Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 31 de octubre de 2020
  • Actualizado 03:50

Baja la demanda de medicamentos y  farmacéuticos atribuyen a 3 factores

Las personas dejaron de comprar, incluso, medicinas preventivas. El consumo de plantas medicinales es una de las causas.
Atención en una farmacia de la ciudad: Archivo OPINIÓN
Atención en una farmacia de la ciudad: Archivo OPINIÓN
Baja la demanda de medicamentos y  farmacéuticos atribuyen a 3 factores

a no hay filas en farmacias de Cochabamba. La demanda de medicinas disminuyó en agosto debido a tres causas.

La farmacéutica Mariel Galindo, bioquímica y propietaria de una droguería en la zona sur del municipio, informó que esta situación se da hace al menos tres semanas.

Una de las razones, en su criterio, es que la gente está optando por tratar el coronavirus con remedios naturales.

En esta inclinación tuvo un rol fundamental el Gobierno Autónomo Departamental, que promovió un encuentro de especialistas en herbolaria que difundieron las propiedades de una serie de plantas para tratar la sintomatología del COVID. Muchas de esas hierbas y sus modos de uso eran desconocidos por la población.

Por otro lado, Galindo señaló al dióxido de cloro como la segunda causa de la disminución de la demanda de fármacos.

En lugar de comprar medicamentos para tratar la sintomatología del COVID-19, la gente optó por este compuesto y, especialmente en julio, se volcaron a las farmacias a buscarlo. Algunos, incluso, lo consumieron sin estar enfermos, sino de forma preventiva.

Finalmente, una tercera causa de esta situación es la crisis económica. Tras el brote de COVID-19, se determinó una cuarentena que puso en pausa muchas actividades económicas. La gente se quedó sin los ingresos económicos suficientes para costear un tratamiento farmacéutico.

El costo de ciertos medicamentos para tratar síntomas del COVID-19 era accesible antes de la pandemia. Durante el auge de casos, los precios se dispararon y, algunos, empezaron a escasear. Lo poco que se podía conseguir era con sobreprecio.

Pero, ahora, la gente ya no frecuenta las farmacias. No compran, inclusive, de aquellos medicamentos recomendados para prevenir el virus, por ejemplo, las vitaminas (C y D) y suplementos que refuerzan el sistema inmunológico.

NORMALIDAD

Galindo explicó que ahora la normalidad casi retorna a las farmacias, muchas ya disponen de los medicamentos que antes escaseaban y los precios se normalizaron.

En caso de que se dé un rebrote, como advirtieron las autoridades, Galindo considera que el sector farmacéutico está preparado para atender la demanda.