Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 03 de diciembre de 2021
  • Actualizado 06:57

Los bosques quemados, un panorama desolador

Quewiñas ardieron en el Parque Tunari, en 2019. Dico Solís
Quewiñas arden en el Parque Tunari. Dico Solís
Los bosques quemados, un panorama desolador

Una superficie ennegrecida se observa al ingresar al área protegida, por Tirani. Árboles de eucalipto y pinos se quemaron en el incendio del Parque Tunari. 

El fuego alcanzó la copa (parte alta) de los árboles y superó los cinco metros de altura. 

Un similar panorama se vio en la comunidad de Andrada. Las mismas especies se consumían en un cañadón, un cauce profundo entre la serranía, de difícil acceso. Los voluntarios no pudieron ingresar a esa zona y fue precisamente dónde las aeronaves realizaron sus descargas de agua. 

Daños

El Sernap indicó que evaluarán los daños en flora y fauna, desde esta jornada, tras el incendio que consumió varias hectáreas, desde el domingo. 

A lo lejos se escuchaba cómo el fuego avanzaba y consumía las plantas. Las hojas se quemaban y se oía un sonido similar a cuando revientan las pipocas.

El director interino del Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap), Alberto Terrazas, manifestó que aún no cuantificaron los daños, pero comentó que muchos eucaliptos y pinos no tienen la posibilidad de recuperarse. 

Indicó que se tratan de especies que tienen más de 50 años. 

El gobernador de Cochabamba, Iván Canelas, anunció que realizarán la reforestación del Parque con al menos 400 soldados de las Fuerzas Armadas, en cuanto inicie la época de lluvias. 

En el Tunari hay más de 300 especies florales. En este siniestro, se perdieron pinos, eucaliptos, quewiñas y pajonales. 

El biólogo Milton Fernández explicó que algunas especies de árboles mueren y otras suelen recuperarse, dependiendo de la magnitud de los incendios, el daño al tronco y la edad. “Es necesario que transcurran entre dos y tres años, y eso, además dependerá de la existencia o no de lluvia”.