Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 18 de septiembre de 2020
  • Actualizado 03:26

Asoban: diferimiento de deudas es automático y la mora subió 6% respecto al año pasado

Aplican las personas que tienen deudas iguales o menores a un millón de bolivianos y las empresas cuya situación económica esté afectada por la pandemia.

Una persona realiza una transacción económica en un banco: DICO SOLÍS
Una persona realiza una transacción económica en un banco: DICO SOLÍS
Asoban: diferimiento de deudas es automático y la mora subió 6% respecto al año pasado

La Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban) informó que el diferimiento de deudas es automático. A pesar de este beneficio, la mora bancaria subió respecto a la gestión pasada.

Considerando que la pandemia afectó a la economía de gran parte de la población, en mayo de este año se emitió una disposición para el diferimiento de cuotas bancarias. En términos simples, se trata de un beneficio para no pagar reprogramar los pagos y trasladarlos a nuevas fechas, sin cargos.

Desde Asoban explicaron que esa última disposición está contemplada en el Decreto Supremo 4248, del 28 de mayo de 2020.

Si bien esa normativa establece que el diferimiento es automático, hay ciertos requisitos que los clientes tienen que cumplir. Uno de ellos es tener un endeudamiento total, menor o igual a un millón de bolivianos. Por otro lado, sus operaciones crediticias tienen que estar vigentes al 29 de febrero de 2020 y, por último, que “la persona o empresa deudora se haya visto afectada en su situación financiera por la paralización de actividades económicas o laborales a causa de la pandemia y cuarentena asociada”.

Sobre el último punto, se incidió en que se trata de gente cuya situación de empleo ha cambiado, o ha sido alcanzada por otros eventos que modificaron su capacidad de pago.

Nelson Villalobos, secretario ejecutivo de ASOBAN, explicó que cuando se cumple con las disposiciones mencionadas “el diferimiento es automático, sin requerir realizar ningún procedimiento adicional para acceder a esta medida”.

Asoban estimó que en Bolivia más del 90% de los prestatarios se encontraría dentro del marco del endeudamiento máximo. No estableció el número de personas que se beneficiaron con esta medida, debido a que esa información la tiene cada entidad bancaria y se vincula fuertemente con el nicho de mercado atendido.

MORA BANCARIA

A pesar de las disposiciones gubernamentales en beneficio de los prestatarios, al mes de junio de 2020, la cartera en mora alcanzó a los 455 millones de dólares. Esa cifra denota que hubo un crecimiento de 6% en relación al mismo período de 2019.

Mientras que el índice de morosidad, a junio de 2020, llegó al 1.85%; es decir, “se mantiene en niveles similares a los observados desde hace varios años atrás”.

Para Asoban, “no se ha observado incremento significativo en la mora”. No obstante, aseveró que el sistema bancario aún se encuentra en el periodo de diferimiento de cuotas de crédito y esperan que, una vez se regularice el pago de las cuotas por los créditos, se dimensione los efectos de la crisis sanitaria en la capacidad de pago de los deudores.

CONSEJOS

La recomendación más importante desde la banca, según Villalobos, es que “los clientes mantengan el contacto y reciban información de primera mano de su entidad financiera”. Acotó que los bancos tienen toda la predisposición de colaborar a las personas y empresas a superar sus dificultades financieras, aconsejándoles la forma de diferimiento o reprogramación de sus operaciones de modo que se acomoden a su nueva situación económica y laboral.

NOTA PARA COCHABAMBA

En la actualidad, las entidades bancarias del país tienen un millón de prestatarios, una parte de ellos está siendo atendido con el diferimiento automático y el resto es evaluado caso por caso. Concluyó que “la banca está abocada en apoyar a los prestatarios para que sus operaciones sean diferidas, y en su caso reprogramadas, en las mejores condiciones, de manera que hagan viable la continuidad de sus actividades económicas”.