Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 24 de enero de 2022
  • Actualizado 18:18

Ana Ugarte elabora rosquetes que se llevan a Brasil y Argentina

Cada día, como promedio, en una panadería se cocinan unas 1.800 unidades que se venden en el mercado local.
Un grupo de mujeres da forma a los rosquetes con la masa preparada. NOÉ PORTUGAL
Un grupo de mujeres da forma a los rosquetes con la masa preparada. NOÉ PORTUGAL
Ana Ugarte elabora rosquetes que se llevan a Brasil y Argentina

Ana Ugarte Bustamante no solo ha heredado de sus padres y abuelos la receta familiar para elaborar los tradicionales rosquetes punateños, sino también la habilidad y la paciencia para preparar la masa, ablandarla e ir formando los círculos, y bañarlos hasta que queden níveos.

“Mis abuelos se dedicaban a la elaboración de los rosquetes, después mis padres. Ahora yo sigo con esta tradición y mis hijos colaboran”, puntualiza Ugarte.

Un orgullo aparte que siente Ugarte es saber que sus rosquetes han llegado hasta Argentina, Brasil, Estados Unidos y algunos países europeos.

Recuerda que aprendió a elaborar los rosquetes en su niñez, a los 10 años, y sigue con ese oficio 37 años después, en su natal Punata.

Los rosquetes se elaboran de lunes a viernes, entre las seis de la mañana y las cuatro de la tarde. Cada jornada, Ana Ugarte utiliza unos seis quintales de harina, lo que equivale a 30 canastas. Cada una de ellas contiene 300 unidades.

Una vez que terminan de elaborar los rosquetes, distribuyen este producto a las provincias aledañas a Punata, además de Quillacollo y Cercado.

Estos rosquetes son llevados también a Santa Cruz y La Paz.

Ugarte tiene clientes que llevan los rosquetes, en fechas específicas del año, al exterior. A Brasil, en julio, por lo menos unas 10 canastas (3.000 unidades), y a Argentina, en agosto, 6 canastas, es decir 1.800 rosquetes.

Otros clientes llevan para su consumo familiar a países europeos, “pero no en gran cantidad, entre una y dos canastas”.

UNA VEINTENA

En Punata permanecen al menos unas 25 familias que se dedican a la elaboración de rosquetes, un número que se mantiene desde hace varios años.

Para preparar el rosquete, Ugarte señala como ingredientes básicos la harina, el huevo y el azúcar.

Una vez que se elabora la masa con harina, huevo, manteca y azúcar, se procede a formar los rollitos (redondos), y el rosquete se cocina en agua, en peroles grandes.

Cuando se ha cocido el rosquete, se lo pinta, como último paso.

La parte que más demora es la pintada, tarea que se hace entre las siete de la mañana y las cuatro de la tarde, para que el rosquete quede con ese aspecto blanco, similar al de la nieve.

La Feria del Rosquete en Punata se realiza antes del aniversario de Punata, a mediados de mayo, pero en los últimos dos años no se organizó a causa de la pandemia del coronavirus.