sospechosos; tres  casos confirmados; en Temporal llegaron a 273 hogares; 30 casos posibles; cinco comprobados.