Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 12 de abril de 2021
  • Actualizado 01:47

Basura en calles vinteñas supera el medio millar de toneladas

La Alcaldía solicitó que el botadero municipal amplíe el plazo de recepción de desechos por seis meses más, pero los comunarios que están próximos a ese espacio piden su cierre.
Una mujer camina con sus hijos cerca de un cúmulo de basura. DICO SOLÍS
Una mujer camina con sus hijos cerca de un cúmulo de basura. DICO SOLÍS
Basura en calles vinteñas supera el medio millar de toneladas

Las calles de Vinto está abarrotadas de basura. Hay focos de contaminación en espacios públicos y privados. Se calcula que la población convive en medio de más de medio millar de toneladas de desechos hace un mes.

La acumulación de basura en ese municipio que está a 17 kilómetros de la ciudad de Cochabamba es descomunal. Los desperdicios alcanzaron proporciones que superan el metro de alto.

Lo más grave es que toda esa suciedad está próxima a centros de abasto y otras áreas públicas de alta concurrencia. La gente debe sortear los desperdicios que a veces son dispersados a las vías públicas por el viento o los perros.

El municipio metropolitano atraviesa esta situación desde el mes pasado, cuando los comunarios de Cuturipa, donde está el botadero vinteño, se opusieron al ingreso de carros basureros, debido a la demora en el cierre técnico de ese espacio.

Frente a la acumulación de basura, las autoridades de Vinto sostuvieron una reunión en la que informaron que agotaron todos los medios para consensuar que la gente de Cuturipa permita el paso de basura al menos por seis meses más. Dejaron la problemática en manos de la población.

“Se pide a los representantes de distintos distritos, en especial el apoyo de los representantes de las Organizaciones Territoriales de Base del distrito central de este municipio gestionar un diálogo con el sector de Cuturipa”.

Supuestamente, si Cuturipa permite la apertura del vertedero por medio año más, la Alcaldía de Vinto realizará las “tratativas y solución para la basura acumulada” y la que se genere a futuro.

No obstante, hasta ahora, no hubo acuerdo. El servicio de recojo de desechos es irregular y la gente prefiere asegurarse dejando sus desechos en las calles.

Se prevé la intervención de autoridades departamentales en este conflicto que casi data de un mes.

Esta situación pone en riesgo la salud de la población que ya está lidiando con la pandemia.