Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 24 de junio de 2024
  • Actualizado 22:41

"Antivacunas" no dan tregua y mantienen bloqueo; "si nos provocan, van a salir tostando como la Policía"

La Policía aún no se ha pronunciado ni ha activado ningún operativo para evitar que las calles de la ciudad se encuentren cerradas. Este medio documentó el perjuicio que sufren cientos de ciudadanos que se ven obligados a caminar varios kilómetros para llegar a sus destinos.
El piquete de presión instalado en la avenida Petrolera de Cochabamba. NOÉ PORTUGAL
El piquete de presión instalado en la avenida Petrolera de Cochabamba. NOÉ PORTUGAL
"Antivacunas" no dan tregua y mantienen bloqueo; "si nos provocan, van a salir tostando como la Policía"

El bloqueo de los denominados "autoconvocados", que busca abrogar los decretos 4640 y 4641, no da tregua ya que los protagonistas del mismo han asegurado que la medida de presión continuará y además, amenazaron que si los transportistas buscan "provocarlos, van a salir tostando igual que la Policía".

"No nos vamos a mover de este lugar", fueron las palabras que uno de los representantes exclamó a través de un video que difundieron varias cadenas televisivas.

Además, los protestantes se dirigieron al Gobierno central y expresaron que "cualquier muerto o herido" que derive de este conflicto "será responsabilidad de las autoridades por amedrentar a la ciudadanía con esa ley maldita".

Desde hace dos semanas, decenas de ciudadanos, denominados "autoconvocados" bloquearon la ruta de la avenida Petrolera en rechazo a los decretos que exigen la presentación del carnet de vacunación. La medida continúa pese a que el Gobierno suspendió la aplicación de la misma mientras dure la declaratoria de emergencia sanitaria. 

Por tal motivo, transportistas federados y públicos iniciaron un paro movilizado en rechazo al perjuicio que les ocasiona en el desempeño de sus labores el bloqueo anticarnet de vacunación. 

Hasta el momento, ni la Policía ni otras autoridades se han pronunciado, hecho que motivó la crítica de autoridades municipales, dirigentes del transporte y la ciudadanía, siendo estos últimos los mas afectados.

La anterior semana, y tras varios intentos para persuadir a los manifestantes de la Petrolera, el gobernador de Cochabamba, Humberto Sánchez, dijo que el problema "escapaba" de las manos de la Gobernación y afirmó que el Ministerio de Gobierno en coordinación con la Policía del departamento debían encargarse de garantizar el libre tránsito de la zona.