Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 20 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:04

CRISIS HÍDRICA

Azotes de la sequía: 13 hitos, de la primera emergencia al bombardeo

Son cuatro meses de afectación debido a la falta de agua para consumo humano, para el ganado y el riego en el departamento.
Una productora con su ganado a orillas de una laguna seca en Vacas. / DICO SOLÍS
Una productora con su ganado a orillas de una laguna seca en Vacas. / DICO SOLÍS
Azotes de la sequía: 13 hitos, de la primera emergencia al bombardeo

La falta de agua en el departamento de Cochabamba tiene a más de una treintena de municipios en emergencia o desastre.

A mediados de septiembre, el gobernador Humberto Sánchez expresó que en Cochabamba hay alrededor de 350 represas y que, debido a la crisis hídrica que existe, acumularon solo un 30% de agua.

A continuación, se exponen 13 hitos en torno a la sequía en cuatro meses de crisis, desde la primera emergencia hasta las salidas, como los bombardeos de nubes.

1 PRIMERAS EMERGENCIAS

A mediados de julio, el municipio de Sacaba se convirtió en el primero en declarar emergencia por sequía.

El alcalde de Sacaba, Pedro Gutiérrez, informaba entonces que ante las bajas precipitaciones de los meses anteriores, las lagunas almacenaron solo entre 30% y 40% de agua y que a esa fecha 15 pozos profundos que dotan agua potable a los barrios se secaron.

Pocos días después, Punata, en el Valle Alto, también hizo la declaratoria de emergencia. El alcalde Jaime Zeballos informaba que al menos cinco pozos se estaban secando porque hubo pocas lluvias.

Además. como ejemplo, la laguna Sulti, en la zona de Chirusi Rosario, tiene cada año un aspecto más árido, lo que afecta al caudal de La Angostura.

2 RACIONAMIENTO

También en julio, en algunos municipios del Eje Metropolitano y la región del Cono Sur ya se instruía racionamiento de agua potable.

En Tiquipaya, se informó que comenzaban a racionar el agua, sobre todo, en el Casco Viejo. El racionamiento era habitual entre agosto y septiembre. Este año comenzaron en julio.

En Quillacollo ya percibían la baja de caudales en sus pozos, aunque el abastecimiento continuaba siendo normal.

La primera semana de septiembre, Mizque ya tenía declaratoria de emergencia y había racionamiento.

La concejala Julieta Sejas describió que el agua les llegaba todos los días; pero, solo por algunas horas.

En esas semanas, el gerente de la Mancomunidad de Municipios de la Región del Cono Sur, Guery García, informó que en esa zona las represas y los caudales que, en otros años, en esa época alcanzaban a 90% o 100%, solo tenían entre 45% y 60%.

“Los pobladores están caminando casi 90 kilómetros para recoger agua”.

Entretanto, aunque Tiraque es conocido por ser uno de los más beneficiados por la existencia de fuentes de agua, en la actualidad atraviesa dificultades.

El alcalde Adolfo Mérida, informó que determinaron racionar el agua y que solo se entrega tres horas al día, cuando en circunstancias normales, hasta el año pasado, había 24 horas al día.

Productores en el campo acomodan baldes para resguardar agua. / DICO SOLÍS
Productores en el campo acomodan baldes para resguardar agua. / DICO SOLÍS

3 DATOS HISTÓRICOS

Las lluvias en el período 2022 – 2023 fueron menores que en la crisis de agua de hace seis años (2016-2017), según los reportes presentados a fines de julio por la Empresa Misicuni.

El presidente de la Empresa Misicuni, Oscar Zelada, detalló que en 1981 las lluvias registraron hasta 700 milímetros (700 litros de agua cada metro cuadrado) y, según las gráficas expuestas, “va bajando”. Durante la crisis del agua, en el período 2016 – 2017, llovió 600 milímetros. Entre 2022 – 2023 el registro es de 500 mm.

En septiembre, el director de Recursos Hídricos y Riego de la Gobernación, Ronald Equilea, presentó el Diagnóstico y la Situación Actual de la Sequía en el Departamento de Cochabamba. Detalló las lluvias redujeron a menos de la mitad en pocos años. Las comparaciones de los períodos de lluvia 2018 – 2019, 2019 – 2020, 2021 – 2022 y 2022 – 2023 dieron cuenta de que el caudal redujo de 594 mm a 252 mm.

4 EMPEORA CADA SEMANA

A principios de agosto, se conoció que los municipios de Pasorapa, Omereque, Aiquile y Vacas eran los más afectados en el Cono Sur. Cuando antes entregaban agua tres veces a la semana, redujeron el servicio a una vez.

Esos días, Vacas ya presentaba una situación crítica.

Los cultivos, especialmente las hortalizas y los tubérculos, disminuyeron en su potencial debido a la falta de riego continuo.

