Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 29 de junio de 2022
  • Actualizado 18:37

SURGEN VOCES PARA REDUCIR EL ESPEJO DE AGUA

Anulan Alalay de POA reformulado e intervención fue nula este año

La laguna artificial vuelve a recaer. La Alcaldía dice que unos estudios y el dragado de lodos definirán si se debe o no disminuir el tamaño. Ambientalista no están de acuerdo.
El estado de la laguna Alalay, ayer.  NOÉ PORTUGAL
El estado de la laguna Alalay, ayer. NOÉ PORTUGAL
Anulan Alalay de POA reformulado e intervención fue nula este año

La laguna Alalay tenía para ejecutar un presupuesto de 12 millones de bolivianos, pero esos recursos no fueron utilizados y en el Plan Operativo Anual (POA 2019) reformulado y aprobado por el Concejo, el 5 de diciembre pasado, borró el proyecto de inversión para la preservación y recuperación.

En tanto, empezaron a surgir voces que plantean la reducción del espejo de agua ante las dificultades de mantener una laguna artificial a la que ingresa agua solo en época de lluvias.

El fin de semana, este periódico publicó una propuesta del  experto en construcción de modelos de calidad de agua y otros temas ambientales Marco Claure, quien sugirió reducir el espejo de agua “para su recuperación positiva y sostenible”.

“Es necesaria (la reducción) para que tengamos la cantidad de agua y los recursos suficientes para hacer una gestión activa de la calidad de agua de la laguna”, justificó.

Propuso dos acciones clave para optimizar el estado de la misma, como el retirado de los lodos asentados en el fondo y el tratamiento constante y activo de las aguas que lo alimentan.

Señaló que es muy importante la renovación constante de las aguas de la laguna, así como evacuar aguas contaminadas.

Luego dijo que ambos procedimientos son costosos. Por ello, planteó como una de las soluciones viables la reducción del tamaño en la superficie del espejo de agua.

Al ser consultado sobre este tema, el director de Medio Ambiente del municipio, Elvis Gutiérrez, dijo que le parece apresurado afirmar que se debe reducir el tamaño de la laguna y que esa decisión será tomada tras un estudio del dragado de lodos en la laguna. “Los resultados de ese estudio definirán qué acciones se van a tomar en la laguna Alalay, si se hará intervención en el vaso de agua y de dónde a dónde va a ser la laguna. Otros criterios sueltos, de momento, son personales, y muy apresurados”.

“En un mes se concluirá el estudio y luego estaremos colocando impulsando el financiamiento para el primer reformulado de 2020”.

Gutiérrez, quien retornó al cargo tras casi un año de estar fuera, explicó que retoma el proyecto y que inició el trabajo de reuniones y revisiones con el Comité de Recuperación, Mejoramiento y Preservación de la Laguna Alalay (Crempla), integrado por varias organizaciones, entre ellas la Gobernación, la Alcaldía, Universidad Mayor de Simón, y organizaciones medioambientales. 

SITUACIÓN Gutiérrez coincidió con Claure sobre la delicada situación de la calidad del agua en la laguna. “Siempre ha sido mala por la acumulación de lodos y aguas contaminantes durante muchos años. Si bien ingresa agua durante la época de lluvia y alivia a la laguna, no la mejora porque no  hay un ingreso y un desagüe constante. No hay circulación, carece de un movimiento de agua en la laguna Alalay. El vaso se reduce y con el contaminante del agua aumenta mucho más la pulución. El que entre aguas de lluvia no quiere decir que mejore,  simplemente aumenta el volumen con agua de mejor calidad”.

Aceptó que el costo del mantenimiento de la laguna artificial es alto. 

También admitió que este año no se ejecutó nada en la laguna. “Hace un año habían 12 millones de bolivianos para la primera faena de coronación en el sur de la laguna, para el cárcamo de bombeo, pero estamos retomando el proyecto un año después. Hemos tardado dos años en planificar y el siguiente año el proyecto se mantuvo paralizado. No sé porqué”. 

Gutiérrez conoció que el Concejo borró el proyecto reformulado del POA 2019, por tanto no tienen recursos. “Necesitamos generar presupuestas para que para el año estemos con la ejecución”, dijo.

Señaló que por instrucción del alcalde Iván Tellería se retoma el proyecto y se esperará que el estudio final determine las soluciones más recomendables para Alalay.

La laguna es dependiente del agua de lluvia. El resto del año se mantiene con el mismo caudal situación que provoca contaminación y sedimentación. 

Las conexiones clandestinas de alcantarillado, tras décadas de ser un problema no dejan de perjudicar la calidad del agua.

Ambientalista emite reclamo

La posición del experto Marco Claure, quien plantea reducir el espejo de agua, provocó la reacción de algunos ambientalistas. La integrante del Consejo Departamental del Medio Ambiente de Cochabamba Natalia Vega señaló que está en completo desacuerdo con ese planteamiento. 

“Muestra un total desconocimiento sobre la importancia que tiene la laguna para el medio ambiente. 

Dijo que lo importante es realizar un dragado técnico que ya está planteado y es parte del plan, pero además hacer que ingrese agua a la laguna. “El agua del río Rocha está mejor y tienen buen tratamiento porque las empresas que echan sus aguas ya cuentan con una planta de mejoramiento y eso es importante”. Descartó que este año haya sido nulo y aseguró que como Comité de Recuperación , Mejoramiento, y Preservación de la laguna Alalay, Crempla, se reunieron casi cada semana, presentaron una ley y un plan a largo plazo al Concejo Municipal.

Gobernación alerta riesgos para el medio ambiente

El director de la Madre Tierra de la Gobernación, Alan Lisperguer, pidió que el tema de la laguna Alalay sea muy bien analizado.

Agregó que se debe establecer cuál es la visión y función ambiental que tiene que cumplir la laguna Alalay. “Si solo es recreativo, se puede consolidar como tal, pero tenemos que ver qué es lo que más nos conviene”. 

Señaló que la función de Alalay está establecida para la Gobernación. “Da un servicio ambiental no solo a Cochabamba, sino al departamento porque proporciona humedad al medio ambiente”. 

Advirtió que reducir el tamaño de la laguna hará que haya cambios en las condiciones climáticas porque con el tiempo se va a desertificar y afectará a los sistemas productivos de Cochabamba. 

Pidió que existan reuniones conjuntas y se determine la vocación de la laguna.

Plan duerme en el Ejecutivo por más de tres meses 

La integrante del Crempla en representación del Consejo Departamental de Defensa del Medio Ambiente Natalia Vega explicó que la organización formada por varias instituciones trabajó en la elaboración de la ley y del plan a largo plazo.

Esos documentos fueron presentados al Concejo Municipal, instancia que remitió al Ejecutivo. “Ahí (en la Alcaldía) está durmiendo hace más de tres meses”, denunció.

Explicó que el Plan a Largo Plazo para la Recuperación, Mejoramiento y Preservación de la Laguna Alalay (PLPRMPLA) fue trabajado tres recibir algunas recomendaciones de la Contraloría General del Estado.

El plan tiene relación con el tratamiento de las macrófitas, reducción en los niveles de reproducción del piojo de agua, entre otros.