Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 18 de noviembre de 2019
  • Actualizado 00:39

NO ERA FUNCIONARIO DE LA ALCALDÍA DE QUILLACOLLO

Audios: el cobrador de coimas pedía informes a 7 reparticiones

Israel A., conocido como El Chapa, amedrentaba a servidores y les exigía información sobre proyectos.
Una vista del frontis de la Alcaldía de Quillacollo/ DICO SOLÍS
Una vista del frontis de la Alcaldía de Quillacollo/ DICO SOLÍS
Audios: el cobrador de coimas pedía informes a 7 reparticiones

Israel A., conocido como El Chapa, es identificado como el cobrador de coimas a los empresarios interesados en adjudicarse proyectos de la Alcaldía de Quillacollo, durante el mandato de Zacarías Jayta. Se encargaba de negociar los porcentajes de diezmo de las obras “grandes”, pero no era servidor municipal, según las declaraciones informativas de imputados y testigos del caso audios de corrupción, que se investiga hace casi 10 meses.

Exfuncionarios dijeron que de manera “prepotente” exigía informes en al menos siete reparticiones municipales relacionadas a compras y proyectos. Lo hacía en las secretarías de Planificación y Finanzas, además de las direcciones de Recursos Humanos, Sistema de Contrataciones Estatales (Sicoes), Obras Públicas, Mercados y Jurídica. 

Investigación
Hay un sentenciado, un prófugo y otros 13 imputados por el caso audios de corrupción de Quillacollo, que se investiga desde enero.

Israel A. se encuentra prófugo desde el 26 de julio de 2019, cuando el Ministerio Público emitió una orden de aprehensión en su contra y para nueve personas más, presuntamente involucradas en los audios de corrupción. Entre los principales, estaba el alcalde suspendido por el Frente para la Victoria (FPV), Eduardo Mérida y el diputado del Movimiento Al Socialismo (MAS), Lucio Gómez. Ambos están con arresto domiciliario desde el 31 de julio y 1 de agosto, respectivamente. 

Sobre Israel A., uno de sus hermanos informó a las autoridades que no supo más de su familiar después que se conoció que los fiscales habían ordenado su aprehensión. “(Israel A.) no volvió nunca más a su domicilio y se desconoce su paradero. Eso también consta en el acta de allanamiento a su casa”, dice el documento. 

ATEMORIZABA

Un exfuncionario, en su declaración informativa, señaló que El Chapa se dirigía a su despacho mencionando que iba de parte  del “jefe”, es decir, del Alcalde. Le pedía informes de compras y adquisiciones. Contó que se negó y fue amenazado, “No sabes con quién te estas metiendo”, le dijo y tiempo después fue despedido.

Una exservidora ratificó que Israel A. no era funcionario, pero que permanecía en varias reparticiones de la Alcaldía e incluso frecuentaba el despacho del Alcalde y del presidente del Concejo Municipal. 

Otro testigo manifestó que le pedía discos que contenían los detalles de los proyectos. “Presumo que para favorecer a las empresas con las que ya tenía acuerdos. Revisaba las licitaciones y decía que era por instrucciones del Alcalde y del presidente del Concejo Municipal”. 

La exasistente de Grover Corrales, exsecretario general de la Alcaldía, señaló que no conocía de nombre a Israel A. hasta que lo vio en  la televisión al anoticiarse del caso de corrupción. “Entraba a todas las oficinas del municipio. También a la de Corrales e incluso me pedía que los dejara hablar a solas. Decían que conversaban de proyectitos”. 

Corrales, el 12 de julio, fue sentenciado a cuatro años de cárcel en el penal San Pedro de Sacaba, tras un proceso abreviado. 

Israel A. y el actual alcalde suplente, Willy López, fueron imputados recientemente y están a la espera de su audiencia de medidas cautelares. Los fiscales pedirán su detención preventiva por los delitos de uso indebido de influencias y concusión.