Esos días, el director ejecutivo de la Mancomunidad de Municipios de la Región Andina, Franolic Huanca, reportó 4.113 familias perjudicadas por la sequía en 78 comunidades de la región Andina, de las cuales 28 estaban en situación crítica, en Bolívar, Tapacarí, Tacopaya, Sicaya y Arque.

Durante la primera semana de septiembre, ya había 22 municipios que declararon estado de emergencia.

5 DESASTRE

Uno de los primeros municipios en declarar desastre fue Tarata.

Antes de mediados de agosto, ya había, solo en la región Andina cinco municipios en desastre: Arque, Bolívar, Tacopaya, Tapacarí y Sicaya.

En zonas como Tapacarí, los habitantes iban hasta el río en vehículos para llevar agua; y quienes no tienen motorizados, van a buscar el líquido con burros, según su alcalde, Bernardo Mamani.

El alcalde de Morochata, Ramiro Mamani, informó que hubo afectación en al menos el 20% del sector agrícola. Además, los sistemas de agua potable comenzaban a secarse.

Esas semanas se sumaron Vacas, Anzaldo y Cocapata.

6 EMERGENCIA DEPARTAMENTAL

El 21 de septiembre se declaró emergencia departamental en Cochabamba, debido a la baja de caudales en represas, pozos y vertientes, lo que derivó en el racionamiento de agua para el consumo humano, el abastecimiento animal y el riego de los cultivos.

Entonces, más de 12 de los 48 territorios autónomos ya se habían declarado en desastre; y otros, emergencia.

En octubre, el municipio de Cochabamba también hizo una declaratoria debido a la afectación al sector agrícola. 

Pobladores intentar bombear agua, sin éxito, en el Valle Alto.  / DICO SOLÍS
Pobladores intentar bombear agua, sin éxito, en el Valle Alto. / DICO SOLÍS

7 SIN SIEMBRA

Por falta de agua, no hubo siembra de papa ni maíz en la provincia Esteban Arze.

La falta de agua perjudicó cultivos también en la región Andina, como en Cocapata, donde producen papa. El Alcalde acotó que son productores de semilla de papa y que, si la sequía golpea más, eso podría repercutir en los costos de este producto.

En Vacas, la falta de agua afecta a la época de siembra, porque no se pueden realizar las actividades productivas de acuerdo con el calendario agrícola.

8 CON TEMORES

A principios de octubre, se conoció que 42 de 74 comunidades de Vacas estaban sin agua.

“No hay agua. Tal vez, nos vamos a morir, ¿no?”, decía Francisca Rojas, una mujer adulta mayor de la comunidad de Kocha Chimpa, en Vacas.

Entretanto, las lagunas Yana Tama, Juntutuyo, Qollpa Khocha y Parkho Khocha se secaron o tenían muy poca agua.

En octubre, en municipios de la región Andina reportaron que al no existir agua ni caminos para carros cisterna, en la comunidad de Leque, en Tapacarí, llevan agua en volqueta.

Por su lado, el alcalde de Tacopaya, Víctor Tola, lamentó que la falta de agua afecte al tema productivo agrícola, ganadero e incluso en el consumo del agua potable.

A mediados de octubre, en Punata, los vecinos ya habían adquirido el hábito de reservar agua y economizar su uso. Varios tenían turriles en sus puertas.

Para esas fechas, la laguna Sulti ya casi había desaparecido.

Mientras, en Arani, el agua potable ya tenía distribución irregular y se racionaba para el riego.

Mateo Godoy Veizaga tenía, en condiciones normales, 140 horas de riego para su cosecha. Pero los pozos en su comunidad, Kollca, bajaron. Ahora, si no hay más problemas, podrá solo alcanzar a 100 horas.

El Alcalde informó antes que la sequía afecta a 46 de las 64 comunidades que tiene.

Por otro lado, la muerte de ganado, ha sido en años anteriores la muestra de la etapa más crítica por la falta de agua. A mediados de octubre, autoridades del Cono Sur informaron que ya registraron ganado fallecido en Pasorapa y Omereque.

La sequía que afecta de manera general al departamento de Cochabamba, golpea sobre todo a municipios del Valle Alto, como Anzaldo y San Benito, los con mayor estrés hídrico.

El responsable del Centro de Monitoreo Climático del Departamento de Física de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), Marco Andrade, informó que, de acuerdo con los estudios realizados, existe un déficit de precipitación en varios municipios, como en Anzaldo y San Benito en el Valle Alto.

Citando al Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), el coordinador departamental del Ministerio de Defensa en Cochabamba, Samuel Pereira, dijo que los municipios de Arbieto, Tarata, Sacabamba, Tiraque, Punata, Alalay, Angostura, Arani y Anzaldo son los más afectados en los últimos años por la escasez de agua.

