Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 23 de septiembre de 2019
  • Actualizado 16:26

ANH fija límite de 40 kilómetros por hora para cisternas en urbes

El manejo de carburantes líquidos es un riesgo,  por ello tanto el vehículo como el operante deben estar en perfectas condiciones y el chofer debe estar capacitado para su manejo.
ANH fija límite de 40 kilómetros por hora para cisternas en urbes

Los camiones cisternas que transportan combustibles tienen que cumplir una serie de requisitos establecidos por normativa.
Según el reglamento para el transporte por cisternas de carburantes, la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) está como ente regulador para este reglamento. En la normativa establece que la velocidad en la que deben circular estos vehículos en el área urbana no tienen que  superar los 40 kilómetros por hora y en carreteras los 65 kilómetros por hora.
Sin embargo, en el Código de Tránsito no hay un límite de velocidad para estos vehículos ni para las zonas, pero existen reglas que deben cumplirse porque se trata del transporte de inflamables. Sobre la velocidad está en los artículos 112 al 114 y de la carga de los vehículos en los artículos 177 y 179.

TRANSPORTE DE COMBUSTIBLES Este tema es de servicio público porque las estaciones de servicio para la carga de combustible están en áreas metropolitanas y en provincia, por lo que es difícil contolar la velocidad de los vehículos que llevan consigo los carburantes.
Según normativa del reglamento de transporte por cisternas, se considera que transportar hidrocarburos en cisternas es un riesgo potencial, por ello los conductores de estos vehículos tienen que estar capacitados y con los seguros correspondientes en caso se siniestros. 
El director distrital de la ANH de Cochabamba, Luis Peredo, mencionó que las capacitaciones se las realiza en Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) para aquellos conductores que transportan  carburantes así como el manejo adecuado de las cisternas.
Los vehículos tienen que estar en perfectas condiciones para transportar hidrocarburos líquidos en  todas las rutas.
Las cisternas tienen diferentes capacidades para el transporte de carburantes, están desde los 5 mil litros, hasta los 34 a 35 mil litros que circulan.
Las rutas por las que circulan estos camiones de alto tonelaje deben estar con la respectiva señalización, ya sea en el área urbana como en las autopistas, también deben verse los límites de velocidad de las calles y avenidas.
Peredo indicó que las cisternas deben cumplir con pruebas hidráulicas, el tema de seguros y que el chofer tiene que tener la categoría en la licencia de conducir correspondiente con el vehículo y como ANH revisan que cumplan con las medidas de seguridad para el transporte de combustible.
Según el funcionario, los controles que se realizan íntegramente para los tanques del camión son anuales y son pruebas hidraúlicas con un ente autorizado. “Como política de  YPFB se hace un check list, empezando desde los triángulos que es lo más básico; hasta el tema de extintores, el estado del camión y que el chofer esté con las condiciones adecuadas antes y después de ingresar a la planta para transportar este tipo de carburantes”, dijo Peredo.
OPINIÓN buscó comunicarse con YPFB para conocer su versión, pero no obtuvo respuesta.

ESTACIONES DE SERVICIO La ANH se encarga de controlar el funcionamiento adecuado de las estaciones de servicio a nivel nacional.
Para ello, las inspecciones que se hacen a las estaciones de servicio pueden ser rutinarias, diarias, mensuales o semestrales dependiendo el tipo de inspección que se hará. “Nosotros hacemos diferentes tipos de inspecciones, desde lo que viene a ser el tema de volumen, que se esté vendiendo el volumen correcto al usuario, tema de seguridad, calidad, renovaciones de licencia, son inspecciones periódicas las que nosotros realizamos a los surtidores donde se verifica toda la normativa”, explicó el director distrital de la ANH.

Controlan que combustible no afecte a la laguna Alalay

Tras el derrame producido por el camión cisterna que se siniestró en la avenida Guayacán la noche del domingo, el secretario de Desarrollo Sustentable de la alcaldía de Cochabamba, Fernando Guillén, dio a conocer que se realizarán pruebas al agua de la laguna Alalay para verificar que no haya sido afectada por el combustible.
“Después del accidente, el alcohol ha venido por el canal embovedado y ha llegado hasta el área directa de la laguna, pero gracias a la labor de la policía, de la UGR del municipio y del SAR Bolivia se ha logrado apagar”, dijo Guillén.
El fuego ha sido apagado con tierra removida y  se tomaron pruebas ayer en la mañana para verificar daños en la laguna, se prevé que serán entregadas este día miércoles.
Guillén aseguró que no hubo daños al espejo de agua ni a las áreas verdes que están alrededor de la laguna.

Gasolineras deben contar con un extintor por distribuidor

En las gasolineras debe existir un extintor por bomba distribución de combustible, esto como parte de la seguridad ante cualquier siniestro por ser un lugar altamente inflamable. Ante esto la Agencia Nacional Hidrocarburos (ANH) realiza los controles de dichos extintores, según informó el director distrital de Cochabamba, Luis Peredo.
Un surtidor mínimo debe contar con un extintor por bomba dispenser de gas y de acuerdo a la cantidad de almacenaje.
“Mínimo se exige que por dispenser se tenga un extintor de 10 kilogramos y si tienen más de ocho mangueras se pide que tengan extintores de mayor capacidad”, explicó Peredo.
Los controles a estos extintores son constantes, por ello deben ser seguros, contar con la presión adecuada que debe ser verificada periódicamente por la ANH y la empresa distribuidora de extintores.