Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 27 de octubre de 2021
  • Actualizado 02:39

PARTE DE LA MATERIA PRIMA LA CULTIVA EN EL JARDÍN DE SU CASA

Artesana creativa elabora un sinfín de trabajos con tutuma

Vilma Mérida se inspira en la naturaleza para hacer sus artesanías y utiliza elementos de desecho.
La artesana Vilma Mérida junto a sus trabajos y la materia prima que utiliza, la tutuma.
La artesana Vilma Mérida junto a sus trabajos y la materia prima que utiliza, la tutuma.
Artesana creativa elabora un sinfín de trabajos con tutuma

La habilidad y, sobre todo, la creatividad que tiene la artesana Vilma Mérida le permite elaborar trabajos singulares, teniendo como materia prima la tutuma, el fruto de un árbol que se utiliza no solo para fabricar adornos, sino también implementos de cocina.

Alcancías reutilizables con forma de gallinas, tortugas que sirven como macetas o para guardar huevos son algunos de los trabajos que realiza, con esmero, esta artesana para lo cual requiere de mucha paciencia en el momento de terminar los detalles.

La tutuma le permite también hacer servilleteros, costureros y alcuzas, entre un sinfín de posibilidades para sus clientes.

Vilma comenzó su oficio como artesana en la ciudad de Riberalta, Beni, el año 2016, cuando vivía en esa región amazónica del país.

Rememora que uno de sus primeros trabajos en tutuma fue la elaboración de gallinas, así como adornos tomando en cuenta a personajes como Nemo.

Cerca de la época de Navidad, la artesana elabora nacimientos dentro de tutumas pequeñas. Para los personajes bíblicos usa semillas “y restos de la naturaleza”.

Además de hacer artículos utilitarios, también fabrica orcas de tutuma, adornos de unos 40 centímetros que pueden ser colocados en salas de estar u oficinas.

Este material le permite hacer también centros de mesa y adornos de diferentes modelos.

Para todos sus trabajos, la artesana asegura que se inspira en la naturaleza y quiere aprovechar todos los residuos que deja.

El mayor orgullo que siente Vilma es observar sus trabajos en las casas de sus clientes, en lugares privilegiados y bien cuidados. “La gente aprecia mi trabajo, y eso es una recompensa”.

EN SU CASA Vilma consigue la materia prima esencial para estos trabajos artesanales de dos fuentes. Las vasijas más grandes las obtiene de productores de Chapare, y las pequeñas las siembra en el patio de su hogar, desde hace cuatro años.

Para elaborar un adorno o implemento para el hogar con la tutuma, lo primero que hace es una limpieza externa con el fin de eliminar una especie de grasa que recubre este material por fuera, procede a lavar con agua, lo frota con “bombril” y luego lo lija.

Una vez que la materia prima está limpia, procede a realizar el corte de acuerdo al implemento que fabricará.

Después, coloca los distintivos de cada pieza, ojos, crestas y papada, entre otros detalles, si se trata de un gallito, para después pintar y barnizar.

Otra técnica que emplea con regularidad es el terminado rústico, que gusta a sus clientes, con una mano de barniz al natural.

Lo que produce lo vende en el “Patio Artesanal”, un emprendimiento de varios emprendedores que alquilaron una casa que funciona como tienda, en la calle Teófilo Vargas (327), en la zona del estadio Félix Capriles.