La laguna Sulti afectada por la sequía. /  DICO SOLÍS
La laguna Sulti afectada por la sequía. / DICO SOLÍS

9 EN EL TRÓPICO

La falta de agua afecta incluso a la región del Trópico, donde los ríos grandes disminuyeron su caudal, los riachuelos se secan y existe producción que se reduce a la mitad, según el alcalde de Puerto Villarroel y presidente de la Mancomunidad de Municipios de la Región del Trópico, Limbert Cossío.

La Cámara Agropecuaria de Cochabamba (CAC) informó que el Trópico tiene un 30% menos rendimiento en el sector productivo del banano, “porque el sol ha disminuido la calidad del producto”.

Cossío describió que hubo lluvias en su región, pero que aun así se debe planificar. Dijo que la situación actual es única en unos 20 años.

10 POZOS A MÁS DE 100 METROS

Hace años, cavando unos 15 metros era posible encontrar agua que brindaba entre 10 y 15 litros por segundo. En la actualidad, se requieren pozos de más de 100 metros para lograr un caudal de entre 3 y 5 litros por segundo, según estudios de la Gobernación.

Pozos que tenían una historia de entre 15 y 20 años que se secaron también son una muestra de la crisis hídrica que azota a Cochabamba.

En el Valle Alto, en Punata, identificaron que las perforaciones van aumentando.

El alcalde de Arani, Edwin Rojas Rioja, describió que hace décadas los pozos en su municipio “eran superficiales”. Pero, el último pozo perforado tiene unos 120 metros lineales de profundidad.

Mientras, en Tiraque, donde antes no tomaban en cuenta la perforación de pozos, ahora lo consideran. El Alcalde de ese municipio describió que hicieron una perforación que demando 125 metros hasta encontrar agua.

Sin embargo, Mérida explicó que eso “también es un riesgo”, debido a que mandaron a realizar un sondeo eléctrico y evidenciaron que no existen las bolsas de agua, sino solo venas de agua.

11 MIGRACIÓN

El Director Ejecutivo de la Mancomunidad de la Región Andina lamentó que la sequía afecte a la economía de las familias, lo que, en algunos casos, deriva en la migración de sus habitantes hacia los centros poblados.

En Vacas, en Kocha Chimpa, a un lado de Qollpa Khocha, el productor Joaquino Marín describió que, entre la decena de casas del sector, hay varias vacías.

“No hay lluvia. Se han ido a otros lados”.

12 LAS SALIDAS

Desde que comenzó a agudizar el problema de la sequía en el departamento, la garantía de agua para el Eje Metropolitano está en la represa de Misicuni.

En municipios alejados, como Pojo, en el Cono Sur, las ‘fábricas de agua’, como denominan a las áreas de recarga hídrica, fueron declaradas zonas protegidas. Existen programas municipales que, en coordinación con otras instituciones, buscan recuperar sus fuentes de agua. Se enfocan en la cosecha de agua de lluvia.

Pasorapa también trabaja en este sentido y hay más municipios interesados.

Dentro el Plan Plurinacional de Respuesta Inmediata a la Sequía del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras (MDRyT), diferentes municipios recibieron ayuda con fertilizantes, tanques politubos y otros.

En el marco de la emergencia departamental, se estableció que la Gobernación prevea la compra y adquisición de maquinaria de perforación de pozos.

Como parte de las acciones para encontrar respuestas, a fines de septiembre se desarrolló una Cumbre Departamental del Agua, Saneamiento, Higiene y Gestión Integral de Recursos Hídricos.

La Gobernación hace ajustes presupuestarios. Hubo convenios para la construcción de tanques y pozos.

Mientras, desde el Ministerio de Defensa se despliega una docena de carros cisterna para llevar agua a municipios afectados. Sacaba compra dos cisternas para atender a su población.

13 EL BOMBARDEO

La siembra o bombardeo de nubes con yoduro de plata es la salida para estimular a que haya lluvias en las zonas más afectadas por la sequía.

Se hizo el ejercicio el 24 de octubre. Entonces, un avión Hércules, tripulado por los Diablos Negros de las Fuerzas Armadas hizo el sobrevuelo y bombardeó nubes en Anzaldo, Tiraque y Vacas. Hubo 13 disparos con 100 cartuchos, Anzaldo, que proyectaba una probabilidad de lluvias de hasta 0.2 milímetros (mm), registró 3.5 mm, convirtiéndose, así, en el municipio más beneficiado. Entretanto, en Vacas, donde se preveía hasta 0.5 mm de lluvia, se registró más de 1 mm.

En lugares como Sacabamba, la tierra se humedeció y hubo productores que iniciaron la siembra.

Una segunda intervención de este tipo está prevista para esta semana en el Cono Sur. Las autoridades prevén que esto ocurra en estos días.