Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 12 de abril de 2021
  • Actualizado 22:17

La basura inunda vías y un área deportiva en Quillacollo

Las autoridades informaron que una parte del parque automotor está parado y que faltan recursos para renovar vehículos a cargo del recojo de residuos sólidos.
La cancha deportiva con la basura en el sector, en Quillacollo. DICO SOLÍS
La cancha deportiva con la basura en el sector, en Quillacollo. DICO SOLÍS
La basura inunda vías y un área deportiva en Quillacollo

Un carro basurero pasaba de este a oeste, hace pocos días, por la avenida Ferroviaria, en el sur de Quillacollo, y en las esquinas los vecinos entregaban bolsas con residuos sólidos. Sin embargo, en la vereda del frente, la basura inundaba una cancha deportiva, exponiendo la imagen de un botadero a cielo abierto.

Los residuos inundan ese sector del municipio quillacolleño. Las autoridades explican que los problemas son el mal estado de los vehículos dispuestos para el recojo; la falta de recursos económicos para renovar el parque automotor de la Empresa Municipal de Aseo de Quillacollo (EMAQ), que depende de la secretaría Técnica de la Alcaldía; y, además, por la mala educación de gente que lleva su basura hasta esa zona.

Solo en ese sector, final sur de la avenida Ferroviaria, hay llantas, plástico, colchones y todo tipo de basura que se mezcla con la hierba crecida en esas áreas. Incluso ya ocupa un campo deportivo. De la cancha de básquet del barrio, solo queda a la vista parte del piso de cemento y los viejos tableros, ambos sin aros, y con madera envejecida. La señalización vial también expone un letrero de zona escolar.

El concejal quilacolleño René Fernández lamentó que del parque automotor dispuesto para el recojo de basura en los barrios, la mitad no está operando, “porque en los dos últimos años no se hizo trabajo de mantenimiento y reparación”.

“Por falta de unos pesos, las máquinas están paradas”, cuestionó.

En octubre hubo una inspección. Entonces, detalló el concejal, la maquinaria estaba en el taller, sin reparación. Además, se evidenció que el único tractor oruga que permite enterrar la basura y taparla con tierra en el relleno sanitario de Cotapachi, no funciona “desde febrero”. De vez en cuando, se utiliza otra oruga, pero es la que se usa también pata el mantenimiento de calles y vías vecinales.

En la zona de disposición de basura, es necesaria una volqueta, un tractor que carga tierra a la misma y el tracto oruga para expandir la tierra y cubrir los residuos sólidos. “Pero, ninguno de los tres está funcionando”.

La autoridad dijo que en Cotapachi, la basura está a la intemperie y en cantidades sobredimensionadas con relación a la capacidad del relleno. “Era un relleno, hoy es un botadero”, dijo y acotó que ni siquiera existe el manejo adecuado con los residuos médicos.

Por otro lado, las chimeneas que sirven para quemar los gases que genera la basura, estarían tapadas, por lo que, si se registrara un incendio, sería grave. Es necesario habilitar otra celda. Además, los lixiviados, los líquidos que genera la basura en descomposición estarían filtrando por distintos lugares.

En Quillacollo se genera cada día alrededor de 100 toneladas de basura. “Es poco, pero la basura empieza aparecer en las calles, en la orilla de los ríos”.

El concejal sugirió reparar pronto los equipos o, si no hay remedio, comprar otros.

Por su lado, el director de la EMAQ, Ramiro Fernández, explicó que “muchos de los camiones han cumplido su vida útil, ingresan a mantenimiento de manera frecuente y, lamentablemente, no existen otras unidades para cubrir”.

En la actualidad, dijo, hay dos vehículos que ingresaron a mantenimiento y, por eso, muchas veces no salen a cubrir su ruta de recojo de residuos sólidos de los barrios.

“De todos modos, hacemos campañas de limpieza con las maquinarias de Obras Públicas. Tenemos un grupo que va levantando de esas zonas, que se generan de manera irregular, porque no están autorizados para que ahí se eche basura”, manifestó y acotó que verán acciones para el retiro de la basura.

Respecto a reponer o comprar nuevos vehículos, el Director de la EMAQ dijo que todo pasa por un tema de recursos económicos. Lamentó que la pandemia haya azotado a los municipios y que los recursos que captan sean insuficientes.

En la actualidad, las autoridades municipales ya cumplen últimos meses de gestión. Sin embargo, expresó que se prevé la compra de retroexcavadora, para poder paliar “en algo” las deficiencias de maquinaria pesada, principalmente para seguir con los trabajos de cierre en el relleno de Cotapachi.

LA GENTE

Ambas autoridades coinciden, además, en cuestionar el accionar de algunos ciudadanos, que dejan su basura en lugares como este. “La población tampoco tiene conciencia. No espera hasta que llegue el carro basurero, sino que la botan donde mejor ven conveniente (…). En las calles más abandonadas, más vacías, la gente es totalmente inescrupulosa, y hay falta de cariño a su ciudad”, dijo el concejal.

“La gente, lamentablemente, aprovechando que esas calles son silenciosas y oscuras, deposita su basura. También por el sector de la terminal hemos tenido siempre ese problema”, sostuvo por su lado, el Director de la EMAQ.