Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 03 de diciembre de 2021
  • Actualizado 06:48

Brigadas de rastrillaje buscan bajar decesos y reducir pedidos de atención médica por COVID-19

El ministro de Defensa, Fernando López, pidió el apoyo de los dirigentes para que los vecinos abran sus puertas a los brigadistas. 
Brigadas de Cochabamba, antes del rastrillaje en la zona sur. ABI
Presentación de las brigadas de rastrillaje médico organizadas por la Alcaldía y las Fuerzas Armadas. GAMC
Brigadas de rastrillaje buscan bajar decesos y reducir pedidos de atención médica por COVID-19
Las brigadas médicas de rastrillaje que inician su trabajo hoy junto al Ejército buscan que al detectar casos positivos y sospechosos de COVID-19, en domicilios, se reduzcan los fallecimientos por la enfermedad y que disminuya el pedido de atención médica en los hospitales, informó el ministro de Defensa, Fernando López. Este trabajo se inicia hoy conjuntamente con el Servicio Departamental de Salud (SEDES) y la Alcaldía de Cochabamba.

“Lo que se está haciendo hoy no es un invento ni una improvisación. En el Beni se hizo este ejercicio con asesoría de expertos de la Organización Mundial y Panamericana de la Salud (OMS/OPS) y viendo otros casos de éxito en el mundo. Los resultados que venimos a buscar son los mismos que hoy presenta el SEDES del Beni: dos días sin fallecidos y 50 a 60% menos de pedidos de atención en los hospitales. Necesitamos cambiar la estrategia, como se hizo en la sala situacional, y en lugar de esperar al coronavirus lo vamos a atacar (…)”.

Pidió a los dirigentes apoyo para que la gente abra las puertas de sus casas porque el objetivo es salvar vidas. Insistió en que las brigadas no dejarán de insistir en zonas como K’ara K’ara y reiteró el pedido de dejar de lado los intereses y las pugnas políticas porque las brigadas tienen un objetivo superior.

“Los brigadistas están arriesgando su vida por ir casa por casa y les pedimos que nos abran las puertas porque es la única forma de saber si hay sintomáticos o cuántos enfermos. Están yendo con kits de medicamentos (…). Los soldados, hace meses que intentan hacer entender que lo más importante es usar barbijo y lavarse las manos, pero en la situación en la que está Cochabamba necesitamos hacer más equipo que nunca y estamos acá para eso, para colaborar y apoyarnos, no hay otra manera. En Beni (la situación) era terrible y hoy le tocó a Cochabamba (…) Venimos desarmados de cualquier teoría política, (…) ¿qué política se hará cuando la gente se muera?”.

La expectativa es que al menos en 15 días se pueda lograr resultados y pidió apoyo de la población para estar menos tiempo con restricciones.

El alcalde José María Leyes, en la misma línea, lamentó los ataques “entre cochabambinos” y dijo que no responderá a críticas, provocaciones ni procesos para dedicarse a trabajar.

Esta semana surgió una nueva denuncia en su contra por presunta corrupción en la compra de barbijos. Por otra parte, el vicepresidente del Concejo Municipal, Joel Flores, denunció que se halló canastas familiares no entregadas, a lo que Leyes respondió hoy que son 2.000 o 3.000 que no se pudo entregar por el conflicto en K’ara K’ara. “Él es cercano, coordina (con los “autoconvocados”), quizás el puede garantizar que se entre a esas zonas y entregar. No podemos arriesgar la vida de los funcionarios, le pido que garantice su vida y que venga a ayudarnos con las brigadas”.

Hasta el lunes 7 de julio, el Ministerio de Salud reportó 4.492 casos confirmados de COVID-19 en Cochabamba.