Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 02 de febrero de 2023
  • Actualizado 12:36

EN COCHABAMBA, LAMENTAN NO CONTAR CON UN MATADERO PROPIO

Avícolas y porcinocultores se enfrentan al incremento de insumos

La soya es el principal alimento para mantener la calidad de la carne y estos meses subió en 70 dólares la tonelada, lo cual les genera pérdidas, incluso así garantizan el abastecimiento en los mercados.
Granja de cerdos en Cochabamba.        Archivo
Granja de cerdos en Cochabamba. Archivo
Avícolas y porcinocultores se enfrentan al incremento de insumos

Uno de los problemas a los que se están enfrentando los productores avícolas y porcinocultores es al incremento de los insumos de alimentos para sus animales, principalmente, la soya.

El presidente de la Federación Nacional de Avicultores de Bolivia, Winston Ortiz, indicó a Opinión que el sector, en general, está con altas y bajas, lo que ocasiona perjuicio a los productores que tratan de recuperar su economía. "En su generalidad, pues es de altas y bajas y eso, definitivamente, es un perjuicio para los agricultores y más que todo, también, para las amas de casa, porque a veces compra muy caro, como en este momento, y a veces compra muy barato y eso no es conveniente", manifestó.

Uno de los alimentos que más consumen tanto los pollos como los cerdos, para mantener la calidad de su carne, es la soya que tuvo un incremento de 70 dólares la tonelada, llegándose a comercializar en 430 dólares y antes estaba a 360. A esto se suma que el precio del maíz también es elevado, pues antes costaba 65 bolivianos, pero, desde el año pasado, llegó a comercializarse en 100 bolivianos y hace 20 días bajó a 80 u 85 bolivianos e incluso así sigue siendo elevado el costo, indicó Ortiz.

Una parte de los productores avícolas se beneficia del aprovisionamiento de la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (EMAPA), pero no todos, porque hay otros avicultores pequeños que no logran ingresar dentro de esta subvención. El Gobierno les entrega 58 toneladas mensualmente para granjas que tienen entre 30.000 y 35.000 pollos.

Uno de los peligros que los productores advierten a la población no es el desabastecimiento en los mercados, sino que los grandes empresarios adquieran oligopolios y se hagan cargo de la producción de pollo, indicó Ortiz. "Cuando el costo de producción es elevado, los pequeños y medianos productores dejan de producir porque los insumos están muy caros, y quién reemplaza esto, los grandes pueden reemplazar, pero inmediatamente, no", explicó Ortiz.

En el caso de Santa Cruz, la venta de los pollos es entre mil y 5.000 pollos que lo hacen a los mataderos y llega a costar, por unidad, 10 bolivianos, que resulta ser muy caro, pues antes el precio unitario oscilaba entre los 5 y 6 bolivianos, "en este momento el agricultor está recuperando lo que perdió y en el mercado, en Santa Cruz, el precio tendría que estar a 12.50 o 13 bolivianos y en el peor de los casos a 14 bolivianos", aseguró. Sin embargo, en los mercados en Cochabamba el precio subió entre la anterior semana y este viernes de 12,50 a 15 bolivianos.

Los avicultores explican que la comercialización entre Santa Cruz y Cochabamba es distinta, pues mientras en Santa Cruz entregan los pollos a mataderos propios, en Cochabamba son mataderos de servicio en los que aprovechan para hacerlos pelar, por lo que el precio es distinto, es decir, más caro.

De acuerdo con los datos de los avicultores, el consumo de cada persona es de 42 kilos por año y la producción mensual del país, asciende a 17.5 millones de unidades de pollo. "Nosotros proponemos, en las mesas de diálogo, producir 18 millones de pollos al mes", aseguró.

En el caso de los porcinocultores afrontan los mismos problemas con los insumos alimentarios, en un principio, tuvieron problemas con el maíz, pero lograron resolverlo con asignaciones por parte del Gobierno, sin embargo, ahora lo que les preocupa es la elevación del precio de la soya, "esto ha puesto en grave riesgo, especialmente, al pequeño y el mediano productor", indicó a Opinión, Germán Aguilar, presidente de la Asociación Departamental de Porcinocultores (ADEPOR).

Al igual que los avicultores, los porcinocultores, coinciden en que este problema los puede llevar al oligopolio y que desaparezcan los pequeños y medianos productores. "El gran riesgo es que el pequeño y mediano productor no puede sostener su negocio. Hemos pedido al Gobierno que se preocupe por los pequeños y medianos, que a futuro nos llevaría un grave problema de lo que se llama oligopolio, solamente producirá la industria", aseveró Aguilar.

Uno de los objetivos de los porcinocultores cochabambinos es poder exportar sus productos, pero Cochabamba solo exporta plátano, piña y palmito y deja de lado a los productores de pollos, flores, cerdos y otros rubros, lamentó.

Los porcinocultores, este primer semestre, se estaban recuperando de la pérdida de tres años en la que tuvieron sobreproducción de la carne, pero este julio comenzaron a perder entre 0,50 centavos y 1 bolivianos por kilo de cerdo vendido y la producción de los pequeños productores es de 18 a 20 lechones de manera anual, para lo cual necesitan 10 vientres o madres, como lo llaman ellos.

Tanto el maíz como la soya son importantes en la alimentación de los pollos y de los cerdos, en el caso de los porcinos usan un 25% de soya y el 75% maíz. Cuando la nutrición es muy especializada, los cerdos llegan a consumir el 30% de soya en sus dietas.