Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 31 de octubre de 2020
  • Actualizado 05:34

Dos alojamientos ofrecen servir como centros de aislamiento en Punata

La alcaldesa Clary Mabel Montaño agradeció la predisposición de albergar a las personas que tuvieron contacto con el hombre que murió por coronavirus en ese municipio y evitar la expansión del virus. 
Militares realizan controles en el municipio de Punata. DICO SOLÍS
Militares realizan controles en el municipio de Punata. DICO SOLÍS
Dos alojamientos ofrecen servir como centros de aislamiento en Punata

La alcaldesa de Punata, Clary Mabel Montaño, agradeció la predisposición de los propietarios de dos alojamientos que ofrecieron su infraestructura para funcionar como centros de aislamiento para las personas sospechosas de coronavirus, COVID-19.

Los aislados son pobladores que asistieron al velorio o entierro del hombre de 68 años que vivía en Tajamar, hace más de una semana.

Punata registró tres nuevos pacientes que dieron positivo a coronavirus, el fin de semana, con los que suman ocho, incluyendo el deceso, a la fecha. Esa situación alarmó a las autoridades y definieron “encapsular” todo el municipio hasta el domingo como medida preventiva para evitar la expansión de la enfermedad.

Montaño señaló que 16 personas, entre ellos dos menores de edad, fueron trasladados al alojamiento Copacabana, de la comunidad de Camacho Rancho, para garantizar que cumplan con el aislamiento, desde hace unos cuatro días, cuando comunarios protestaron exigiendo su desalojo porque “temían ser contagiados”.

En tanto, la autoridad municipal les explicó que la permanencia de los pacientes en vigilancia no representa un riesgo para la salud puesto que los aislados no saldrán a las calles y les recomendó tomar las medidas de bioseguridad como el uso de barbijo y guantes, además del lavado de las manos.
 
El propietario de ese alojamiento se vio afectado porque sus vecinos rechazaron que haya ofrecido su propiedad como centro de aislamiento, pero sostuvo que su propósito es evitar la expansión del coronavirus y proteger de alguna manera a los punateños.

Asimismo, Montaño indicó que hay otro número de personas que deben ser aisladas considerando que alrededor de 40 pobladores asistieron al entierro del hombre que dio positivos a coronavirus. En ese sentido, destacó la predisposición del propietario del alojamiento Riberalta, quien también ofreció sus habitaciones para albergar a los sospechosos.